logo-mapfre
Madrid 1,882 EUR 0,02 (+1,29 %)
Madrid 1,882 EUR 0,02 (+1,29 %)

ECONOMÍA| 21.12.2022

 ¿Cómo convierte MAPFRE sus inmuebles en espacios verdes?

Thumbnail user

Según datos de Naciones Unidas, muy pronto habrá más de 8.000 millones de habitantes en el planeta. Las ciudades seguirán creciendo, pues el 60% de la población se concentrará en zonas urbanas. Las viviendas también se multiplicarán, y con ellas, la contaminación.

Cifras aportadas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21) celebrada en 2015 en París aseguran que el sector de la construcción comercial y residencial representa el 39% del CO2 emitido a la atmósfera, genera el 30% de los residuos sólidos y supone el 20% de la contaminación de las aguas.

Ante este panorama, surge la necesidad de diseñar edificaciones verdes, eficientes energéticamente y de bajo impacto ambiental. En MAPFRE, como parte de nuestro Plan Corporativo de Huella Ambiental 2021-2030, tenemos el objetivo de disponer de una cartera de inmuebles con certificación sostenible que, para 2030, suponga al menos el 50% de los metros cuadrados de los edificios en propiedad para uso de oficinas de más de 3.000 metros cuadrados sobre rasante. Para conseguirlo, priorizamos la adquisición y reformas integrales que cumplan con estos criterios. Por el momento, 14 de nuestros edificios (uno en alquiler y el resto en propiedad de MAPFRE) cuentan con certificación, la mayoría LEED (Leadership in Energy and Environmental Design). Esto representa el 35,5% de la cartera total, considerando que no computa el que está arrendado.

LEED es el sistema de clasificación de edificios ecológicos más utilizado en el mundo y ha sido creado por el U.S. Green Building Council. Para conseguir este reconocimiento se tiene en cuenta el consumo de energía y agua del edificio durante su vida útil, el impacto medioambiental de los materiales utilizados durante su construcción, la capacidad de generar energía in situ y la calidad del ambiente interior para sus habitantes. La certificación contempla cuatro niveles de calificación: Certified, Silver, Gold o Platinum. MAPFRE cuenta con dos edificios en la categoría más alta y ocho en la segunda. Además, hay otros dos inmuebles en España que, a lo largo del primer trimestre de 2023, posiblemente obtengan el grado gold.

En 2019 el conjunto de oficinas que se encuentran en el número 40 de la avenida General Perón, en Madrid, consiguió la calificación gold tras una serie de reformas en las que se sustituyó toda la instalación de climatización y ventilación por un sistema energéticamente más eficiente, se incorporaron puntos de carga para vehículos eléctricos, mejor tecnología en los ascensores y se sustituyeron todos los grifos e inodoros para optimizar el consumo de agua. En total, se modernizaron 20.500 metros cuadrados de superficie sobre rasante distribuidas en siete plantas, dos de ellas de parking. Todo un símbolo del centro financiero Azca.

Aún más reciente, en julio de 2021, el edificio ubicado en el número 30 de avenida Bruselas, en Alcobendas, consiguió el certificado Leed platino tras una serie de obras similares a las de Perón e instalando paneles fotovoltaicos para consumo eléctrico propio. Las oficinas, en pleno corazón del parque empresarial Arroyo de la Vega, suman casi 7.000 metros cuadrados a la cartera de inmuebles sostenibles de MAPFRE. Ambos edificios, el de General Perón y Bruselas, eran propiedad exclusiva del Grupo cuando adquirieron la certificación y no figuraban en ningún fondo. No obstante, hoy en día están dentro de fondos de inversión inmobiliarios en los que participa la compañía, y es esta la que realiza su gestión.

Las nuevas tecnologías juegan un rol fundamental en el desarrollo de los edificios sostenibles. Según indican en MAPFRE Inmuebles, actualmente todo se gestiona mediante nuevos sistemas y software: los diseños, materiales de construcción, equipamientos e instalación y medición de consumos. Esto, junto al suministro de energías verdes, está provocando la transformación sostenible de la edificación. Actualmente, la compañía utiliza energía procedente de fuentes 100% renovables en España, Portugal y Alemania, y este año ha instalado 4.700 paneles en la sede social en Madrid, que permitirán evitar la emisión a la atmósfera de 740 toneladas de CO2 anualmente.

Beneficios

El diseño de edificaciones verdes tiene beneficios económicos y reputacionales. Con las acciones vinculadas a la obtención de la certificación LEED, por ejemplo, se reduce entre un 30% y un 70% el uso de energía, del 30% al 50% el agua y un 35% las emisiones de CO2. Esta eficiencia energética no solo permite un ahorro, también supone un repunte del valor de arrendamiento y de venta. Por otra parte, cada inmueble sostenible pone de manifiesto el compromiso que tiene la compañía con la salud del planeta, y la certificación brinda un reconocimiento a nivel mundial.

En un sector como el de la construcción en el que los estándares de calidad son sumamente variables, con el desarrollo de un proceso de Certificación LEED, el proyecto se asegura de cumplir con unos estrictos criterios internacionales de calidad constructiva que garantizarán la sostenibilidad, salud y bienestar del proyecto. En la tarea participa el equipo multidisciplinario de MAPFRE Inmuebles. Nuestros arquitectos, ingenieros, economistas y abogados definen los proyectos que hacemos en cada edificio, previendo que el activo se revalorice e incluya el componente ESG.

En concordancia con nuestro compromiso, desde MAPFRE Inmuebles se están llevando a cabo nuevos estudios de viabilidad para la obtención de certificaciones “cero emisiones” (net zero) en futuros proyectos, así como la evaluación de las tendencias del mercado inmobiliario con respecto a los criterios ESG, como pueden ser las cláusulas verdes en los contratos de arrendamientos.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: