MAPFRE
Madrid 2,216 EUR -0,02 (-1,07 %)
Madrid 2,216 EUR -0,02 (-1,07 %)

SOSTENIBILIDAD| 19.05.2023

No es sólo la movilidad lo que debemos repensar

JESUS MONCLUS

Jesús Monclús

Director del área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE

Con su campaña “Repensando la Movilidad”, la Colaboración para la Seguridad Vial de las Naciones Unidas (en inglés, United Nations Road Safety Collaboration o URNSC) amplía este año su foco habitual sobre la seguridad vial para dar mayor protagonismo a la sostenibilidad global de nuestros desplazamientos cotidianos.

A nivel global, los siniestros de tráfico acaban con la vida de más niños y jóvenes de entre 5 y 29 años que cualquier otra causa de muerte. Y el mensaje subyacente de la ONU y la OMS es que o cambiamos sustancialmente el alcance de las medidas al uso (por ejemplo, mejores vehículos e infraestructuras, más formación, educación y concienciación, datos más fiables apoyados por la investigación, etc) o no vamos a conseguir ni los objetivos de reducción de siniestralidad propuestos para 2030 ni el resto de objetivos relacionados de la Agenda 2030 como ciudades más seguras y sostenibles, reducción del consumo energético, lucha contra el cambio climático…

A estas alturas, creo que todos estaremos de acuerdo en que, siempre que se pueda, es mejor (más saludable, más económico y ecológico) desplazarse a pie o en bicicleta que en automóvil o motocicleta particular. O que el transporte público debe ser una prioridad respecto a la movilidad motorizada individual, puesto que el primero permite a un mayor número de ciudadanos desplazarse a menor coste y con una menor huella medioambiental. Además, recordemos que el planteamiento de la ONU/OMS es, debe ser, global y que para una gran mayoría de los habitantes de este planeta no resulta ni económica viable desplazarse con modernos vehículos de bajo o nulo impacto medioambiental y numerosas medidas de seguridad.

A través de Fundación MAPFRE, este año todos debemos sumarnos a este momento de reflexión y de “activismo en movimiento”. Como en ocasiones anteriores (la Semana Mundial de la Seguridad de Naciones Unidas se celebra cada dos años), estaremos apoyando a Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud en la difusión de los mensajes de esta campaña en redes sociales y en los 20 países en los que actualmente trabajamos con el objetivo de conseguir lo antes posible una movilidad 100% segura, sana y sostenible. Además, en las próximas semanas lanzaremos nuestros nuevos módulos de formación online para trabajadores y trabajadoras centrados precisamente en la elección segura, sana y sostenible del modo en que nos desplazamos y en las principales medidas de seguridad en cada uno de dichos modos.

Los mensajes de Naciones Unidas en esta campaña son claros: es imperativo que los gobiernos y sus aliados se replanteen la movilidad y las iniciativas para reimaginar la movilidad en el mundo deben articularse en torno a la seguridad. Para garantizar la seguridad, todas las redes viales deben concebirse teniendo en cuenta la seguridad de las personas de mayor riesgo. En este contexto, caminar e ir en bicicleta, si se hace en condiciones de seguridad, contribuye a aumentar la salud de las personas, la sostenibilidad de las ciudades y la equidad de las sociedades. Por último, la solución para muchos de los males de la sociedad estriba en un transporte público seguro, asequible, accesible y sostenible.

Aunque, y con esta reflexión termino, cometeríamos un gravísimo error si no levantamos aún más la mirada y reflexionamos sobre nuestro modo de vida en general. El transporte es responsable del 30 por ciento aproximadamente del consumo energético y las emisiones contaminantes o de efecto invernadero: ni siquiera estamos hablando de la mitad del “problema”. Tenemos que repensar el modo en que vivimos en su totalidad (la manera en la que calentamos nuestros hogares, nos alimentamos, consumimos…) o, en definitiva, el modo en que nos relacionamos con el planeta que nos acoge y da la vida. Nos hemos acostumbrado ya al término “emergencia” y se nos ha olvidado que ese término significa “situación de peligro o desastre que requiere una acción inmediata porque existe un claro riesgo para la vida”: repensemos y cambiemos ya lo que haya que cambiar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: