Madrid 1,777 EUR -0,02 (-0,98 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

SOSTENIBILIDAD | 14.05.2020

Reciclaje de vehículos

Teresa Majeroni

El consumo responsable aboga por alargar la vida de los productos que utilizamos y reconvertirlos posteriormente, en la medida de lo posible, en otros nuevos. El automóvil también es susceptible de reutilizarse o reciclarse.

El primer estadio de la vida de un vehículo empieza con su diseño y posterior extracción y procesado de las materias primas necesarias para su fabricación, que tendrán también consecuencias medioambientales al final de su vida útil. Los constructores de vehículos se esfuerzan por ello en diseñar modelos que permitan un alto porcentaje de reciclaje de sus piezas, incorporando materiales reciclados y reciclables y componentes que permitan que el vehículo sea más eficiente, haciendo uso de carrocerías híbridas y aluminio y aceros de alto límite elástico. También se cuida la disminución en su peso para que consuma menos combustible o el uso de formas de propulsión alternativas –eléctricos, pila de hidrógeno…–, para reducir las emisiones a la atmósfera. Otra de las propuestas de ciertos constructores es el etiquetado ecológico para tejidos y cuero de las tapicerías.

El ecodiseño (SEAT fue la primera empresa de automoción en España certificada, en 2016, con la norma ISO 14006 de ecodiseño), en su conjunto pasa por la conservación de materiales, el ahorro energético, etc. Otros ejemplos pueden ser el Volvo XC60 T8, que utiliza asientos usados como material insonorizante para el capó, o la marca Opel que ya puso en su pequeño utilitario Adam, en 2013, 170 componentes producidos a partir del reciclaje.

Pero el diseño no lo es todo.

Ciclo de vida del vehículo en manos del cliente

Un segundo estadio de esta conciencia verde será el mantenimiento del vehículo en el taller, que habrá de realizar las operaciones necesarias minimizando su impacto medioambiental: envases, fluidos, polvo de lijado, filtros, etc., se deben almacenar y tratar convenientemente. Hay que considerar el ciclo de vida completo del coche –como de cualquier producto- para conocer los efectos ambientales que tendrá. No servirá de nada mejorar parcialmente una fase si empeora el ciclo global…

Cuando el vehículo llega al final de su vida útil, todo él pasa a ser residuo. En la UE la actividad está regulada desde 2002 (implantada en España a partir de 2004) y actualizada con el Real Decreto 20/2017, de 20 de enero, que establece que, a partir de 2021, los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) “recuperarán para su preparación para la reutilización, y comercializarán piezas y componentes de los vehículos que supongan, al menos, un 10 % del peso total de los vehículos que traten anualmente”.

En España, el número total de turismos dados de baja en 2019 según la Dirección General de Tráfico fue de 879.446 (de los que el 80,59% tenía más de 10 años).

Cesvi Recambios

Cesvi Recambios, el Centro de Tratamiento de Vehículos Fuera de Uso de CESVIMAP, ha reciclado desde el inicio de su actividad más de 44.00 vehículos. Descontamina componentes peligrosos como baterías y catalizadores y todos los fluidos del vehículo. Recupera todos los materiales del coche: acero (de momento, la mayor parte del peso total) y materiales que pueden reutilizarse en multitud de usos industriales, como aluminio, plásticos, cableado de cobre y vidrio. Así devuelve al principio del ciclo de vida un mínimo del 85% de sus componentes.

Cesvi Recambios ha desmontado más de 1.500.000 de piezas, proponiendo a particulares y talleres un aprovisionamiento de recambio de calidad, a buen precio y con garantía. Muchos de los vehículos nuevos y seminuevos dados de baja han sufrido accidentes que, en múltiples ocasiones, sólo han afectado a una parte, o tienen daños muy localizados, por lo que las piezas no afectadas y que no están relacionadas con la seguridad pueden reparar otro vehículo. Motores, motores de arranque, cajas de cambio, alternadores, puertas, capós, portones, radiadores, electroventiladores, faros, pilotos, asientos, paragolpes…

Volver a utilizar las piezas para el mismo fin con el que fueron diseñadas contribuye a reducir el impacto medioambiental.