MAPFRE
Madrid 2,228 EUR 0,03 (+1,55 %)
Madrid 2,228 EUR 0,03 (+1,55 %)

SOSTENIBILIDAD | 20.10.2023

La educación, clave para superar la desigualdad y fortalecer la democracia en Brasil

Thumbnail user

Rebecca Tavares, presidenta y CEO de BrazilFoundation, institución premiada por Fundación MAPFRE como mejor entidad por su trayectoria social, destaca el potencial de Brasil, uno de los países con más recursos naturales, pero también con grandes desigualdades.

En el año 2000 Leona Forman, nacida en Rusia, en una familia de la comunidad judía, criada en China, que había vivido en Río de Janeiro (Brasil) y trabajado en la ONU en Nueva York (Estados Unidos) decide crear, al jubilarse, junto con su marido (un antropólogo norteamericano) una organización volcada en ayudar a Brasil. Así surge BrazilFoundation, una entidad que se organiza entorno a este matrimonio y brasileños que estudian o trabajan en Estados Unidos y que quieren hacer algo por su país. Primero envían dinero para colaborar con proyectos comunitarios y empiezan a promover donaciones en Estados Unidos para ayudar a Brasil. Personas anónimas (o no tan anónimas, en algunos casos), instituciones y empresas se unen a este proyecto y BrazilFoundation, que tuvo sede primero en Nueva York (que mantiene), acabó estableciendo otra sede también en Río de Janeiro (Brasil) para canalizar todos esos fondos y desarrollar iniciativas que ayudan a disminuir las desigualdades en la población de este país.

Recientemente, Rebecca Tavares viajó a Madrid para recoger de manos de Su Majestad La Reina Sofía, el premio a la mejor entidad por su trayectoria social, concedido por Fundación MAPFRE.

Charlamos con ella sobre esta institución que ha logrado movilizar más de 45 millones de dólares desde su creación, ayudando de forma directa a más de 120.000 personas. Esas 120.000 personas son 120.000 agradecimientos que Fundación MAPFRE ha querido reconocer con este premio, que seguro servirá para seguir llevando a cabo proyectos que mejoren la vida de los brasileños más necesitados.

Ofrecer asistencia ambulatoria y atención primaria a las mujeres de las comunidades de Cantagalo e Pavão-Pavãozinho en Río de Janeiro o utilizar la educación como instrumento para preservar la lengua y la cultura del pueblo indígena Terena, en peligro de extinción son sólo dos ejemplos de las muchas actividades que lleva a cabo BrazilFoundation.

¿En qué líneas de actuación está centrada ahora mismo BrazilFoundation?

En 2022 hemos dado un impulso a la institución enfocándonos en cuatro áreas de actuación, que en líneas generales podrían resumirse en: lucha contra el racismo (sobre todo la población negra), los derechos de las niñas y las mujeres, el fortalecimiento de los pueblos indígenas tradicionales, a través de medios de vida sostenibles, y la educación de los niños y adolescentes.

BrazilFoundation

Estar centrados en estas cuatro áreas nos permite hacer un seguimiento de esos proyectos, monitorizarlos en el campo de actuación. Disminuimos el número de proyectos, pero aumentamos la cantidad de recursos destinados a cada uno de ellos y ampliamos el plazo de los mismos, pasando de uno a dos años. Creemos que así seremos más efectivos.

Estas iniciativas nos ayudan a avanzar en la igualdad de género y racial, promover la justicia social, disminuir la pobreza y preservar las comunidades indígenas de Brasil.

¿Cómo eligen los proyectos en los que trabajar?

Nos llegan cientos, miles de proyectos y desgraciadamente no tenemos capacidad para financiar todos ellos. ¡Ojalá pudiéramos! Desde que se creó BrazilFoundation hemos apoyado más de 850 proyectos sociales.

Cualquier proyecto en el que nos embarcamos debe cumplir cuatro criterios: ser innovador, tener posibilidad de escalabilidad, ser factible financieramente y ser cuantificable.

Gracias a la labor de filantropía de la sociedad, de múltiples empresas y de cada uno de los ciudadanos que aportan lo que pueden, BrazilFoundation puede llevar a cabo esos proyectos. Esta cultura de la filantropía es la que nos ayuda a construir un país más justo y solidario. ¡Debemos promoverla!

¿Cuál es el principal reto que tiene Brasil a corto-medio plazo?

La desigualdad (y responde con contundencia y muy rápidamente, pese a que sus respuestas, en un perfecto castellano, son pausadas, tranquilas, sintiendo como propios los problemas de los que habla). Brasil es un país que tiene mucha riqueza, pero es un país en el que todavía hay una sociedad muy pobre. La llave para superar la desigualdad es la educación. La educación pública debe ser de buena calidad y accesible. La educación debe ser más valorada, los profesores en Brasil no están reconocidos como debieran, ni sus salarios tampoco. Además, los grupos más marginados de la sociedad, los indios, los negros y las niñas -si además son negras o indígenas, mucho más- son los que menos acceso a la educación tienen y, por eso, la forma de combatir la desigualdad es a través de la educación.

¿Qué lecciones han aprendido en estas más de dos décadas que lleva trabajando BrazilFoundation?

La importancia de la justicia social. Es necesario invertir en educación, en capacitación para trabajar, en seguridad pública. Esto es muy importante, pero no conseguiremos avanzar mucho si no logramos una transformación social. Hay que cambiar la mentalidad para promover la equidad. Promover la igualdad social y reconocer que el racismo y el patriarcado, en muchas sociedades, nos impiden avanzar hacia esa igualdad. Por eso, el cambio de mentalidad es tan importante y eso se consigue apostando por la educación.  

 

Durante este tiempo, BrazilFoundation ha sacado adelante múltiples proyectos, con la ayuda desinteresada de brasileños y de personas de otras nacionalidades. ¿De qué se sienten más orgullosos?

De muchos casos de superación individual que hemos visto. Gente que trabajando han llegado a un nivel de influencia importante en el servicio público o en la vida política y social de Brasil. Son el claro ejemplo de que la educación es muy importante y hoy ellos son el mejor espejo en el que mirarnos para replicar proyectos y seguir trabajando para crear las herramientas para construir un Brasil más justo y solidario y son, también, esperanza para los más jóvenes.

 

¿Cuál sería su deseo para la próxima década para Brasil?

Desearía que se eliminase la polarización de la sociedad brasileña, y también de los países en los que esta polarización se ha instalado. Las instituciones, la sociedad civil todavía están en consolidación en Brasil. Apoyar y promover la igualdad, a través de la educación, es el componente más importante para fortalecer la democracia.

Rebecca Tavares derrocha entusiasmo al hablar de los proyectos que está llevando a cabo BrazilFoundation y subraya que reconocimientos como éste son un estímulo “incalculable” para todas las organizaciones comprometidas con la transformación social en diferentes regiones del mundo.

Repite la palabra educación en multitud de ocasiones. Probablemente, la que más repita durante toda esta entrevista (que fue más una conversación) y siempre está justificada. Si cree en algo es en el poder de la educación. Seguro. Por tanto, decir que es una defensora a ultranza de la educación y que a través de la misma es posible cambiar el mundo, aunque sea dando pequeños pasos que serán grandes conquistas vistas con la perspectiva del tiempo, es simplemente describir una realidad que cualquiera que haya tenido la oportunidad de charlar con ella ha podido constatar.   

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: