MAPFRE
Madrid 2,216 EUR -0,02 (-1,07 %)
Madrid 2,216 EUR -0,02 (-1,07 %)

SOSTENIBILIDAD | 18.04.2024

La importancia de la colaboración intergeneracional en la empresa

Dalia Alonso

Dalia Alonso

En el libro El factor edad, Ana Matarranz y Enrique Arce desarrollan cómo la convivencia intergeneracional en el trabajo puede beneficiar a las empresas y a la sociedad.

Ana MatarranzAna Matarranz es directora general de Howden People y Compensa Capital Humano. Charlamos con ella a propósito de la diversidad intergeneracional de las empresas y de su nuevo libro, El factor edad, coescrito con Enrique Arce y publicado por LID Editorial, en el que explica por qué la convivencia de trabajadores junior y senior es fundamental para cualquier empresa que quiera aumentar su productividad y estar al servicio de la sociedad.

En esta línea, es importante la promoción e inclusión del talento senior para garantizar este enriquecimiento de los equipos de trabajo. Como ejemplo de ello, MAPFRE lidera por tercer año consecutivo el ranking de empresas del IBEX 35 por su firme compromiso con el colectivo sénior y la diversidad generacional dentro de la empresa.

¿Por qué es importante que en una empresa convivan profesionales de distintas generaciones?

Cada generación trae consigo experiencias únicas, conocimientos especializados y habilidades diversas. La combinación de estas perspectivas puede enriquecer la creatividad y la innovación dentro de la empresa. La transferencia de conocimientos es también un factor clave: los trabajadores más jóvenes pueden beneficiarse del conocimiento y la experiencia de los empleados mayores, mientras que estos últimos pueden aprender nuevas tecnologías y tendencias del mundo laboral actual de los más jóvenes. Esto ayuda a fomentar el aprendizaje continuo en la empresa y redunda en una mejora del ambiente laboral. 

«El 40% de los responsables de recursos humanos admiten descartar automáticamente los CV de candidatos mayores de 50 años»

¿Qué aportan los junior a los senior, y viceversa?

Mientras que los junior aportan innovación y creatividad, conocimiento tecnológico, energía, entusiasmo y puntos de vista frescos, los empleados más experimentados acumulan experiencia y sabiduría, redes y contactos desarrollados a lo largo de sus carreras, resiliencia y capacidad de resolución de problemas y ciertas dosis de estabilidad y calma indispensables para solucionar situaciones complejas. Este equilibrio es esencial para el éxito de las empresas, que se beneficiarán de las sinergias. 

Una de las causas que más se esgrimen a la hora de rechazar la candidatura de un profesional joven es la falta de experiencia. ¿No es una contradicción entonces no darle una oportunidad laboral? Por otro lado, con los profesionales de más de 50 años pasa algo similar y a la vez opuesto: su edad se ve como un demérito, en vez de como una garantía de experiencia.

Las empresas deben tomar conciencia de la importancia de integrar talento de las distintas generaciones. En El factor Edad recogemos los testimonios de varios jóvenes de la generación Z que destacan la importancia de potenciar el diálogo intergeneracional para promover que los jóvenes puedan absorber la metodología de trabajo. Por otro lado, también es absolutamente necesario valorar y aprovechar el conocimiento y experiencia acumulada en el talento senior, activos todavía importantes en el entorno laboral. En España, lamentablemente, el talento senior queda relegado fuera del mundo laboral. Es el único país en el que esto ocurre. El 40% de los responsables de recursos humanos admiten descartar automáticamente los currículums de candidatos mayores de 50 años, ignorando así la vasta experiencia y conocimiento que podrían aportar a las empresas.

¿Qué pueden hacer las empresas para garantizar que no haya discriminación por edad a la hora de acceder al empleo?

Como hacen en otros países, se pueden establecer procedimientos o políticas de contratación que se centren en competencias y habilidades obviando aspectos como la edad. El análisis de datos puede resultar una herramienta muy útil para identificar posibles patrones de discriminación por edad y tomar medidas correctivas apropiadas, analizando regularmente los datos de contratación y fidelización del talento en cada organización.

«Las empresas deben tomar conciencia de la importancia de integrar talento de las distintas generaciones»

¿Cómo beneficia a la sociedad un ambiente laboral inclusivo?

Ayuda a construir una comunidad más equitativa, cohesionada y próspera. Al promover la diversidad y la inclusión en el trabajo, se puede contribuir significativamente a la reducción de las desigualdades sociales en diferentes grupos demográficos. Eliminando las barreras y los sesgos y proporcionando un entorno en el que todos los empleados se sientan valorados y respetados contribuyendo a su bienestar, las empresas pueden aprovechar plenamente la diversidad de talentos disponibles, lo que conduce a una mayor productividad, innovación y creatividad en el trabajo.

¿La convivencia intergeneracional puede aportar más beneficios económicos a las empresas? Por ejemplo con la ampliación de público objetivo, diferentes referentes y puntos de vista…

Efectivamente, una convivencia intergeneracional real y unas políticas corporativas de inclusión y diversidad adecuadas se pueden traducir en una mayor productividad. Y esto se da a través de las aportaciones de los jóvenes con sus nuevas ideas y enfoques y los conocimientos basados en la experiencia de los más senior. Además, las empresas que fomentan la convivencia intergeneracional pueden ser percibidas como lugares de trabajo más atractivos para el talento de todas las edades. Además tienden a tener una mejor reputación entre sus clientes, colaboradores y sociedad en general, lo que puede traducirse en mayores oportunidades de negocio.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: