Madrid 1,8935 EUR 0,05 (+2,8 %)
ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

SOSTENIBILIDAD| 22.12.2021

Apoyar el empleo femenino en LATAM, asignatura urgente

Thumbnail user

En Latinoamérica, donde las mujeres representan el 40% de la población económicamente activa, más de 13 millones han perdido su empleo desde la irrupción de la pandemia. Se suman a los cerca de 12 millones que ya carecían de un puesto de trabajo, según un reciente informe de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) de Naciones Unidas.

En MAPFRE, comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (especialmente con el de Fin de la pobreza – ODS 1; Igualdad de género -ODS 5), y siempre, con el trabajo de calidad en todo el mundo (ODS 8), empleamos a más de 11.000 mujeres en la región.

Este año, nuestra Fundación ha enfocado el plan de actuación en diversos ejes para luchar contra el impacto de la Covid en Latinoamérica, entre ellos, el fomento de la inclusión laboral y de la capacidad emprendedora de este colectivo.

A finales de 2020, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ya alertó de que la crisis provocada por la Covid podría ser la primera que afectara especialmente a la empleabilidad de las mujeres.

Según los últimos datos disponibles en su Observatorio Covid-19, la pérdida del empleo en la región les afecta de lleno, si bien con variaciones entre países. Aunque en términos absolutos la caída del empleo y la recuperación han seguido sendas semejantes para ambos sexos, en términos relativos las mujeres han sufrido una caída prolongada, así como una recuperación más lenta hasta el momento.

En los últimos dos años, se han agravado los desafíos que ya encaraban muchas mujeres compartiendo hogar y atención a la familia con espacio de trabajo, en el mejor de los casos, poniendo en peligro su seguridad financiera y desarrollo profesional.

La brecha es profunda. Su participación como emprendedoras no supera el 15% en el conjunto de la región; en un país como Brasil, menos del 5 por ciento de startups están fundadas por mujeres.

 

Un retroceso de más de una década

La consultora de recursos humanos Mercer ya anticipaba en 2020 que la nueva realidad tras la pandemia iba a poner a prueba los logros conquistados por cada país de la región en cuanto a equidad de género laboral, una cuestión que ha ganado terreno hasta colocarse entre las más importantes. Es como volver a empezar, porque la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) dependiente de Naciones Unidas, aseguraba en febrero de este año que el retroceso es “de más de una década” en los avances logrados en materia de participación laboral de las mujeres.

 

Hambre e inseguridad alimentaria

El Observatorio de Igualdad de Género del BID alerta, además, de que el efecto combinado de los conflictos, eventos climáticos extremos y la Covid ha impedido satisfacer las necesidades más básicas de determinados colectivos, como el de las mujeres o el de la seguridad alimentaria. “Si no se toman medidas urgentes para frenar el aumento de la pobreza, el hambre y la desigualdad, en especial en los países afectados por los conflictos y otras crisis agudas, millones de personas seguirán sufriendo”.

 

Fundación MAPFRE se vuelca en ayudar 

Conscientes del difícil escenario en el que se encuentran las mujeres en muchos países actualmente y, con el objetivo de contribuir a la recuperación económica de las familias en vulnerabilidad social y económica, y de las mujeres en especial, Fundación MAPFRE creó un proyecto específico de empleabilidad, formación y emprendimiento.

Los programas, implantados durante este año en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay, incluyen formación técnica, acompañamiento periódico de evolución tras la formación, y ayuda financiera para garantizar la alimentación básica familiar durante el período de actuación.

Se trata de aportar herramientas a las mujeres para que puedan generar ingresos que les den autonomía, aprendizaje de finanzas, emprendimiento y liderazgo que, en ocasiones, pueden suponer su libertad y la posibilidad de contribuir económicamente e incluso sacar adelante a sus familias.

Las acciones se están llevando a cabo con entidades sociales y algunas, como en México, se hacen con el apoyo de mujeres líderes de familia indígenas o como en Brasil, en el entorno de favelas. En Colombia, en colaboración con una ONG local, está desarrollando un proyecto para formar a 200 mujeres cabezas de familia en un departamento (Norte de Santander) del país con un alto porcentaje de población migrante en situación de pobreza, hacinamiento, violencia y explotación.

Además, durante 2021 Fundación MAPFRE ha puesto en marcha en toda la región el Programa de Caja Alimentaria, que tiene como objetivo proporcionar suplementos nutricionales de gran calidad a niños en situación de desnutrición de 0 hasta 10 años. Los suplementos se entregan a los beneficiarios, quincenalmente, durante 6 meses, utilizando una caja alimentaria que contiene además un juguete educativo para los niños.

Otra iniciativa que cabe destacar en su esfuerzo en LATAM es la que apoya al colectivo de personas con discapacidad, Proyecto FOAL: Fundación MAPFRE y Fundación ONCE en América Latina (FOAL) han firmado un convenio de colaboración para unir fuerzas en favor de la inclusión laboral de las personas con discapacidad visual en la región.

El acuerdo firmado impulsará la formación e inclusión laboral de estas personas a través de 86 becas, así como la organización y realización de 11 cursos de formación -de 300 horas cada uno- en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

 

Artículo relacionado:

Mujeres líderes latinoamericanas llaman a la acción para evitar el retroceso en igualdad