logo-mapfre
Madrid 1,882 EUR 0,02 (+1,29 %)
Madrid 1,882 EUR 0,02 (+1,29 %)

SOSTENIBILIDAD| 25.01.2023

El impacto de las entidades financieras en los aspectos sociales de la sostenibilidad

Thumbnail user

En las últimas dos décadas hemos vivido momentos convulsos, con una sucesión de crisis que han tenido un gran impacto tanto en el medio ambiente (aceleración del calentamiento global y cambio climático) como en la economía y sociedad (crisis de 2008) y en la salud de la población mundial (pandemia COVID-19). Este contexto de crisis sucesivas ha tenido impacto sobre todo el mundo, pero con mayor énfasis en la población más vulnerable.

Esta situación no sólo ha tenido los efectos negativos evidentes, también hemos visto una respuesta tanto de la sociedad como de las empresas y del sector financiero en busca de soluciones. Cambios en hábitos, en actitudes, en modelos de gestión y en patrones de consumo, con tendencias más responsables y sostenibles. Las empresas en general, y las entidades financieras en concreto, han respondido con cambios que han impactado en los aspectos sociales de la sostenibilidad.

¿Qué son las finanzas sostenibles?

Las finanzas sostenibles implican que, en el proceso de toma de decisiones de inversión, se tengan en cuenta los factores medioambientales, sociales y de buen gobierno. Todos estos criterios se conocen como criterios ESG, que ya conocimos en el anterior artículo.

Tras el Acuerdo de París sobre el cambio climático y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible en 2015, se han desarrollado diversas iniciativas regulatorias con el fin de integrar las consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza en la toma de decisiones de inversión, con el objetivo de conseguir una transición hacia una economía baja en emisiones de carbono, más eficiente en el uso de los recursos y más justa y sostenible. En este sentido, el sector financiero también desempeña un papel clave sobre la financiación de proyectos que incidan en los criterios sociales de estos acuerdos.

El papel de las entidades financieras como protagonistas en la sostenibilidad

El sector financiero es un actor clave en el camino a la sostenibilidad ya sea de manera indirecta apoyando la estructuración de proyectos, o directa a través de los productos sostenibles que ofrece, financiando así energías renovables, eficiencia energética y, más concretamente, en apoyar proyectos sociales como pymes dirigidas por mujeres, lucha contra la pobreza extrema, apoyo de la empleabilidad, microcréditos a proyectos sociales, solidaridad y voluntariado, etc.

Cada vez hay más conciencia de parte de las instituciones financieras sobre el relevante rol que tienen como intermediarios para canalizar recursos hacia un desarrollo y crecimiento más justo, inclusivo y sostenible. Además, los riesgos reputacionales son crecientes debido a una opinión pública que tiende a valorar negativamente proyectos de alto riesgo para el medio ambiente o las comunidades.

La Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI) presentó ya en 2012 un marco de acción de referencia de desarrollo de finanzas sostenibles que ha ido evolucionando y cuyo objetivo es alinear la financiación privada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, tanto medioambientales como sociales. Esta iniciativa insta a sus signatarios a seguir una serie de principios, entre los que destacan:

Alrededor del 80% de la industria de la inversión se ha comprometido con los Principios para la Inversión Responsable, mientras que 260 bancos, que representan US$ 70 billones en activos han firmado los Principios para la Banca Responsable.

En el sector asegurador 138 compañías han firmado los acuerdos, MAPFRE entre ellas, quien además cuenta con la participación de Fundación MAPFRE para hacer realidad el apoyo a proyectos con alto impacto social positivo.

Productos financieros sostenibles y con impacto social

La ISR es la inversión socialmente responsable, que se basa en criterios ESG para crear valor sostenible a medio y largo plazo para el cliente y, además, tener un impacto positivo en la sociedad y en el entorno. En este contexto, existen los Fondos de inversión que siguen estos principios.

Entre las entidades financieras que siguen estos principios, surgió la banca ética, que es aquella que añade criterios y directrices de transparencia, sostenibilidad y justicia social a los clásicos de financieros de la banca como la rentabilidad y el crecimiento. Estas entidades son clave en la financiación de proyectos sociales a través de diferentes herramientas financieras.

Una de estas herramientas con gran impacto social son las microfinanzas, y uno de sus productos más conocidos, los microcréditos. Las microfinanzas son todas aquellas herramientas y productos (seguros, inversión, ahorro, crédito…) destinados a hacer accesibles las finanzas a grupos de población vulnerables y de renta baja. Este grupo de población no puede acceder a los productos estándar por falta de avales, propiedades u otros así que las microfinanzas hacen posible el despegue de proyectos o la cobertura social en segmentos de la población que, de otra manera, no podrían tenerlo.

El papel de MAPFRE en el aspecto social de las finanzas sostenibles

MAPFRE se adhirió en 2017 a los Principios de Inversión Responsable de la Organización de Naciones Unidas (PRI). Este compromiso reafirmó el que la compañía asumió en 2004 con el desarrollo sostenible, mediante su adhesión al Pacto Mundial de la Organización de Naciones Unidas y, posteriormente, con su adhesión en 2012 a los Principios para la Sostenibilidad del Seguro (PSI). Estos compromisos y principios se recogen en el marco de actuación en inversión socialmente responsable.

Concretamente en el ámbito social, MAPFRE diseña, y pone al alcance de todos, productos aseguradores o servicios dirigidos a cubrir de manera específica las necesidades básicas de la población, productos o servicios relacionados con la protección de la vida, la salud y educación en comunidades desfavorecidas y/o colectivos de bajos ingresos (salarios mínimos o menos), así́ como aspectos relacionados con la protección de los derechos humanos, la no discriminación, la inclusión y la diversidad.

MAPFRE AM es la encargada de aplicar los principios de inversión socialmente responsable y cuenta con dos fondos específicos:

  • Inclusión responsable

Invertimos en empresas comprometidas con la inclusión de personas con discapacidad y combinamos la búsqueda de rentabilidad financiera con promover una mejora en la sociedad. Este fondo ha sido incluido en el informe del Pacto Mundial de Naciones Unidas de 2019 como ejemplo de buenas prácticas.

  • Capital responsable

Destinado a favorecer aquellas compañías y entidades que tienen una estrategia volcada en el seguimiento de criterios ESG.

Desde MAPFRE queremos cumplir con la parte que nos toca con estas acciones, productos y compromisos, para contribuir en los aspectos sociales en los que las entidades financieras y compañías aseguradoras pueden tener un impacto y crear un futuro más sostenible y justo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: