Madrid 1,7655 EUR 0,02 (0,97 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

TRANSFORMACIÓN| 10.03.2021

¿Cuáles son las tecnologías que cambiarán nuestras vidas en el 2021?

 

Thumbnail user

Todos los años obtenemos propuestas de los gurús del sector acerca de las tendencias tecnológicas que no podemos perder de vista. ¿Cuáles serán las de este año?

El mundo se ha paralizado con la pandemia de COVID-19. Quizá por ello, las tecnologías que están llamadas a cambiar nuestras vidas en 2021 no son grandes lanzamientos de espectaculares acabados, sino tecnologías basadas en software y productos de internet que hacen más fáciles nuestras experiencias online.

Esto es lo que sostiene Brian X. Chen. Además, apunta que mucha tecnología que había sido ignorada o menospreciada en 2020 cobró más importancia. Pongamos el caso de Zoom, la aplicación para videollamadas que, de acuerdo con Business of Apps, pasó de tener alrededor de 10 millones de usuarios en 2019, a más de 300 millones en abril de 2020.

Tal ha sido la repercusión global de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, que todas las tecnologías que son tendencia hoy prácticamente se implantaron en 2020 y lo que vendrá será una extensión de ello. Pero, ¿cuáles son estas tecnologías que han cambiado nuestras vidas?

La pandemia nos ha hecho más prácticos 

Y nos ha hecho más digitales: no solo en el contexto particular de los hogares, sino en el de las empresas. La transformación digital, ese hito que toda compañía quiere conseguir, ha sido acelerada al máximo tras el impacto de la COVID-19. En un estudio de McKinsey & Company se refleja que los consumidores encuestados “tienen tres veces más probabilidades, ahora que antes de la crisis, de decir que al menos el 80 por ciento de sus interacciones con los clientes son de naturaleza digital”.

Esa aceleración de los procesos se debe, en parte, a que muchos servicios que estaban a nuestro alcance se han tornado en necesidades durante la pandemia, especialmente durante los confinamientos más severos. Brian X. Chen señala que el creciente miedo a gérmenes, bacterias y virus, ha potenciado la interacción con el mundo virtual en sustitución del real. El contacto físico por el contacto digital. Por eso pagamos con herramientas contactless en el supermercado.

En este panorama austero hay que incluir que, a pesar de que las tecnologías que hoy comentamos han crecido exponencialmente, la innovación en general ha sufrido un duro golpe. Como apunta un análisis de Wharton Business School, la productividad se ha mantenido alta, pero la innovación se ha ralentizado. Aunque subrayan los métodos para recuperar este vacío, apuntan a que las grandes compañías evitan riesgos durante tiempos convulsos y reducen presupuestos e inversión.

Tendencias tecnológicas para 2021

Por lo tanto, utilizamos las cuatro categorías que Brian X. Chen destaca, que aúnan y engloban las tendencias tecnológicas adoptadas por el efecto social de la pandemia:

Tecnología que reemplaza nuestras tiendas: por ejemplo, los chatbots, apps que utilizan la inteligencia artificial (IA) y que están representadas en ventanas emergentes de conversación que el usuario puede usar como recurso de atención al cliente. También la realidad aumentada en el sector retail, por ejemplo, para visualizar cómo nos quedaría una prenda con la única ayuda de la cámara de nuestro smartphone (y desde casa).

Una WiFi más inteligente: la falta de buenas conexiones es lo que ha lastrado, por ejemplo, la extensión del teletrabajo en zonas rurales. Pero lo más importante es que la oferta de internet sea acorde con la demanda incrementada. El estándar WiFi 6 será introducido este año 2021 a través de una nueva generación de routers y, aunque no mejorará la velocidad, sí lo hará en cuanto a eficiencia, al permitir más dispositivos conectados a la banda ancha.

Tecnología que evita el contacto: ya hemos mencionado que, por razones de seguridad, se han reducido al mínimo las necesidades del pago al contado y favorecido nuevos recursos sin contacto. Brian X. Chen apunta a la tecnología Ultra-Wide Band como una tendencia en 2021: posible sustituto del Bluetooth, que podrá permitir el arranque de un coche por la aproximación del conductor, o la apertura inteligente de la puerta de casa al llegar sus dueños.

Tecnología que “virtualiza” entornos: ya sabemos que podemos teletrabajar y hacer reuniones en Zoom. Que podemos seguir clases de Yoga en YouTube o en aplicaciones de El futuro, dicen los expertos, pasa por hacer estas experiencias en Realidad Virtual (VR) o Realidad Aumentada (AR). Facebook y Microsoft han propuesto sus alternativas para reuniones virtuales en VR; mientras que Amazon y Apple ofrecen sus sistemas de rastreo de actividad para ejercitarse en casa.

Disrupción fuera de la pandemia

Hasta ahora hemos visto una versión sobre estas tendencias tecnológicas, íntimamente relacionadas con el “efecto pandemia”. Sin embargo, mirando más allá de esta relación estrecha, se presenta una visión más completa en la que se incluyen otras tecnologías que no están directamente conectadas a este contexto global.

Por un lado, destaca la implementación del 5G, especialmente porque pronto empezaremos a notar su despliegue. Será uno de los grandes protagonistas tecnológicos no por lo que supone en aumento de velocidad, conectividad, seguridad en la telefonía móvil, sino porque posibilitará la aparición de dispositivos conectados más potentes. Desgraciadamente, sabemos que Europa ha de ponerse las pilas si no quiere quedarse atrás en el despliegue del 5G.

Otras de las propuestas analizadas para las tendencias de 2021 incluyen tecnologías más especializadas para la empresa, como son los nuevos avances en IA y procesamiento del lenguaje, o nuevos modelos de predicción de datos en el sector Big Data.

Para cerrar, destacamos el edge computing, un nuevo paradigma de computación como siguiente paso del cloud computing. Hoy, cuando guardamos nuestros datos en la nube, se centralizan en los grandes del almacenamiento en cloud: Amazon, Microsoft, Google e IBM. Esto reduce la latencia y la eficiencia, pues cada vez hay más dispositivos conectados y recurriendo a la nube.

Sin embargo, el edge computing permite que los datos de muchos dispositivos del Internet de las Cosas (IoT) sean procesados en la misma fuente que los genera o tan cerca como sea posible. El futuro pasa por esta nueva computación: “edge computing es la computación que se realiza en la fuente de los datos o cerca de ella, en lugar de depender de la nube en uno de una docena de centros de datos para hacer todo el trabajo. No significa que la nube desaparecerá. Significa que la nube se acerca a ti.”