MAPFRE
Madrid 2,204 EUR -0,02 (-0,81 %)
Madrid 2,204 EUR -0,02 (-0,81 %)
INNOVACIÓN| 15.02.2023

Venture capital platforms: apoyar al emprendedor más allá del dinero

Thumbnail user

Los fondos de capital riesgo están creando plataformas para poner a disposición de sus startups participadas, además de capital, los conocimientos, expertos y redes de contactos necesarias para acelerar su crecimiento.

Todo empieza con una idea, pero, para poder desarrollarla, escalarla y que acabe siendo un éxito, hacen falta, además de mucho trabajo, recursos. En muchas ocasiones, la financiación se busca en fondos de capital riesgo o venture capital (VC, por sus siglas en inglés), que invierten en startups buscando rentabilidades financieras extraordinarias.

2021 fue un año récord de inversión en startups en España, superando los 4.200 millones de euros. Este año, 2022, a pesar de la complicada situación macroeconómica, se han invertido más de 3.365 millones de euros, una reducción de 843 millones de euros menos. Sin embargo, estos fondos son cada vez más conscientes de que el dinero es solo una de las patas con las que empujar un proyecto. Aportando asesoramiento, experiencia, contactos, talento o expertos, estas venture capital logran acelerar el éxito de sus empresas.

Es algo que las gestoras de fondos ya venían haciendo, pero ahora se está consolidando bajo el término ‘platform’, que contempla estructuras que buscan dar un servicio integral a sus proyectos y nutrirlos con un conocimiento, licencias o talento que no tienen por qué tener incorporado dentro de la compañía.

En los últimos dos años, en un contexto de bajos tipos de interés, el mercado del capital riesgo recibió una inundación de liquidez. Esto hizo que las startups, a diferencia de en otras épocas con un contexto macroeconómico distinto, fueran tanteadas por multitud de inversores y se vieran en la posición de elegir los más atractivos. “A la hora de elegir un inversor, las startups se basan principalmente en dos criterios. El primero tiene que ver con la liquidez, es decir, la posibilidad de que el fondo pueda invertir en sucesivas rondas de financiación y, por tanto, acompañar durante más tiempo a la startup”, sostiene Joan Cuscó, director global de Transformación de MAPFRE. “El segundo criterio está más vinculado al prestigio del propio fondo, su posicionamiento en el mercado y las capacidades que pone a disposición de la startup para conseguir clientes, talento, conocimiento y nuevos inversores”.

El fondo de capital riesgo paneuropeo Samaipata, creado por los emprendedores José del Barrio y Eduardo Díez-Hochleitner, sabe lo importante que es dedicar tiempo y recursos, no solo económicos, a sus empresas. Samaipata invierte en rondas early stage de plataformas digitales –SaaS, marketplaces y plataformas B2B y B2C– con efectos de red. En 2020 comenzó a desplegar su segundo fondo, esta vez de 110 millones de euros.

Una startup, dice Marcia Maciel, jefa de la Founder Success Platform de este venture capital, es un proyecto que conlleva un riesgo donde “muchas cosas tienen que salir bien para conseguir disrumpir un mercado, producto o tecnología”. Maciel sostiene que ese soporte económico es “primordial”, “pero un buen inversor puede hacer muchas más cosas para incrementar las probabilidades de éxito de un proyecto”. Por ello, afirma, es de vital importancia que los fundadores de estas empresas puedan acceder a una red de apoyo que abarque desde algo tan sencillo como un contacto, al acceso a un nuevo servicio o la búsqueda de talento.

Aunque todos los proyectos tienen sus fortalezas y debilidades particulares, sobre todo en las primeras etapas, Maciel señala un error bastante común: a veces, conseguir capital parece un fin en sí mismo. “Esto nunca es así, el capital es un medio para construir y para escalar, pero la creación de valor reside en el producto o servicio de la startup y en su capacidad de llevarlo al mercado y vender”, cuenta.

The Hive, la colmena de Samaipata para apoyar a sus proyectos

Como defienden, el capital no es el único medio para construir. Este VC ha creado The Hive, que ya se ha convertido en un referente entre las Plataformas a nivel internacional. Se trata de un proyecto 360 que busca conectar el capital humano a través de una comunidad de fundadores y stakeholders. “Mediante esta iniciativa, gestionada por el equipo de Founder Success, nos comprometemos a apoyar y empoderar a estos emprendedores de diferentes maneras a lo largo del viaje. Por ejemplo, a través de The Hive, les ayudamos a atraer talento, estructurar las siguientes rondas de inversión o a escalar sus operaciones”, afirman desde Samaipata.

“También ponemos a disposición de los emprendedores una serie de activos exclusivos: nuestra red de Operating Partners (expertos de mercado), un extenso portfolio de alianzas con proveedores de servicios de primer nivel, workshops ad hoc para equipos directivos de las empresas invertidas y una extensa red de players del ecosistema”, cuenta la jefa de la Founder Success Platform.

“En The Hive siempre estamos experimentando nuevas iniciativas y proyectos que generen un gran impacto en las empresas de nuestro portfolio. Para eso, contamos con un equipo súper comprometido y con los mejores expertos de la industria en nuestra comunidad. Estamos siempre alineados con la estrategia de las empresas invertidas y sus prioridades, lo que nos garantiza un acompañamiento más efectivo y dinámico”, sostiene.

“Samaipata Operating Partners y los exalumnos de The Hive nos han apoyado desde nuestra inversión semilla inicial hasta la Serie A, facilitando proyectos de infraestructura central desde la configuración de nuestro DataStack hasta la reevaluación de esquemas de incentivos para nuestro equipo de comercial” — William Hoyer, fundador y CCO de Geomiq.

Entre sus dos fondos, Samaipata ha invertido en 28 grandes empresas y conseguido una recaudación de 400 millones, con dos salidas exitosas: Deporvillage, una tienda online de ropa deportiva, y FoodChéri, un restaurante virtual con cocina propia que elabora comida fresca para repartirla a domicilio. Sus tickets van desde los 500.000 hasta los 2 millones de euros y entre su cartera se encuentran empresas con Matera, Legl, Colvin, Fintecture o Retraced.

Mundi Ventures y un equipo exclusivo de Plataforma

De la misma forma, Mundi Ventures, liderada por Javier Santiso, pone en el foco a aquellos proyectos de base tecnológica que se encuentran en una early stage, que cuentan con modelos de negocio B2B y que se encuentran en series A o B de financiación. Este año ha lanzado su segundo fondo especializado en el sector insurtech con un objetivo de 250 millones de euros, del que MAPFRE es inversor ancla. Desde que el primer fondo Insurtech se lanzase hace tres años, Alma Mundi Insurtech ha analizado más de 2.500 propuestas que se han traducido en 40 inversiones. Entre sus casos de éxito, se encuentran la herramienta de inteligencia artificial para la inversión sostenible Clarity AI, o la plataforma para gestionar la atención domiciliaria de las personas mayores Cuideo.

“La red de socios ha sido una gran ventaja para crecer más rápido, contratar a las mejores personas y seleccionar a socios locales estratégicos” — Tim Dumain, cofundador y CEO de Bigblue

A la hora de elegir su cartera de proyectos, la gestora de fondos de capital riesgo Mundi Ventures pone el foco en aquellos que tengan una base tecnológica, que sean escalables a gran velocidad y que tengan un impacto global. “Buscamos, principalmente, que estén liderados por un equipo de primera categoría que sea capaz de ejecutar un proyecto internacional de gran calado”, sostiene Lluis Viñas, director de inversiones de Mundi Ventures. “Nos fijamos en esos proyectos que estén liderando la transformación de la industria [aseguradora]”.

Soporte en ESG, finanzas o ventas

Cuando se apoya una empresa, se hace con capital para crecer, pudiendo entrar en el Consejo, pero también con esa experiencia que ahora se engloba bajo el término ‘platform’. “En España, somos de los primeros que está construyendo un equipo de Plataforma para dar soporte a las startups más allá del dinero”. De él forman parte una persona dedicada a ESG (medioambiente, social y gobernanza, por sus siglas en inglés), un experto en finanzas, otro en desarrollo de negocio y otra persona de cumplimiento regulatorio.

La importancia de apoyar a esas startups en términos de conocimiento, señala el director de inversiones de Mundi Ventures, radica de que “muchas veces estas empresas tienen planes de negocio muy ambiciosos que requieren de un foco del 200% en la ejecución. Es decir, se dedica mucho tiempo a llevar a cabo el plan de negocio y, a veces, cuesta ganar perspectiva”, afirma. “Nosotros como inversores tenemos una posición más global y podemos ofrecer este tipo de talento que quizás una startup no piense que necesite en ese instante. Con este equipo les ofrecemos un talento que ellos no tienen incorporado y del que pueden servirse para prepararse para la siguiente fase a uno o dos años vista”, cuenta Lluis Viñas.

Para ilustrarlo, el directivo de Mundi Ventures se refiere a un caso de éxito de uno de sus proyectos, del que no da el nombre por razones de confidencialidad. Se trata de una empresa que comienza a trabajar en un plan de crecimiento no orgánico dentro de su sector, con el objetivo de adquirir pequeños negocios no digitales, digitalizarlos, e integrarlos dentro de su actividad. “Esta empresa no tenía experiencia en este tipo de crecimiento, así que nuestro especialista en análisis financiero ayudó a estructurar todo el proceso”, sostiene.

En otros casos, ejemplifica, la persona de la Plataforma experta en desarrollo de negocio puede apoyar a una compañía, por ejemplo, ayudando a contratar a un director de crecimiento o estructurando los planes de venta.

KFund: recaudación de fondos, búsqueda de clientes y talento

Al igual que Mundi Ventures o Samaipata, otros venture capital están siguiendo estrategias similares, como KFund que, con tickets que oscilan entre los 50.000 y los 10 millones de euros, han impulsado el éxito de compañías como Factorial, Goin, Exoticca o Abacum y cuentan con un portfolio que ronda los 60 proyectos.  “Nos gusta invertir en empresas donde la tecnología sea el motor del negocio. Nos fijamos especialmente en aquellas que dan un uso nuevo e interesante a la inteligencia artificial, la computación cuántica o la ciencia de datos. Además, buscamos personas que resuelvan problemas en mercados realmente grandes”, afirma su jefe de Plataforma, Max Bray.

Bray señala que los tres pilares fundamentales de apoyo a las startups son la ayuda en la recaudación de fondos, la búsqueda de clientes y contratar a las personas adecuadas. “Determinamos cuáles son los objetivos de ese negocio que se quieren lograr en los próximos 12 a 18 meses y luego trabajamos activamente con ellos para comprender sus necesidades. Así, ayudamos a la startup a encontrar el talento adecuado a través de reclutadores. “Además, tenemos una gran base de datos con contactos muy diversos. Cada vez que hacemos una inversión, nos preguntamos cómo podemos ayudarles de forma personalizada, así que vamos a nuestra base de datos y podemos proporcionarles clientes y contactos de todo tipo”, concluye Bray.

ARTICULOS RELACIONADOS: