MAPFRE
Madrid 2,136 EUR -0,01 (-0,56 %)
Madrid 2,136 EUR -0,01 (-0,56 %)

ECONOMÍA| 18.12.2023

Gastos emocionales, que son y cómo gestionarlos

Thumbnail user

En la complejidad de tomar nuestras decisiones financieras, los gastos guiados por las emociones se revelan como un desafío importante pero influyente. Estos gastos, impulsados por nuestras respuestas emocionales más que por la razón, pueden tener un impacto duradero en nuestra estabilidad económica.

A continuación, explicaremos en detalle qué son los gastos determinados por las emociones, cómo afectan a nuestros asuntos monetarios personales y ofreceremos estrategias prácticas para gestionarlos de forma eficaz.

¿Qué son los gastos emocionales?

Los gastos determinados por las emociones son gastos impulsados por nuestras sensaciones más que por una evaluación racional de nuestras necesidades financieras. La conexión íntima entre nuestras emociones y nuestras decisiones económicas es un fenómeno complejo. Cuando nos encontramos en estados emocionales intensos, ya sea de felicidad o de tristeza, nuestras elecciones financieras a menudo se ven afectadas.

La conexión emocional con el dinero puede manifestarse de diversas maneras, desde compras impulsivas hasta decisiones de inversión motivadas por el miedo. Comprender y reconocer esta dinámica es esencial para abordar eficazmente la gestión de las finanzas emocionales.

Impacto en las finanzas personales:

Las emociones juegan un papel importante en nuestras finanzas personales. Investigaciones demuestran que un porcentaje considerable de gastos no planificados se originan en respuestas emocionales impulsivas. Esto afecta directamente nuestra capacidad de ahorro y estabilidad financiera a largo plazo.

El estrés que proviene de compras hechas por impulso puede generar adversidades. Las deudas acumuladas por decisiones tomadas sin pensar pueden conducir a una gran carga financiera, empeorando aún más el estrés y afectando negativamente nuestra calidad de vida.

Los gastos emocionales abarcan diversas categorías que reflejan la complejidad de la conexión entre nuestras emociones y las finanzas personales. Desde compras impulsadas por la euforia hasta gastos generados por el estrés y la ansiedad, estos tipos de gastos muestran cómo nuestras emociones pueden influir en decisiones monetarias.

Las compras impulsivas son una manifestación común de los gastos emocionales. La búsqueda de una gratificación inmediata llevándonos a adquirir bienes o servicios que realmente no necesitamos. Por otro lado, los gastos generados por el estrés pueden manifestarse como una forma de alivio temporal, aunque a menudo a expensas de nuestra situación financiera a largo plazo.

¿Cómo identificar los gastos emocionales?

Darse cuenta de cuando los gastos son motivados por emociones es el primer paso para manejarlos. Llevar un registro de gastos, ser consciente de los patrones de comportamiento y analizar las razones detrás de las compras son consejos útiles para esta identificación. Aquí te damos a conocer varios ejemplos de cómo poder identificarlos:

  • Registro detallado de gastos

Sé consciente de tus gastos diarios. Revisar regularmente el registro de estos datos te permitirá identificar patrones y reconocer si ciertos gastos están relacionados con respuestas emocionales.

  • Autoevaluación antes de comprar

Antes de realizar una compra evalúa tu estado emocional. Si estás en un momento de sensibilidad emocional es posible que la decisión esté influenciada por esos sentimientos en lugar de una necesidad.

  • Examina compras impulsivas

Presta especial atención a las compras impulsivas. Si encuentras que compras productos o servicios sin un porqué justificado, es probable que estés siendo influenciado por emociones momentáneas.

  • Identifica patrones de comportamiento

Observa si hay momentos específicos o situaciones que desencadenan gastos emocionales. Reconocer estos desencadenantes te ayudará a estar alerta y tomar decisiones más conscientes en esas circunstancias.

  • Pregunta el porqué

Antes de cada compra, hazte esta pregunta: ¿por qué estoy haciendo esto? Si la respuesta está más relacionada con una emoción que con una necesidad real, es una señal de que podrías estar frente a un gasto emocional.

¿Qué situaciones provocan gastos emocionales?

Existen distintos motivos que pueden tener como consecuencia gastos emocionales. Algunas situaciones que pueden generar este tipo de impulso son:

  • Exceso de empatía: ser una persona empática implica absorber emociones y preocupaciones de seres queridos. Escuchar durante horas a un amigo o familiar que atraviesa una crisis emocional puede generar agotamiento emocional, aunque sea con la mejor de las intenciones.
  • Autoexigencia: las personas excesivamente perfeccionistas y en constante estado de autocrítica pueden llegar a sufrir altos niveles de estrés.
  • Supresión de emociones: las personas que tienden a reprimir sus emociones pueden experimentar un alto grado de tensión emocional acumulada.
  • Relaciones conflictivas: estar inmerso en una relación tóxica, un momento de crisis ya sea en el plano amoroso, social o familiar, puede producir una sensación de falta de apoyo que deriva en gastos emocionales.
  • Momentos difíciles: atravesar momentos difíciles, como estrés laboral, incertidumbre profesional, muerte de un ser querido, toma de una decisión complicada… pueden ser situaciones que generen una pesada carga emocional.

Los gastos emocionales  pueden afectar tu bienestar emocional y tener un impacto en tus decisiones financieras. Aquí te citamos algunos ejemplos:

  • Tener deudas por caprichos: acumular deudas debido a la falta de control emocional al realizar compras de bienes propios o servicios que osn totalmente innecesarios, si no causados por caprichos.
  • Compras impulsivas por emociones: gastar dinero impulsivamente como respuesta a emociones como el estrés, la tristeza o la felicidad momentánea puede crear un derroche continuo de dinero innecesario a causa de estas emociones fuertes.
  • Presión social: gastar dinero para cumplir con expectativas sociales o para impresionar a los demás puede generar deudas innecesarias. Hoy en dia la influencia social causa mucha presión tanto en el comportamiento como en los gastos financieros a causa de querer tener una aceptación social. 

¿Cómo gestionar los gastos emocionales?

La gestión eficaz de estos gastos implica adoptar prácticas conscientes. Establecer límites mensuales de gasto, definir metas financieras realistas y desarrollar un enfoque reflexivo hacia las decisiones de compra son métodos efectivos para administrar los gastos emocionales. Aquí te mostramos algunos consejos prácticos para poder gestionar de forma eficiente los gastos emocionales:

  • Establecer un presupuesto emocional

Define límites claros para esos gastos que suelen ser influenciadas por emociones. Al asignar una cantidad específica a estas áreas, evitas excesos impulsivos y fomentas decisiones más conscientes.

  • Implementar la regla de las 24 horas

Antes de realizar una compra importante impulsada por emociones, espera al menos 24 horas. Este tiempo de reflexión te brinda el punto de vista necesario para evaluar si la compra es una necesidad real o simplemente una respuesta emocional momentánea.

  •    Gratificación retardada

Enfócate en recompensas a largo plazo en lugar de satisfacciones instantáneas. Al posponer ciertas compras o placeres para el futuro, puedes reducir la influencia de las emociones en tus decisiones financieras y trabajar hacia metas más significativas.

  •    Ayúdate de la tecnología

Aplicaciones como monitores de gastos, asesores financieros virtuales y plataformas de presupuesto pueden ser grandes aliados en el manejo de las finanzas emocionales. Estas herramientas dan visibilidad sobre los patrones de gasto y te dan una orientación personalizada. YNAB, Mint, PocketGuard, Goodbudget o Wally son algunos ejemplos.

En conclusión, administrar los gastos emocionales es fundamental para cultivar una salud financiera sólida. Con conciencia, identificación temprana y el uso de las herramientas apropiadas, podemos tomar el control de nuestras decisiones financieras, fomentando un bienestar económico duradero. Desde MAPFRE creemos que la educación financiera es la base para tener una relación sana con nuestras finanzas, es por eso por lo que contamos con una extensa variedad de artículos que te ayudarán a formarte en temas económicos de una manera rápida y fácil con consejos prácticos aplicables al día a día.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: