Madrid 1,8755 EUR -0,04 (-2,04 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Publicación de resultados 1T 2021
29 de abril de 2021

Consulta la documentación financiera publicada

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

INNOVACIÓN| 30.09.2020

¿Cuál es el principal reto de la inteligencia artificial?

Thumbnail user

En los últimos años la inteligencia artificial ha ido acaparando atención por las tremendas posibilidades que proporciona —y sobre todo, proporcionará— en el futuro. Su incorporación a sectores muy diversos está provocando que cada vez se requieran más especialistas en una tecnología que promete cambios radicales en todos los ámbitos de la vida.

De hecho, el Foro Económico Mundial prevé que en los próximos tres años el gasto global en IA va a llegar a los 52.000 millones de dólares, al tiempo que hará posible que las grandes economías lleguen a duplicar su crecimiento anual durante los tres próximos lustros.

En este escenario, según afirma Kay Firth-Butterfield, responsable de inteligencia artificial en el Foro Económico Mundial, “las empresas van a ser clave a la hora de determinar el impacto de la IA en la sociedad. Sin embargo, según nuestras investigaciones, muchos ejecutivos e inversores no entienden hasta qué punto puede ayudarles la IA y los parámetros que han de definir para asegurarse de que el uso de la tecnología es ético y responsable”. De ahí que este organismo haya creado una guía de aprendizaje que les ayude, una muestra más de la importancia que otorgan a esta tecnología.

 

Las olas de IA que llegarán

Esta necesidad de profesionales coincidirá con las nuevas olas de aplicación de IA que están previstas. Tal y como explica Mark Esposito, profesor asociado de estrategia en IE Business School y coautor del libro The AI Republic: Building the nexus between humans and intelligent automation, estamos entrando en la segunda ola, en la cual se empleará la IA para tomar mejores decisiones, comprender las verdaderas necesidades y deseos de los consumidores, enfocar mejor las acciones de marketing y aminorar tanto las cargas de trabajo como los costes. Todo ello se conseguirá mediante la automatización inteligente.

En su documento, el propio Mark Esposito apunta que la tercera evolución se centra en el reconocimiento de la voz, la imagen y el vídeo (se extraerá información que no había sido capturada hasta el momento y se convertirá en datos útiles). Asimismo, con respecto al siguiente paso que se dará en IA, será el momento de la inteligencia artificial autónoma, cuyo ejemplo más claro será la movilidad autónoma, posible gracias a la capacidad de detectar el entorno.

Parte de nuestra vida

Como se puede observar, la adopción de tecnologías de IA seguirá creciendo de tal modo que terminará por convertirse en algo esencial para el funcionamiento de la propia sociedad. Durante la conferencia “Hacia una Inteligencia Artificial por y para la sociedad”, Nuria Oliver, doctora en Inteligencia Artificial, afirmó que ya forma parte de nuestra vida y aseguró que nos afectará del modo más impredecible en los próximos años.

“Es prácticamente imposible que la sociedad afronte los retos que tiene por delante sin apoyarse en técnicas de IA: conseguir una medicina preventiva y predictiva, una educación personalizada y universal, afrontar el envejecimiento de la población, crear modelos más precisos del clima… La IA no es en sí misma la solución a estos retos, pero será, sin duda, parte de la solución a muchos de ellos”, explicó durante la ponencia.

Eso sí, esta especialista alertó de la necesidad de que el talento en IA no solo se encuentre en el sector privado o se vaya a Estados Unidos o Asia. De hecho, considera que en Europa se debe invertir en retener a esos profesionales que se marchan en busca de mejores oportunidades y mayores opciones de investigación.

En este sentido, Alberto Marcos, responsable de Universidades de Microsoft en España, asegura que “la digitalización está dinamizando la economía y favoreciendo la competitividad empresarial así como generando un incremento en la creación de empleo especializado”, y añade: “Quizá lo más interesante del impacto de la digitalización en el mercado laboral es que estos nuevos puestos de trabajo no se están creando solo en la industria tecnológica, sino también en empresas de todos los sectores, que necesitan incorporar talento especializado y con habilidades digitales: gestión del dato, IA, machine learning… Los perfiles relacionados con la tecnología se encuentran entre los más difíciles de encontrar y, en un futuro próximo, los relacionados con la analítica de datos, la computación en la nube y el desarrollo de aplicaciones”.

La importancia de la formación especializada

Así pues, la demanda de expertos en la materia está abriendo las puertas de las universidades a nuevas formaciones relacionadas con la IA. No en vano, de acuerdo con un estudio llevado a cabo por LinkedIn, el primer puesto en cuanto a demanda de talento corresponde a los especialistas en inteligencia artificial.

Teniendo en cuenta esta realidad, en España encontramos un ejemplo de cómo se está potenciando la formación en esta tecnología en el acuerdo que recientemente han rubricado Microsoft y la Universidad CEU. Esta entidad formativa ha incorporado el primer Grado de IA powered by Microsoft a la oferta educativa de las universidades CEU San Pablo (Madrid), CEU Cardenal Herrera (Valencia) y Abat Oliva CEU (Barcelona).

Tal y como exponen los firmantes del acuerdo, el objetivo no es otro que impulsar el conocimiento en esta materia, y hacerlo de un modo eficaz, es decir, demostrando cómo este tipo de tecnología va a ser una palanca impulsora de futuro a nivel empresarial. A fin de cuentas, tan importante como tener una amplia formación teórica es saber introducirla en cualquier ámbito externo.

“Creemos que es necesaria una formación acorde a la era digital. Cualquier carrera, ya no solo las del ámbito STEM, necesitaría incluir materias relacionadas con la tecnología y la IA, que será la que defina el futuro. El uso de la IA llega a cualquier ámbito, no solo al tecnológico, por lo tanto los alumnos de cualquier tipo de carrera —Derecho, Periodismo…— por poner algunos ejemplos de carreras no STEM, necesitan formación cualificada en tecnologías como la inteligencia artificial o la ciencia de datos, puesto que lo van a tener que aplicar en su futuro profesional”, apunta el citado Alberto Marcos.

El futuro

Aunque a la mayoría de las personas la Inteligencia Artificial les siga pareciendo algo que está por venir, lo cierto es que los proyectos con IA nos rodean en nuestro día a día; de ahí la importancia de tener personas preparadas para llevarlas a cabo.

A fin de cuentas, “las aplicaciones de la IA son infinitas, desde la educación hasta la agricultura, cualquier sector es susceptible de ser optimizado gracias a la IA.  Este es probablemente el aspecto más inspirador y prometedor de la revolución digital: las puertas que se abren para que todos nosotros podamos prosperar y crear un mundo mejor”, asegura Alberto Marcos.

Asimismo, este especialista detalla un poco más cómo ha de evolucionar la IA: “Hay que priorizar el ámbito de aplicación de estas soluciones, definiendo su alcance y las necesidades de negocio específicas en cada una de las áreas clave para las organizaciones. Se trata de elegir las herramientas y los puntos de entrada adecuados y pensar en lo que tiene más sentido desde el punto de vista de inversión y oportunidad. La cuestión no es utilizar la inteligencia artificial en todos los escenarios al mismo tiempo, sino definir dónde puede utilizarse para ayudar a una empresa a crecer y diferenciarse, y contribuir a construir sus propias capacidades digitales para mejorar su posición competitiva. Lo que estamos viendo es que las empresas que están apostando más decididamente por la IA están liderando su sector de actividad, aprovechando una ventana de oportunidad que sus competidores no están siendo capaces de reducir”.

Por lo tanto, cualquier empresa que desee evolucionar en su sector debe plantearse su uso. Sin embargo, para poder subirse a esta ola imparable serán necesarios profesionales preparados. Y ahí es donde se encuentra el principal reto de la inteligencia artificial en los próximos años.