Madrid 1,76 EUR -0,07 (-3,83 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

SOSTENIBILIDAD | 17.08.2021

¡Stop a la despoblación rural! El turismo no es la única solución

Thumbnail user

El turismo es el gran garante actual para frenar la despoblación rural, pero no debe ser la base sobre la que se sustente este objetivo.

La despoblación rural es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las diferentes sociedades de todo el mundo. No en vano, es raro el país que no está experimentando un continuo éxodo de los entornos rurales a las grandes ciudades, con las consecuencias que esos movimientos migratorios conllevan.

En el artículo ¿Por qué hay que evitar la despoblación rural? ya explicamos las razones de enfocarse en revertir una situación que no tiene visos de cambiar a corto plazo. En él se exponía que según un informe de Julius Baer, la población rural en todo el mundo es del 47%, aunque las previsiones apuntan que en el año 2050 ese porcentaje habrá disminuido hasta el 30%.

Estos datos no son nada halagüeños porque el equilibrio entre el campo y la ciudad se antoja clave tanto para la calidad de vida de las personas, como para la preservación del medio ambiente y para una correcta salud financiera.

Principales problemas que provoca la despoblación rural

Ahondando en estos problemas -para comprender posteriormente las posibles soluciones- se llega a las siguientes conclusiones:

  • El nivel de vida en las zonas rurales desciende, puesto que, ante la escasez de gente, cierran negocios y empiezan a escasear los servicios -no es extraño que sus habitantes se quejen por la falta de asistencia médica e incluso de sucursales bancarias-. Todo ello empobrece a estos municipios y a sus habitantes, al tiempo que las pequeñas explotaciones agrícolas se abandonan.

Paralelamente, el nivel de vida en las ciudades también se despeña, ya que, paradójicamente, se multiplica el coste de la misma. Es decir, la aglomeración de personas no solo provoca que situaciones estresantes en el día a día, sino que hace aumentar la demanda y, como consecuencia, que los precios se disparen. Así pues, la bolsa de la compra y el alquiler de viviendas terminan llevándose una buena parte de los ingresos de cada ciudadano, provocando que su nivel adquisitivo sea bajo.

  • Respecto a las repercusiones medioambientales, comienzan en el momento en que los agricultores, que tradicionalmente han cuidado del campo, dejan de hacer su labor de mantenimiento al abandonar sus explotaciones locales. Eso conduce a la proliferación de matorrales y vegetación susceptible de arder pasto de incendios inesperados. Asimismo, el abandono de las tierras de cultivos conduce a la desertización de muchas áreas como consecuencia de la ruptura de un ecosistema que ha preponderado durante años.

 

  • Finalmente, el tercero de los puntos son las repercusiones económicas, ya que los productores locales se empobrecen y se pierden los recursos que pueda aportar la economía rural.

El turismo como solución inmediata para la despoblación rural

Ante esta situación, uno de los sectores que ha abanderado la causa para recuperar las zonas rurales ha sido el turismo. El creciente interés por aquellos entornos que alejaban al viajero de los lugares más concurridos (playas, ciudades famosas…) trajo consigo la proliferación de casas rurales donde estar en contacto con la naturaleza y disfrutar del ambiente “de pueblo”.

No cabe duda de que esto ha otorgado una segunda vida a numerosas poblaciones, que han experimentado un crecimiento inesperado desde hace un par de décadas. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha abierto los ojos a mucha gente, que ha llegado a la conclusión de que el turismo es una solución a corto y medio plazo, pero no debe ser la única, puesto que en el momento en que se produzca un bajón como el experimentado, la situación vuelve al punto de partida.

No obstante, no sería justo dejar de apuntar los beneficios que aporta el sector turístico a zonas que “viajaban” hacia la temible despoblación. A saber:

  • El impulso del turismo rural también supone una inyección económica a otros sectores característicos de la zona. Es el caso del enoturismo, el agroturismo, el gastronómico… De ese modo, otras industrias se ven favorecidas por la llegada de nueva clientela.
  • Además, permite fomentar las tradiciones locales y hacer de ellas una marca que atraiga a más público.
  • La afluencia de personas da lugar a la apertura de nuevos negocios que a su vez dinamizan la estructura empresarial de la zona.
  • Esto desemboca en un aumento de la población censada, la recuperación de servicios básicos y la creación de nueva vivienda y otro tipo de instalaciones destinadas al bien común.

Como se puede observar, todo forma parte de una cadena cuyo engranaje es esencial para la recuperación de los entornos rurales. Sin embargo, esta no puede ni debe ser la única cadena con la que se frene el éxodo a las grandes urbes. Han de buscarse otro tipo de soluciones a corto plazo que conduzcan a una estrategia a largo plazo capaz de detener el creciente porcentaje de habitantes urbanos.

Así lo expresa Arturo Crosby, CEO de Forum Natura en una columna publicada en Hosteltur.com: “Es muy difícil mantener una oferta de turismo con una ocupación menor al 50% y salvo situaciones específicas puntuales, la rentabilidad económica se basa en ocupaciones anuales de aproximadamente el 25/30 % (entre 19 y 40%), cifras que nos informan sobre la poca probabilidad que el turismo sea la salvación rural, aunque pueda contribuir a ella, siempre y cuando se produzcan cambios disruptivos básicos sociales, empresariales y, sobre todo, administrativos-burocráticos que ayuden a tener un escenario atractivo y productivo”.

Propuestas para frenar la despoblación rural

Como cabe esperar, hay cientos, sino miles, de propuestas en todo el mundo para frenar la despoblación de los entornos rurales, de manera que es casi imposible hacerse eco de todas ellas. No obstante, sí que se pueden remarcar las palabras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que asegura que “la economía rural tiene un gran potencial para crear empleos decentes y productivos, así como para contribuir al desarrollo sostenible y el crecimiento económico”. Y añade: “Sin embargo, aunque representa una proporción significativa del empleo y la producción en muchos países en desarrollo, se caracteriza de forma generalizada por la existencia de un elevado nivel de pobreza y de graves déficits de trabajo decente. De hecho, este es el contexto en el que se sitúa casi el 80% de la población pobre del planeta”.

Esto lleva a que mucha gente desee abandonar esa situación y buscar mejor suerte en un ámbito urbano. Por eso, la OIT, considera que “la promoción del trabajo decente en la economía rural es fundamental para erradicar la pobreza y garantizar que se satisfagan las necesidades nutricionales de una población mundial en crecimiento. Este principio se reconoce en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que propugna una mayor atención al desarrollo rural y, en particular, a la agricultura y la seguridad alimentaria”.

En cuanto a las propuestas antes mencionadas, suelen tener los siguientes elementos comunes:

  • Potenciación del desarrollo tecnológico, comenzando con ofrecer un mayor ancho de banda para atraer a trabajadores jóvenes y emprendedores. Aparte de ello, la tecnología debe llegar definitivamente a las pequeñas explotaciones agrícolas para que puedan competir con los productos llegados desde otras partes del mundo.
  • Fomento por parte de los gobiernos de las actividades empresariales que se pongan en marcha en pequeños municipios que estén abocados a un continuo envejecimiento de su población. Ya sea con la exención de impuestos o con ayudas a autónomos o emprendedores, el apoyo a este tipo de negocios permitiría ofrecerles un escenario atractivo.
  • Ayudas a las mujeres trabajadoras en el entorno rural, ya que tradicionalmente han sido las grandes olvidadas.
  • Fomento de los entornos rurales como ideales de sostenibilidad medioambiental, mediante la implantación de energías renovables, así como de lugares saludables, alejados de las grandes áreas contaminadas propias de las megaciudades.

En definitiva, se podría resumir que las soluciones a corto plazo pasan por un trabajo concienzudo y constante por parte de las administraciones, por el fomento del medio rural como entorno sostenible y saludable, por la introducción de las nuevas tecnologías en la industria local y, claro está, por el fomento del turismo.