Madrid 1,76 EUR -0,07 (-3,83 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M
SOSTENIBILIDAD| 08.09.2021

La inteligencia artificial nos salvará de catástrofes naturales

Thumbnail user
La capacidad de analizar una gran cantidad de datos dotará a los sistemas de inteligencia artificial de la capacidad de prever posibles desastres naturales antes de que se produzcan, evitando así la pérdida de vidas humanas.
A lo largo de la historia, muchos avances tecnológicos han servido para salvaguardar las vidas de los seres humanos ante amenazas que las ponían en peligro. Y generalmente lo hacían de un modo reactivo, es decir, una vez que algún desastre se producía, se reaccionaba lo más rápido posible para atenuar los males y, a continuación, tomar medidas en el caso de que se repitiera.

Sin embargo, cuando se trata de catástrofes naturales, la mejor defensa pasa por adelantarse a los acontecimientos, algo que era imposible hasta la irrupción de la inteligencia artificial y el big data. Estas tecnologías no solo permiten el análisis de una ingente cantidad de datos, sino que además son capaces de interpretarlos de tal manera que llegan a prever lo que va a suceder.

Enseñando a las máquinas

Al igual que se dota a las máquinas de capacidad de aprendizaje para ayudar a empresas y negocios a responder a las posibles demandas del mercado, se está trabajando para que aprendan a conocer cómo “funciona” la naturaleza. El objetivo no es otro que prever posibles catástrofes, muchas de las cuales están provocadas por un cambio climático que no tiene perspectivas de frenarse en las próximas décadas.

Para ello, se recopilan todo tipo de datos, tanto de desastres similares como de situaciones habituales, de manera que el sistema trabaja en el desarrollo de modelos predictivos que permitan una toma de decisiones temprana que ayude a minimizar las pérdidas humanas en primer término, y medioambientales y económicas en segundo. Hay que tener en cuenta que los desastres naturales son responsables de pérdidas anuales de 520.000 millones de dólares, así como de numerosas vidas y un aumento de la pobreza.

Proyectos para predecir inundaciones

Dada la gran utilidad que tienen los sistemas de IA capaces de predecir lo que puede ocurrir, hay todo tipo de proyectos (muchos de ellos en fase piloto) en el mundo que están aprovechando las bondades de esta tecnología para dar auténticos pasos de gigante en la respuesta a posibles catástrofes naturales.

Una de las compañías que está poniendo foco en este segmento es Fujitsu, ya que está trabajando en el desarrollo de tecnología que tendrá la misión de prever inundaciones como consecuencia del desborde de los ríos. El proyecto está basado en Japón, puesto que en este país se han producido numerosos episodios de localidades afectadas por el aumento del cauce de los ríos debido a ingentes lluvias. Pues bien, con la IA pretenden no solo predecir las posibles precipitaciones, sino también cuánto pueden aumentar los ríos y así avisar a las autoridades pertinentes para que tomen las medidas oportunas.

También sobre potenciales inundaciones está trabajando Google en su programa Google Public Alerts. En él ha introducido la inteligencia artificial en un proyecto que está llevando a cabo en India. Al igual que en el caso de Fujitsu, el objetivo pasa por la detección de posibles inundaciones que ayude a la Comisión Central del Agua de la India, organismo con el que colaboran, a adelantarse a unas catástrofes que cada año provocan numerosas pérdidas. Por el momento, la iniciativa se está realizando en la región de Patna, pero el objetivo es que en un futuro próximo pueda utilizarse en cualquier lugar del mundo.

Yossi Matias, VP de ingeniería de Google, explica del siguiente modo cómo trabaja la IA: “Analiza una variedad de elementos, desde eventos históricos, lecturas de nivel de los ríos, el terreno y los cambios en la elevación de un área específica. Con esta información, hemos creado modelos de pronóstico de crecidas fluviales que pueden predecir con mayor precisión, no solo cuándo y dónde puede ocurrir una inundación, sino también la gravedad del evento”.

Proyectos para predecir incendios

En el lado contrario de las inundaciones, pero igual de catastróficos, se encuentran los incendios. Y también para su prevención hay en marcha diversos proyectos. Uno de ellos es el que está realizando el Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Estados Unidos, que emplea tecnología capaz de prever y gestionar desastres naturales como incendios forestales de carácter grave.

Para ello se analizan todo tipo de datos, al igual que hace Bee2Fire Detection, un proyecto que se sustenta en la IA de IBM para evitar este tipo de catástrofes ecológicas. En este caso, se recopila y analiza información como la temperatura, la humedad relativa del aire, la dirección del viento… para compararla con otros incidentes pasados y poder adelantarse a cualquier problema.

Datos, datos, datos…

Para que la inteligencia artificial haga posible que los sistemas aprendan y reaccionen ante posibles sucesos naturales es clave la obtención de ingentes cantidades de datos desde todo tipo de fuentes. Y es que solo mediante un análisis exhaustivo será posible llegar a conclusiones válidas.

Por esta razón, el Proyecto Disasters Risk Reduction (DRR) del EO4SD (Observación de la Tierra para el Desarrollo Sostenible) de la Agencia Espacial Europea (ESA) se basa en los datos que recogen satélites de observación y todo tipo de tecnologías de monitorización. Estos serán claves para sacar conclusiones que se tendrán en cuenta en el momento de predecir posibles desastres naturales de todo tipo: desde terremotos e inundaciones, hasta sequías, tsunamis o incluso tormentas que puedan causar grandes destrozos.

“Las ventajas que ofrecen las imágenes satelitales son enormes: permiten recoger de forma rápida y con gran detalle un amplio rango de parámetros como la distribución y densidad de la población, el tipo de edificaciones e infraestructuras que existen, los recursos disponibles, el tipo de vegetación, la elevación y grado de inclinación del terreno, etc.  Cruzando esta información con series históricas de imágenes de satélites y de datos recogidos in situ, se puede conocer, por ejemplo, qué zonas pueden verse afectadas por una inundación, en qué poblaciones e infraestructuras tendrá mayor impacto, qué áreas pueden sufrir deslizamientos del terreno, qué vías de evacuación se podrán utilizar…”, explican desde Indra, compañía española que forma parte del grupo de empresas que están trabajando en este proyecto.

No solo desastres naturales

Las aplicaciones de la IA para enfrentarse a los desastres naturales son solo algunas de las que se pueden emplear con el objetivo de salvaguardar vidas humanas. No en vano, el informe Inteligencia Artificial y Economía Circular. La IA como herramienta para acelerar la transición, realizado por la Ellen MacArthur Foundation, en colaboración con Google y con el apoyo analítico de McKinsey & Company, apuntaba que la inteligencia artificial puede ser clave para evitar los grandes desperdicios del sistema alimentario y, de ese modo, lograr unos ahorros de 127.000 millones de dólares anuales. “Combinar el potencial de la inteligencia artificial con la economía circular representa una importante oportunidad, en gran medida desaprovechada, para explotar uno de los sectores tecnológicamente más avanzados de nuestro tiempo, en el esfuerzo de transformar radicalmente la economía hacia un modelo regenerativo, resiliente y adecuado para el largo plazo”, explican en dicho informe.