logo-mapfre
Madrid 1,867 EUR 0,01 (0,38 %)
Madrid 1,867 EUR 0,01 (0,38 %)
SEGUROS| 03.11.2022

Los siete riesgos que amenazan la economía mundial

Thumbnail user
Aún quedan obstáculos por vencer en 2022; los más peligrosos: la sostenibilidad de la deuda global y el estallido de una crisis geopolítica. Sin embargo, no son los únicos. El ultimo informe Panorama de MAPFRE Economics contempla un total de siete riesgos para el crecimiento económico. De ellos depende que el PIB global crezca un 2,7 % en 2023 o se produzca una recesión sin espacio fiscal suficiente para resolverlo.
Del lado económico lo más preocupante es la deuda. Los analistas consideran que su sostenibilidad se deteriora con rapidez, en un contexto en el que los bancos centrales buscan controlar la inflación a costa de endurecer su política monetaria. Los tipos históricamente bajos y la compra sostenida de activos financieros por parte del BCE o la FED permitían mantener los niveles de endeudamiento, pero las actuales subidas han “evidenciado los desequilibrios acumulados en los países desarrollados y en ciertas economías emergentes, lo que sumado a la fortaleza del dólar podría materializarse en un importante riesgo de impago”.

El mapa de riesgos también contempla la persistencia del ciclo inflacionario. En este año, el alza en los precios ha golpeado el poder adquisitivo de los consumidores, lo que a su vez ha impulsado demandas salariales que podrían reforzar efectos de segunda ronda. Por si fuera poco, cada vez hay más categorías afectadas por la inflación subyacente debido, entre otras cosas, a las disrupciones en las cadenas de suministro ocasionadas por la guerra en Ucrania.

La prolongación de las tasas de inflación en el mediano plazo, combinado con un deterioro de las cuentas públicas, podría desembocar en lo que los analistas denominan “eventos de dominancia fiscal”, es decir, que los bancos centrales se desvíen de sus objetivos. De manera adicional, las consecuencias del rápido cambio en los tipos de interés y de la reducción de balance de las principales autoridades monetarias pueden generar movimientos desordenados en los mercados financieros.

Los peligros no solo proceden del terreno económico. En lo político, ha aumentado la preocupación de que estalle una crisis geopolítica. Por un lado, la guerra entre Rusia y Ucrania parece que se prolongará en el tiempo, lo que aumenta las posibilidades de que se incorporen nuevos actores al conflicto. En paralelo, la UE se enfrenta a una posible escasez de gas debido a los bloqueos en los gasoductos de Nord Stream. En el Medio Oriente persiste el riesgo de una nueva primavera árabe a consecuencia de la escasez de alimentos. En Asia, las pruebas armamentistas de Corea y la guerra comercial entre China y Estados Unidos aumentan la tensión en la región.

Asimismo, la crisis soberano-financiera del gigante asiático es un factor de preocupación. De acuerdo con el informe, la política de covid cero implementada por el presidente Xi ha deteriorado tanto la confianza del consumidor como la demanda externa, acumulando incertidumbre de cara al próximo invierno y redefiniendo el papel de la industria china en las cadenas globales de suministro. Además, las huelgas de los deudores hipotecarios están deteriorando las perspectivas del sector y se mantiene el riesgo de que el país desencadene una crisis de deuda que podría contagiar a todo el sistema financiero.

Más allá de los problemas regionales, hay dos riesgos más a los que se enfrenta todo el planeta: el cambio climático y el rebrote de la covid-19. En el primer caso se observa que la guerra en Ucrania ha acelerado la necesidad de formular políticas integradas a nivel global que combatan el riesgo climático y las disrupciones en el marco energético. En el segundo caso, existen dudas sobre la cantidad de suministros existentes en caso de repunte o aparición de una nueva variante.

Top 7 de riesgos para la economía global

Gobernanza y crisis geopolítica

  • Posible incorporación de nuevos actores en la guerra de Ucrania.
  • En Europa hay dudas sobre el suministro de gas y el diseño de los estímulos fiscales.
  • Se mantiene la tensión en Asia por Taiwán y las pruebas armamentistas de Corea.
  • Riesgo en Medio Oriente a una nueva primavera árabe por la escasez de alimentos.
  • Movimientos políticos en América Latina.

Deuda global

  • Los mercados emergentes han registrado un incremento de la deuda debido a la depreciación de las monedas frente al dólar.
  • El aumento de los tipos de interés genera dudas sobre la sostenibilidad de la deuda.

Política económica restrictiva

  • Una alta inflación persistente conllevaría una política económica más restrictiva.
  • Riesgo de ‘dominancia fiscal’ (que los bancos centrales se desvíen de sus objetivos), agravado por la falta de liquidez.

Crisis soberano-financiera en China

  • Deterioro en la confianza del consumidor y en la demanda externa debido a la política de covid cero.
  • Las huelgas de los deudores hipotecarios y la inacción de las autoridades frenan el sector inmobiliario.
  • Temor por la guerra comercial con EE.UU. y la disputa por la independencia de Taiwán.
  • Riesgo de desencadenar una crisis de deuda con potencial de contagio.

Cambio climático

  • La guerra en Ucrania ha acelerado la necesidad de formular políticas integradas a nivel global que combatan el riesgo climático y las disrupciones en el marco energético.

Alta inflación

  • Las altas tasas de inflación están lastrando el gasto del consumidor.
  • Las demandas salariales están reforzando los efectos de segunda ronda.
  • Aumentan los sectores afectados por la inflación subyacente.

Repunte de covid-19

  • Posible aparición de una nueva variante.
  • Dudas sobre la cantidad de suministros existentes en caso de repunte.
  • Reducción de la inmunidad vacunal.

Repunte de covid-19

  • Posible aparición de una nueva variante.
  • Dudas sobre la cantidad de suministros existentes en caso de repunte.
  • Reducción de la inmunidad vacunal.