logo-mapfre
Madrid 1,787 EUR -0,09 (-5 %)
Madrid 1,787 EUR -0,09 (-5 %)

ECONOMÍA| 21.11.2022

Conceptos financieros que debes conocer si quieres emprender

Thumbnail user

Estamos en la era dorada del emprendimiento. Según las estadísticas de Global Entrepreneurship Monitor (GEM), hay 582 millones de emprendedores en todo el mundo.  Además, desde GEM, también señalan que el 40 % de los emprendedores nuevos en 35 de 50 países están de acuerdo o muy de acuerdo en que su motivación para lanzar un negocio es marcar una diferencia en el mundo.

Los emprendedores motivados y sus startups son un componente imprescindible para el desarrollo económico. Sin ellos habría menos innovación, menos productividad y menos oportunidades de trabajo. Sin embargo, comenzar un nuevo negocio conlleva una serie de desafíos y riesgos, entre ellos los financieros.

Algunos emprendedores empiezan sus negocios sin una adecuada educación financiera, desconociendo la importancia que tiene para las compañías contar con una buena planificación, las fuentes de financiación, el manejo de créditos, entre otros términos. Es necesario que todos aquellos que se quieren unir a esta aventura de emprender conozcan algunos conceptos, productos y servicios financieros básicos para poder aprovechar sus ventajas y así hacer crecer sus negocios.

Por ello, y con el fin de mejorar la salud financiera, tanto de la sociedad en general, como de los emprendedores, os traemos este artículo en el que hablamos de algunos conceptos financieros que debes conocer si tú también quieres emprender un negocio.

En MAPFRE apostamos por la educación financiera porque sabemos que es un actor clave que  nos capacita y nos da la confianza que necesitamos para tomar decisiones, para ser más conscientes de los riesgos y oportunidades, y para adoptar acciones que mejoren nuestro bienestar.

10 conceptos financieros para el emprendimiento

Activo

El activo, para explicarlo de forma sencilla, es un recurso con valor que alguien posee (en este caso una empresa) con la intención de que genere un beneficio futuro (sea económico o no). En contabilidad, representa todos los bienes y derechos de una empresa, adquiridos en el pasado y con los que se espera obtener beneficios futuros. Todos los activos tienen el potencial de traer dinero a la empresa, ya sea mediante su uso, su venta o su intercambio. 

Pasivo

Un pasivo es lo contrario a un activo. El pasivo, desde el punto de vista contable, representa las deudas y obligaciones con las que una empresa financia su actividad y le sirve para pagar sus activos. Son aquellas posesiones que te obligan a gastar dinero de forma recurrente o puntual y que no te generan ingresos.

Un ejemplo de ello es el préstamo con una entidad financiera. Al adquirir ese préstamo, estamos obligados a pagar el principal y los intereses al proveedor. Podemos hablar también de prácticamente cualquier tipo de propiedad: un coche, una vivienda, o los juguetes de tus hijos. Son pasivos porque no lo más probable es que no te generen beneficios por sí mismos, sino que te obliguen a incurrir en gastos. 

Margen bruto

Seguramente muchos lo conocéis como margen de beneficio. Lo más común es calcularlo como un porcentaje sobre las ventas. Sencillamente, el margen bruto es el beneficio directo que obtiene una empresa por un bien o servicio, es decir, la diferencia entre el precio de venta de un producto y su coste de producción. Este margen siempre se calcula sin descontar los gastos de personal, ni generales ni los impuestos. Sirve para darnos cuenta de si un negocio es rentable, ya que si el margen bruto es negativo el resto de los costes serán imposibles de cubrir.

Coste de oportunidad

El coste de oportunidad es un concepto relativamente sencillo, es el coste de la alternativa a la que renunciamos cuando tomamos una determinada decisión, incluyendo los beneficios que podríamos haber obtenido de haber escogido la opción alternativa. Por lo tanto, son aquellos recursos que dejamos de percibir o que representan un coste por el hecho de no haber elegido la mejor alternativa posible, cuando se tienen unos recursos limitados (generalmente dinero y tiempo).

En las pequeñas empresas podemos poner muchos ejemplos. Por ejemplo, si tienes 10.000 euros y los gastas en unos ordenadores nuevos y material de oficina, no solo has gastado este dinero en esto, sino que has renunciado a gastar ese dinero en renovar el espacio de la oficina.

Riesgo y gestión del riesgo

El riesgo es uno de los conceptos claves en el mundo de las finanzas, porque, en gran medida, es lo que determina que haya beneficios. Por ejemplo, en el caso de ser propietario de una vivienda que podamos poner en alquiler, esta se convierte en un activo. Sin embargo, cuando compras esa vivienda, asumes un riesgo, como por ejemplo que la zona en la que está ubicada pierda valor y ese alquiler pase a valer menos.

El riesgo es una constante en el mundo empresarial y en el mundo de las finanzas en general. Como existen estos riesgos es necesario que haya una buena gestión de los mismos. Si te interesa este tema te invitamos a informarte más sobreel mismo, porque hay muchísimas estrategias de gestión y control del riesgo y no podríamos incluirlas todas en este artículo.

Ratio de liquidez

La ratio de liquidez mide, como su nombre indica, la liquidez de una empresa, es decir, su habilidad para hacer frente a sus obligaciones financieras a corto plazo. Este término muestra la capacidad financiera de una compañía en un momento dado. Los datos que se utilizan para calcular las ratios de liquidez provienen del balance de situación, concretamente de los activos corriente y pasivo corriente. Hay diferentes fórmulas para calcularlo y, aunque todas ellas miden individualmente la liquidez de una empresa, es importante utilizarlas conjuntamente para realizar un buen análisis, ya que alguna puede estar sesgada debido a cómo esté estructurada la empresa. Por ejemplo, que tenga un gran inventario o no puede ser determinante.

Retorno de la inversión

También conocido como el ROI, el retorno de la inversión es un indicador que permite evaluar la rentabilidad de una inversión en base al capital destinado y al beneficio que se ha obtenido.

En el mundo del emprendimiento, también es el tiempo que tarda un emprendedor en recuperar su inversión inicial. Aquí es importante calcular el retorno cuando se afronta la compra de cualquier activo para la empresa. De esta manera podemos ver si a futuro nos saldrá a cuenta haber realizado esta inversión.

Margen de contribución

Cuanto mayor es el margen de contribución, mayor es la ganancia de la empresa. Este término es la diferencia entre lo que nos cuesta producir un producto o servicio y el precio al que lo ponemos a la venta.

Ya hemos mencionado el margen bruto y aunque ambos márgenes pueden parecer muy similares son dos indicadores de rentabilidad complementarios por su distinto alcance. El margen de contribución contempla sólo los gastos variables, pero, eso sí, todos (no sólo los de producción). Por otro lado, el bruto se refiere únicamente a los procesos industriales, incluyendo lo que se conoce como coste completo, que incluye los costes directos, variables y fijos de fabricación de un producto. Tener claras las diferencias entre estos conceptos nos será de gran ayuda a la hora de tomar decisiones financieras.

Apalancamiento

El apalancamiento es una estrategia utilizada para aumentar las ganancias de una inversión. Este tipo de estrategia consiste en usar créditos, costes fijos u otras herramientas de inversión para permitir multiplicar la rentabilidad final de esa inversión, ya sea positiva o negativamente. Tener un mayor grado de apalancamiento implica mayores riesgos. Así que, aunque se pueden aumentar mucho las ganancias, hacer uso de esta estrategia también puede hacernos aumentar considerablemente las pérdidas.

Punto de equilibrio

También conocido popularmente por su nombre en inglés: break-even point. Se trata del momento en que tu startup llega a un equilibrio en el que los costes igualan a los ingresos totales, un momento de beneficio cero, pero también pérdidas cero. Llegado este punto, el siguiente paso es convertir a tu empresa en rentable generando beneficios.

Calcular el punto de equilibrio es una de las maneras más sencillas de averiguar si tu startup es viable, ya que sabrás los gastos que tendrás y las ventas que necesitas realizar para cubrirlos. Será esencial contar con un plan económico a medio y largo plazo que nos ayude a alcanzar este punto de equilibrio y una proyección de mantenerlo y superarlo, generando así beneficios.

En definitiva, estos son solo algunos de los muchísimos conceptos que hay dentro de este gran mundo de las finanzas y lo ideal es que cada emprendedor se deje aconsejar por profesionales y se forme en educación financiera. Cuanto más asimile todos estos conceptos financieros, mayor será el análisis y la consecuente toma de decisiones informadas para poder emprender. En este artículo hemos seleccionado unos pocos, pero todos ellos juegan un papel importante en el emprendimiento empresarial. Nuestro consejo es: encuentra tiempo para entender las finanzas, ya que contar con una buena educación financiera será clave para prosperar con nuestros negocios.

Alejándonos un poco de las finanzas y centrándonos en el emprendimiento, en junio de 2021 participamos en el informe sobre el impacto de la COVID- 19 en el emprendimiento en España, a través del Observatorio MAPFRE de Finanzas Sostenibles y de la mano del Observatorio del Emprendimiento GEM España. El informe ofrece datos relevantes sobre el impacto de la crisis en el fenómeno emprendedor desde una triple perspectiva: de la población española en general, de la población que tiene empresa y desde la visión de un panel de expertos. También incide en cinco palancas de futuro para impulsar el espíritu emprendedor:

  • Mejorar el capital humano, principal determinante de la calidad y éxito de las iniciativas emprendedoras del futuro.
  • Mejorar la formación en materia emprendedora con métodos activos en todos los niveles y especialidades del sistema educativo.
  • Mejorar y aumentar la colaboración y transferencias de conocimientos de las universidades y las instituciones de investigación con las empresas.
  • Mejorar el marco regulatorio, la solidez, coordinación y eficacia de las instituciones, su agilidad para dar respuestas rápidas a los problemas cambiantes de la realidad económica y empresarial.
  • Mejorar el crecimiento y la escalabilidad de las iniciativas.

En MAPFRE, en los últimos tres años más de 30 startups han conseguido entrar en nuevos mercados a través del programa Insur_Space de MAPFRE Open Innovation. Ponemos a disposición de todos estos emprendedores todos los recursos de MAPFRE para crecer juntos en los países en los que operamos.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: