Junta General Ordinaria 2024

MAPFRE
Madrid 1,962 EUR 0,01 (0,62 %)
Madrid 1,962 EUR 0,01 (0,62 %)

SEGUROS| 28.11.2023

Coches eléctricos en invierno: aumentar la autonomía con frío

Thumbnail user

Probablemente, todos los conductores de coches eléctricos han experimentado ya que la autonomía se reduce con las heladas. Según los estudios, la autonomía puede reducirse más de un 30 %, pero esto varía mucho según el modelo. El tiempo de carga de la batería también puede aumentar en invierno. Verti Versicherung AG ofrece consejos para aumentar la autonomía de los coches eléctricos en invierno.

Las temperaturas bajo cero afectan directamente a la batería y, por tanto, a la autonomía de los vehículos eléctricos. La razón número uno del aumento del consumo en invierno es la calefacción de las baterías de los coches eléctricos: «A diferencia de lo que ocurre en un vehículo con motor de combustión, donde el llamado calor residual del motor contribuye a la potencia de calefacción, la electricidad de la batería debe utilizarse para calentar el calefactor del coche eléctrico. Además, las baterías de iones de litio, entre las que se encuentran las de los coches eléctricos, prefieren temperaturas suaves, de entre 15 y 25 grados», explica el experto en vehículos y seguros Alexander Held. 

En este intervalo, la electroquímica funciona mejor y la batería puede desarrollar toda su capacidad energética. Si las temperaturas bajan bruscamente en invierno y el coche eléctrico está aparcado en el exterior, la conductividad de la batería se reduce, lo que hace que pierda capacidad y voltaje y tenga que utilizar más energía para ofrecer su rendimiento habitual. La mayoría de los fabricantes han aislado las baterías de los coches eléctricos para que al menos no se enfríen del todo.

Aparcar en el garaje protege la batería

«Para proteger aún más la batería de tu coche eléctrico cuando hace frío, debes encender la calefacción poco antes de iniciar el viaje. Mientras el coche siga conectado al cable de carga, la energía no se extrae de la batería, sino directamente de la toma», explica Alexander Held. La mayoría de los coches eléctricos ya pueden precalentarse cómodamente mediante una aplicación. Esto no solo tiene la ventaja de que la batería del vehículo está completamente cargada cuando comienza el viaje, sino que el calefactor también calienta la batería para que no pierda capacidad. «Si tienes la opción de aparcar tu coche eléctrico en el garaje, también acortarás los tiempos de carga y forzarás menos la batería», añade Alexander Held.

Otra forma de ahorrar energía en invierno es instalar una bomba de calor en el coche eléctrico: muchos modelos nuevos están equipados con una, pero también pueden instalarse posteriormente. «El calor residual no puede compararse con el de un motor de combustión, pero en combinación con el calefactor de la batería del coche, también garantiza temperaturas agradables y además reduce el consumo de electricidad».

Reducir el consumo durante la conducción

Incluso sin bomba de calor ni garaje, hay algunas formas de reducir el consumo de energía. Por ejemplo, muchos coches eléctricos ya cuentan con el llamado modo eco, que se centra en la máxima eficiencia en términos de gestión de la energía. En este modo, el motor transfiere menos potencia a las ruedas. Esto no solo tiene un efecto positivo en la autonomía, sino también en la seguridad. 

Además, al igual que con los motores de combustión, la conducción preventiva ahorra energía: esto incluye mantener una distancia suficiente con los vehículos que circulan por delante para evitar frenazos bruscos. La aceleración suave también ayuda a ahorrar energía y a proteger la batería. Además, no debe transportarse peso innecesario en el maletero ni en el techo y debe prestarse atención a la presión de los neumáticos. «A menudo, los fabricantes solo especifican la presión mínima. Un aumento de 0,2 bar apenas se nota en términos de confort de conducción, pero reduce el consumo de combustible sin comprometer la seguridad», explica Alexander Held y añade: «Por supuesto, los esfuerzos por ahorrar dinero nunca deben ir en detrimento de la seguridad».

Sin miedo a los atascos

Para muchos conductores de coches eléctricos, la idea de verse atrapados en un atasco a temperaturas bajo cero sigue siendo una pesadilla. Sin embargo, las pruebas han demostrado que los coches eléctricos pueden aguantar varias horas en atascos incluso con un frío glacial sin que los ocupantes se congelen. «Por supuesto, la duración y el consumo de energía dependen de varios factores, como la capacidad de la batería y su estado de carga», dice Alexander Held. También puede ayudar apagar la calefacción de las ventanillas delanteras y traseras y los limpiaparabrisas y cambiar la calefacción clásica por la de los asientos y el volante, ya que calientan de forma mucho más eficaz. Sin embargo, esto no suele ser necesario: «En definitiva, es como un motor de combustión, que también consume más en invierno: simplemente debes acostumbrarte a no conducir con la batería o el depósito casi vacíos a temperaturas bajo cero para poder contar con suficiente margen para situaciones inesperadas».

No es diferente de un motor de combustión: si el coche se avería, el servicio de asistencia en carretera o el servicio de movilidad del fabricante te proporcionarán asistencia. Es fácil contratar una cobertura de averías adecuada y, a menudo, puedes añadirla directamente a tu seguro de coche. Los vehículos eléctricos asegurados con Verti que tengan una tarifa e-car con carta de cobertura se remolcan gratuitamente si las baterías se descargan y se llevan al taller más cercano o, si se desea, al punto de recarga más cercano.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: