Madrid 1,796 EUR 0,02 (+1,3 %)

INNOVACIÓN| 04.05.2022

Conoce los 9 proyectos finalistas de los Premios a la Innovación Social de Fundación MAPFRE

Thumbnail user

El pasado día 4 se celebró en Madrid la final de la 5ª Edición de los Premios a la Innovación Social de Fundación MAPFRE. Esta edición contó con más de 200 proyectos de emprendedores de todo el mundo, de los que se han seleccionado 9 proyectos finalistas de España, Grecia, México, Uruguay, Chile y Brasil.

Los proyectos están dirigidos a mejorar la vida de las personas, especialmente en el ámbito de la salud y la prevención; la movilidad segura, sana y sostenible; y el envejecimiento activo y la economía del envejecimiento.

¿Cómo nacen los Premios a la Innovación Social?

La sociedad se enfrenta cada vez más a nuevos escenarios y desafíos a los que hay que buscar y aportar nuevas soluciones. La lucha contra la pobreza y la desigualdad, la crisis generada por el coronavirus y la necesidad imperante de frenar el cambio climático, son sólo algunos de los escenarios desafiantes a los que nos enfrentamos como humanidad. La necesidad de permitir el acceso a la salud de todas las personas y la oportunidad de integrar activamente a nuestros mayores y aprovechar sus capacidades, requieren soluciones innovadoras que pongan el foco en el bienestar de las personas y el de nuestro planeta.

Con este fuerte compromiso, nacieron los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social, en colaboración con IE University, van por su quinta edición y buscan impulsar proyectos sociales que sean transformadores y creen nuevos recursos en la sociedad. La innovación social es una herramienta esencial para alcanzar estos objetivos.

¿Qué entendemos por Innovación Social?

La innovación social se define como todas aquellas ideas innovadoras sobre productos, servicios y modelos que solucionan un problema social o cubren una necesidad de forma más eficaz y eficiente que las alternativas actuales, al mismo tiempo que establecen nuevas relaciones sociales y sinergias.

La innovación social aúna tecnología con fines que afectan directamente al bienestar de las personas y a mejorar su calidad de vida. Por tanto, podemos afirmar que la innovación social son las soluciones que cambian profundamente el sistema social que se nos ha dado, reduciendo la vulnerabilidad de las personas.

5a edición de los Premios a la Innovación Social

En esta ocasión se han impulsado proyectos innovadores con gran potencial de impacto social en las categorías de prevención y movilidad, economía senior y mejora de la salud y tecnología digital (e-health). Además, han participado tres grandes territorios; Brasil, resto de LATAM y Europa.

Después del difícil proceso de valoración y con más de 200 candidaturas presentadas ya se han elegido a los nueve finalistas (un finalista por cada categoría y región) que van a participar en la gran final. Los proyectos ganadores, uno por categoría, recibirán el premio de 40.000€ para impulsar su proyecto, además de recibir apoyo adicional con un coach especializado en habilidades de presentación, experto en comunicación y crecimiento de proyectos de innovación social. En resumen, desde Fundación MAPFRE se les entregará las herramientas necesarias para que puedan llevar a cabo sus proyectos.

Proyectos con impacto social: Cuidador virtual, alojamiento compartido, invención innovadora

Entre los nueve finalistas, se encuentran dos proyectos españoles, Tucuvi y Kuvu. La startup tecnológica Tucuvi, ha sido seleccionada en la categoría Mejora de la Salud y Tecnología Digital (e-Health), y busca hacer la atención sanitaria accesible y eficiente para que todas las personas tengan la mejor calidad de vida posible en su hogar. Han desarrollado a Lola, la primera enfermera virtual por voz, con inteligencia artificial, que es capaz de monitorizar la salud de los pacientes hablando con ellos con tan solo una llamada de teléfono. El sistema, que durante la pandemia ha atendido a más de 10.000 mayores, no necesita de instalación de dispositivos, wifi o apps, con el simple teléfono puede llegar a todos los hogares. No solo permite asistir y acompañar a las personas y mejorar su salud y calidad de vida, si no también dotan de datos a los profesionales sanitarios para que tomen mejores decisiones.

El segundo proyecto español, en la categoría Economía Senior, es el de la empresa vasca, KUVU, que cuenta con KUVU Homesharing, una plataforma que une a mayores de 55 años, que cuentan con una habitación libre y quieren compartir su casa con personas de otras generaciones que buscan alojamiento. La entidad, que hasta el momento ha logrado acuerdos con más de 200 propietarios, contribuye así a ayudar a las personas mayores a reducir la soledad no deseada, así como a incrementar su calidad de vida y sus ingresos. Protegen la convivencia y gestionan el arrendamiento para que las personas mayores se centren en su experiencia de convivencia y puedan superar sus miedos.

En Europa hay un tercer proyecto seleccionado en la categoría Prevención y Movilidad, se trata de Laddroller (Grecia), un dispositivo de movilidad innovador que mejorará exponencialmente la vida de las personas discapacitadas y sus cuidadores. Este innovador proyecto consiste en una silla de ruedas elevable con tracción a las cuatro ruedas para que las personas con discapacidad puedan moverse con mayor facilidad y autonomía en espacios con escasa accesibilidad. Los usuarios de Laddroller accederán mejor al mercado laboral, ahorrarán dinero en modificaciones en el hogar, los sistemas de salud reducirán sus costos de reembolso; y esto es una pequeña parte del impacto positivo medible que crea este invento. Cambiará la vida de las personas, promoviendo su salud y su independencia.

 

Epilepsia, perros guía y envejecimiento activo

Junto a los emprendedores europeos también encontramos a otros seis, que también han resultado finalistas y que proceden de países como Brasil, México, Uruguay y Chile.

Los proyectos brasileños seleccionados son: Epistemic, un dispositivo portátil capaz de predecir ataques epilépticos; Lysa, un robot que actúa como perro guía y que facilita la movilidad de las personas con discapacidad visual; y Mais Vivida, una plataforma que permite conectar a personas jóvenes y mayores para mejorar la relación intergeneracional.

Lysa, ha sido seleccionado como finalista en la categoría Prevención y Movilidad. Lysa es un robot que se basa en las funciones de un perro guía, permitiendo la movilidad de una manera segura, económica y autónoma para personas con discapacidad visual. El robot tiene tecnología puntera e inteligencia artificial que permite el mapeo de diferentes entornos para que personas con discapacidad visual puedan afrontar mejor su día a día, elevando su autoestima y permitiendo frecuentar distintos entornos de forma autónoma.

El proyecto seleccionado en la categoría Economía Sénior es Mais Vivida, una plataforma para mejorar el envejecimiento activo, que conecta a jóvenes y mayores para proporcionar un aprendizaje permanente. Los más jóvenes, llamados “ángeles”, ayudan a los mayores en el aprendizaje y el uso de nuevas tecnologías para su día a día. Un proyecto ligado a la cooperación entre generaciones y que ofrecen clases virtuales o presenciales y con conferencias y formaciones, mediante el desarrollo de capacidades para audiencias senior en canales digitales.

En la categoría Mejora de la Salud y Tecnología Digital (e-Health), encontramos el proyecto brasileño Epistemic. La misión de este proyecto es mejorar la calidad de vida de las personas con epilepsia y la de sus familiares. Para ello, han desarrollado un sistema con tres elementos: el primero es un dispositivo portátil capaz de predecir ataques epilépticos que advierten al paciente y a su cuidador media hora antes de ocurrir una crisis. El segundo, es una aplicación de diario de epilepsia en la que el paciente informa de su día de forma sencilla e intuitiva y el tercero es una plataforma web para que el médico pueda ver la totalidad de información de su paciente y así correlacionar los posibles desencadenantes de sus crisis.

 

Cuidadores, gestión de emergencias y crecimiento personal

Y entre los proyectos latinoamericanos encontramos, Smert (Chile), un sistema de gestión de emergencias; NAU (Uruguay), una plataforma orientada al crecimiento personal de las personas de más de 50 años y ANA-Paz Mental (México), una plataforma de software para los cuidadores no capacitados de personas dependientes.

En la categoría Prevención y Movilidad, encontramos al proyecto Smert, un sistema de gestión de emergencias que por medio de la lectura de un código QR, entrega en menos de 15 segundos información vital, estratégica e inmediata a los equipos de emergencia, ante eventuales siniestros como Incendios en Edificios, Toma de Rehenes, Atentados Terroristas, Emergencias Naturales y otras. Con este sistema se pueden gestionar mejor las emergencias y priorizar así el rescate de las personas que necesiten ayuda, disminuyendo también, el riesgo de propagación de estas emergencias.

NAU, seleccionada en la categoría Economía Sénior, es una plataforma orientada al crecimiento personal de las personas mayores de 50 años, que fomenta su aprendizaje y promueve las relaciones sociales con otros grupos de edad. Desde la plataforma ofrecen experiencias virtuales (encuentros y talleres) para gente que no solo quiera recibir sino también aportar sus conocimientos y vivencias.

Por último, en la categoría Mejora de la Salud y Tecnología Digital (e-Health), desde México encontramos a ANA-Paz Mental. Este software es muy fácil de usar y ayuda a los cuidadores no capacitados a brindar una mejor atención a sus pacientes en el hogar. La plataforma cuenta con módulos de formación, monitorización de pacientes y alarmas y notificaciones médicas. El objetivo del proyecto es ayudar a las familias a evitar gastos médicos innecesarios mientras que ayudan a los cuidadores a ganar habilidades que les serán muy necesarias para el mercado laboral.

 

Mentoring y visibilidad ante inversores

Cada uno de los proyectos entrará a formar parte de la Red Innova, la comunidad de emprendedores, en la que también participan los protagonistas de ediciones anteriores y donde se fomenta el intercambio de conocimiento y de distintos canales de promoción de sus proyectos, lo que les ayudará a darse a conocer. En esta línea, recibirán también apoyo y orientación para comunicar y desarrollar de la forma más efectiva sus propuestas de la mano de IE University.

Los innovadores sociales siguen conectados a través de esta “red de redes”, que contribuye al ecosistema de innovación social y potencia el impacto positivo que tanto queremos generar desde MAPFRE con iniciativas como esta.

 

ARTICULOS RELACIONADOS: