Madrid 1,667 EUR 0 (0,12 %)
SOSTENIBILIDAD| 10.06.2022

Comunidades energéticas, ¿qué son y por qué son tendencia?

Thumbnail user
Cada día tenemos más claro que debemos actuar ya si queremos responder al cambio climático, pero muchas veces es difícil materializar en el “cómo hacerlo”. Una de las actuaciones factibles y accesibles para todos es hacer uso de las energías renovables y una manera de hacerlo es impulsando las comunidades energéticas locales.
Según los datos de la UE, las comunidades energéticas son cada vez más habituales. Los estados que mayor número son Alemania, con cerca de 1.800, 700 en Dinamarca y 500 en los Países Bajos, tienen. En España hay 33 registradas, pero ¿sabemos realmente en qué consisten? Quédate a leer este artículo en el que te explicamos todo lo que debes saber sobre esta nueva tendencia en el uso de energías renovables.

¿Qué son las comunidades energéticas?

Imaginaros que vuestra comunidad de vecinos o un colectivo de vuestro barrio tuviesen el objetivo de beneficiarse colectivamente de las mismas instalaciones de generación de energía. ¿Os imagináis que supondría este hecho? Pues principalmente un aprovechamiento de la capacidad de generación eléctrica, una mejora en la eficiencia energética y el potencial para gestionar la demanda de sistemas de movilidad sostenible en el futuro. En definitiva, las comunidades energéticas se construyen sobre el concepto del autoconsumo energético local. No es algo nuevo, pero ha ganado relevancia en los últimos años por sus numerosos beneficios y porque ha recibido cierto estatus jurídico y legal, convirtiéndose en una palanca clave para acelerar la transición hacia un sistema energético más sostenible y sin emisiones de CO2.

¿Por qué son tendencia las comunidades de autoconsumo?

Estas comunidades destacan por sus numerosos beneficios ambientales y sociales. Por un lado, son especialmente importantes para familias especialmente vulnerables, ya que les permite hacer frente a la pobreza energética y un gran ahorro económico. Además, mejora el empoderamiento ciudadano, fomenta la creación de empleo local y la creación de un tejido comunitario. Por otro lado, entre los beneficios ambientales, podemos destacar la disminución de la energía consumida, un aumento de energía renovable distribuida o la reducción de los combustibles fósiles utilizados.

Según datos del informe de Amigos de la Tierra, ‘Energía comunitaria: el potencial de las comunidades energéticas en el Estado español’, destaca el potencial de esta nueva figura en el sistema eléctrico, y se estima que con 8.245 comunidades energéticas se podría llegar a producir anualmente para el año 2030 148.610 GWh. Con esta energía cubriríamos lo que equivale a casi el 100% de la demanda eléctrica para el autoconsumo de los sectores doméstico y terciario en España.

Si nos vamos fuera de Europa, las comunidades energéticas también han sido reconocidas por su gran potencial en EE. UU y Canadá. En cambio, en América Latina, la figura es algo menos conocida, a pesar de que la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) reconoce el potencial de las comunidades energéticas para producir electricidad sostenible, especialmente para zonas más aisladas para que puedan gestionar su propio autoconsumo.

Compra de energía renovable

Al hilo de la tendencia de las comunidades energéticas, desde MAPFRE fomentamos el uso de las energías renovables, con la adquisición de energía procedente de fuentes 100% renovables, la instalación de paneles fotovoltaicos en varios edificios, la reforma integral de sus instalaciones, y la renovación de equipos de climatización con criterios de eficiencia energética. Así avanzamos en nuestro compromiso con la eficiencia energética en el marco de nuestra estrategia de sostenibilidad y con el compromiso de llegar a ser una empresa neutra en 2030.

Edificios verdes y paneles solares para autoconsumo

Actualmente 12 de nuestros edificios, entre ellos la Torre MAPFRE de Barcelona, cuentan con el certificado LEED (Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible) además de otros dos edificios con sellos BREEAM y ENERGY STAR. Estos certificados confirman que estos espacios están construidos y diseñados para reducir el impacto ambiental, es decir, ahorrar energía, hacer un uso eficiente del agua, reducir las emisiones de CO2, mejorar la calidad del ambiente interior y minimizar el uso de recursos naturales, entre otros.

En 2020 instalamos paneles solares de última generación en los edificios de nuestra sede de Majadahonda (Madrid). Un proyecto que continúa creciendo y con el que queremos llegar a reducir anualmente más de medio millón de kilovatios hora (kWh), el equivalente a 312 vueltas al mundo y 4 millones de km en vehículo eléctrico.

Actualmente ya conseguimos generar cerca de 400.000 kWh/año, el 4,5% del consumo eléctrico de la sede en 2021, con lo que evitamos la emisión de 100 TonCO2. En 2022 continuará aumentando nuestro autoconsumo, gracias a este proyecto estratégico de energía fotovoltaica, incluido en nuestro Plan de Sostenibilidad 2022-2024.

 

Eficiencia energética y aprovechamiento de recursos

Hemos puesto en marcha campañas de concienciación como las de adecuación de la temperatura de climatización de los edificios, como ‘Warm Biz’ en España (para el ahorro del consumo en invierno) y ‘Cool Biz’ en España y México (para el ahorro del consumo en verano).  Además, 44 de nuestras sedes en el mundo están certificadas bajo el Sistema de Gestión Ambiental ISO 14001, 25 de las cuales también se encuentran certificadas bajo el Sistema de Gestión Energética ISO 50001. Este sistema integrado de gestión impulsa el uso eficiente del agua, energía y materias primas.

 

Compensación de emisiones en un proyecto de energía eólica en México

Hemos compensado 15.400 toneladas de CO2 a través del Parque Eólico Oaxaca IV, situado en la región del Itsmo de Tehuantepec, en el Estado de Oaxaca, en México. Gracias a esta instalación de ACCIONA, que es parte de uno de los mayores complejos de energía eólica en Latinoamérica, hemos conseguido compensar el 84% de las emisiones de carbono emitidas en España en 2021.

Esta iniciativa forma parte de la Estrategia Corporativa de Compensación de Gases de Efecto Invernadero, en la que establecemos criterios medioambientales y sociales para seleccionar los proyectos en los que compensar las emisiones que no podemos reducir.

Esta compensación de emisiones la hemos podido llevar a cabo gracias a la colaboración con la empresa Climate Trade, líder internacional en eficiencia y trazabilidad de servicios de compensación de carbono, quien colabora con Acciona, entidad que gestiona el Complejo Eólico Oaxaca, que producen energía para 700.000 hogares mexicanos, evitan la emisión anual de 670.000 toneladas de CO2 a la atmósfera y promueve actividades educativas y de apoyo a la comunidad.

 

Reforestación y descarbonización

La compensación de emisiones en el proyecto de México se suma a la lograda mediante el ‘Bosque MAPFRE’, creado en 2021, en el que englobamos todas nuestras actuaciones de reforestación dirigidas a preservar la biodiversidad, el capital natural y crear sumideros de carbono en zonas donde desarrollamos nuestra actividad. En 2021 hemos plantado un total de 6.541 árboles en España y Portugal, con los que se absorberán 4.000 toneladas de CO2 de la atmósfera, neutralizando así el 21% de nuestras emisiones en estos países.

Con estas iniciativas conseguimos alcanzar nuestro objetivo de ser una compañía neutra en carbono en España y Portugal en 2021. Para 2030, nuestro compromiso va más allá, y nos hemos propuesto reducir al 50% la huella de carbono con respecto a 2019 y alcanzar la neutralidad en todos los países donde operamos, y, por si fuera poco, para 2050, nos comprometemos a alcanzar la neutralidad de emisiones de efecto invernadero, es decir, conseguir cero emisiones netas en nuestras carteras de suscripción de seguros y reaseguros.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: