MAPFRE
Madrid 2,338 EUR 0 (0,17 %)
Madrid 2,338 EUR 0 (0,17 %)

SOSTENIBILIDAD| 26.05.2023

¿Cómo es la relación entre seniors y tecnología?

Thumbnail user

Conocer cómo se relacionan los mayores con la tecnología, desmitificar la idea de que la gente con más de 55 años no utilizan herramientas on  line para realizar algunas gestiones que hoy consideramos habituales o poner en valor la realidad de un segmento de la población, alejándonos de clichés negativos y del preocupante edadismo que impera en nuestra sociedad son algunos de los objetivos del Barómetro del Consumidor Sénior, elaborado, de nuevo, con la ayuda de Google para conocer los hábitos de los más de 16 millones de españoles que superan los 55 años. Entre otros muchos ámbitos, hoy queremos detenernos en la relación entre digitalización, tecnología y esta población considerada no nativa digital.

MAPFRE, Google y Comscore analizan los hábitos digitales de la población sénior en España.

Se conoce como brecha digital a la diferencia que existe en las competencias digitales entre diversos grupos poblacionales. Es decir, la capacidad de las personas de más edad en el uso de la tecnología se considera menor que la de aquellos llamados nativos digitales por haber podido crecer disponiendo de tecnología que ahora se considera habitual pero que no lo era hace 40 años (telefonía móvil, acceso a internet, banca online y un largo etcétera). 

Pero la realidad ha cambiado. Según numerosos estudios y como ya te contamos en este artículo  la pandemia de COVID-19 provocó una revolución en las competencias digitales de los mayores, por razones muy sencillas de entender. El confinamiento y la obligación de distancia social hicieron que la única manera de contactar con nuestros seres queridos fuese a través de videollamadas con Zoom, Teams, Meet, Skype y muchas otras. 

Tal y como declaró el director del Centro de Investigación Ageingnomics de Fundación MAPFRE, Juan Fernández Palacios, en una entrevista con 65YMÁS: “hace 20 años existía un gap digital, pero poco a poco se ha ido reduciendo […] El estereotipo del sénior como un analfabeto digital hay que desterrarlo ya”

Esta Generación Silver pasa por su momento de mayor conexión tecnológica hasta la fecha. Nos encontramos con una generación empoderada que, a diferencia de las anteriores, viene a dejarnos claro que la edad no implica el desconocimiento de los avances tecnológicos sino al revés. En contra de cualquier prejuicio, la población sénior encuentra en la tecnología un aliado fundamental para estar conectado, informarse, entretenerse e incluso una forma de cuidar su salud y su vivienda

Cada vez más, están al día de las actualizaciones y se sienten cómodos con ellas. Las actividades online que los seniors realizan con mayor frecuencia son leer la prensa e informarse a través de medios digitales, ver contenidos multimedia, realizar operaciones bancarias y escuchar podcasts o la radio. 

Veamos algunos ejemplos que desmontan mitos creados por el edadismo sobre los hábitos digitales de la población sénior comparada con los más jóvenes: 

  • Es un 30% más probable encontrar a una persona al día de las últimas noticias de entretenimiento a través de medios digitales entre los mayores de 55 que en el resto de las edades. 
  • Un 33% más probable es encontrar a una persona al día de las últimas noticias online de política entre los mayores de 55 que en el resto de las edades. 
  • Es un 87% más probable encontrar a una persona de 55 o más años al día de las noticias locales online que en el resto de las edades.
  • Es un 28% más probable encontrar a lectores digitales de noticias de negocios de 55+ que del resto de edades.

En perspectiva, desde 2017, el número de seniors digitales se ha duplicado, llegando a los once millones de usuarios en España en la cohorte de edad estudiada, con un uso del móvil totalmente implantado. No sólo utilizan la tecnología para informarse, sino que vemos un uso extenso en redes sociales, compras online, planificación de viajes y otros, como podemos ver en la siguiente gráfica.

SENIOR Y TECNOLOGIA

¿Qué ocurre más allá de España en la relación seniors y tecnología?

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), en 2021 el 46% de la población mundial de 55 a 75 años utilizaba Internet, en comparación con el 33% en 2016, aunque estas cifras, como es evidente, presentan diferencias importantes cuando atendemos al detalle de zonas o países en diferentes momentos de desarrollo. 

En Estados Unidos, por ejemplo, la población por encima de 65 años se encuentra en plena expansión. Mientras en el año 2000 tan solo un 14% de esa población eran usuarios de Internet, hoy en día ese porcentaje alcanza el 73% y un 53% de la población por encima de los 65 años posee un smartphone. 

Esta población prefiere envejecer en su hogar y las tecnologías como Internet of Things, smartphones y otros dispositivos y tecnologías, les permiten una independencia mayor. 

Entre los hogares de Reino Unido, la cifra de éstos sin conexión a Internet ha caído de un 11% a 6% tras la pandemia, pero esto significa que, aun así, en un país desarrollado como éste, existen más de un millón y medio de hogares sin conexión a Internet, principalmente entre la población sénior (de especial manera entre la económicamente vulnerable). A pesar de este gap, el 96% de la población de Reino Unido entre 55 y 64 años usa Internet en casa, así como un 73% de la población por encima de los 65 años. En ambos grupos de edad hay un buen conocimiento de herramientas y métodos de seguridad sobre privacidad y posibles engaños como phising

En América Latina, en cambio, aunque un análisis global es imposible dadas las enormes diferencias sociales entre los países que componen la región, la brecha digital es un concepto más presente y real, dada la realidad de los países en desarrollo con una población en proceso de envejecimiento y donde las tecnologías digitales pueden tener un profundo impacto en la vida de las personas mayores. Países como Uruguay y Chile tenían, antes de la pandemia, alrededor del 20% de su población por encima de los sesenta años entre los usuarios de Internet, pero otros países como Honduras o El Salvador rondaba el 5%. Esta realidad está cambiando con proyectos como Conecta Mayor 2.0, finalista de los Premios de Innovación Social de Fundación MAPFRE este 2023, una aplicación diseñada para personas mayores no digitalizadas, que permite reducir su brecha digital y favorecer la autonomía e integración social. 

¿Cuáles son los grandes retos? 

El uso de Internet y aplicaciones móviles entre las personas mayores, a pesar de su implantación generalizada, también plantea algunos desafíos. Muchas de estas personas tienen dificultades para comprender y utilizar las tecnologías digitales, lo que puede resultar en una falta de confianza y seguridad en el uso de Internet. Además, las personas mayores pueden ser víctimas de estafas y fraudes en línea, lo que requiere una educación y sensibilización adecuadas sobre cómo protegerse en línea.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: