Madrid 1,8255 EUR 0,02 (0,91 %)
ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

CORPORATIVO| 25.10.2021

“La inspiración me viene de ayudar a un enfermo a regresar sano y salvo con su familia”

Thumbnail user
Wellington José Gomes Alves (Brasil) jamás perdió la confianza en que su futuro podría cambiar. De adolescente, cortaba caña junto a su padre, pero los estudios y su esfuerzo personal le permitieron convertirse en médico. Es uno de los protagonistas de nuestra campaña “Confiamos en ti, ¿y tú?”, donde como él otros cinco personajes excepcionales alcanzaron sus metas gracias al apoyo incondicional de los que les rodean: sus figuras de confianza.

¿Cómo te transmitieron tus padres esa confianza y afán por el estudio para poder luchar por un futuro mejor?

A través de la palabra. Ni siquiera tenían ningún tipo de estudio. Ambos eran analfabetos, pero decían que había que estudiar y cambiar de vida. Y así nació el deseo, no solo de cambiar mi vida, sino también la suya.

¿Cómo fue tu infancia llena de sacrificio, en la que el juego se entremezclaba con el trabajo físico? 

Cuando era niño teníamos muchas dificultades en casa. Así que tuve que, como hijo mayor, ayudar a mis padres con algunas actividades como pescar, buscar fruta en el monte, raíces para comer con el pescado y también tuve que cortar caña con mi padre para sacar dinero y poder pagar mi inscripción a los exámenes. 

¿A qué pruebas se sometió tu confianza hasta convertirte en un médico excelente al servicio de los demás?

Cuando obtuve la beca y tuve que mudarme a una gran ciudad, no había forma de pescar o de encontrar fruta en el bosque. Mi padre no podía enviarme dinero, mi madre ya había fallecido, pero le había hecho una promesa. Entonces, aunque a veces pasé hambre o tuve que dormir en el suelo, pedir el favor de quedarme en la casa de algún familiar o caminar largas distancias para ir a estudiar, nunca pensé en rendirme. Porque siempre creí que pasaría lo mejor. Todo esfuerzo se ve recompensado.

 

¿Qué le dirías a una persona con escasos recursos que quisiera transformar su vida?                                                            

Que no desista. La vida es una caja llena de sorpresas. Y cuando existe determinación, siempre hay alguien que se acerca a uno. A la gente le gusta ayudar a quienes realmente quieren ser ayudados. Algunos profesores, al ver mis esfuerzos y darse cuenta de que no almorzaba, empezaron a traerme comida, otro me ofreció una bolsa llena de alimentos, el director me dio un colchón para que pudiera dormir… Así que tú, no te rindas: siempre hay solución.

 

 

En un momento en el que la ciencia y la entrega de los sanitarios ha sido crucial en todo el mundo, ¿qué te inspira tu profesión?

Me inspira todavía más a ayudar a los demás. Miro a cada paciente como si fuera un miembro de mi familia. Ayudo con lo mejor que tengo, como me gustaría que me ayudaran. La salud pública en mi país siempre ha sido descartada, pero hay grandes profesionales y eso es lo que marca la diferencia en el servicio. La inspiración viene de ayudar a salvar una vida y de poder ayudar a ese enfermo a regresar sano y salvo con su familia.