ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

SALUD| 15.01.2021

Los retos del confinamiento y el teletrabajo en la salud mental

Thumbnail user

Mantener la moral y la salud mental de los empleados mientras perduran las restricciones a la movilidad impuestas por la pandemia, y ahora también por el temporal de nieve, se ha convertido en una de las principales preocupaciones de las organizaciones empresariales. 

La publicación británica Insider Engage descubre en el siguiente reportaje algunas de las soluciones creativas que las empresas han estado explorando para mantener a su gente motivada y feliz. El artículo recoge el testimonio de Eva Rodríguez, Subdirectora de Diversidad, Salud y Bienestar de MAPFRE.

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, muchas empresas han mantenido su responsabilidad de cuidar a los empleados animándoles a separar la oficina del hogar ya sea para acompañar a los niños al parque, sacar a sus mascotas, dar un paseo, hacer ejercicio o montar en bicicleta.

Eva Rodríguez“Se prevé que largos periodos de encierro provoquen problemas psicosociales y ergonómicos”, resume Eva Rodríguez, subdirectora de Diversidad y Bienestar del Área de Personas y Organización de MAPFRE. La compañía, consciente del impacto de la situación en el bienestar de los empleados, inmediatamente dispuso e implementó planes de contingencia.

“Dada la preocupación de MAPFRE desde el principio, nuestros empleados no han tenido problemas importantes más allá de la lógica dificultad de conciliar trabajo y cuidado familiar durante el confinamiento, especialmente cuando se trata de niños pequeños o familiares dependientes”, explicó Rodríguez a la revista.

Los empleadores deberán ser conscientes de algunos de los efectos a largo plazo de la situación, no solo en el entorno de trabajo sino en el sentido social más amplio. “Está durando mucho más de lo esperado”, admite Eva Rodríguez, quien destaca el mayor riesgo para la población en edad de trabajar de “ansiedad, depresión y estrés por la incertidumbre”.

La experta sugiere que la forma más eficaz de reducir ese riesgo es crear un entorno “tan cercano a lo normal como sea posible”, sin dejar de respetar las medidas de seguridad y salud necesarias. El artículo recoge un decálogo completo de lecciones aprendidas durante los últimos meses:

  1. Los empleadores han reconocido que trabajar desde casa no equivale a no trabajar.
  2. Se debe gestionar cuidadosamente las horas de trabajo a distancia para minimizar la sensación de agotamiento.
  3. Respeto a los compromisos no laborales de otros colegas dentro de las rotaciones.
  4. Mayor flexibilidad, especialmente en invierno, para facilitar el ejercicio físico.
  5. Una comunicación constante y variada es clave para mantener la motivación y el compromiso.
  6. Reabrir las oficinas, opción beneficiosa para quienes carecen de una situación propicia en el hogar para el trabajo remoto.
  7. Los eventos sociales y las redes virtuales son cruciales para conectar y mantener el espíritu de equipo.
  8. Recursos de bienestar en línea, programas de atención y oportunidades de voluntariado pueden fomentar el bienestar y propósito de los empleados.
  9. La formación online y esquemas de tutoría son importantes para el empleado y aumentan el atractivo de las empresas.
  10. Es probable que las políticas de bienestar y flexibilidad laboral se conviertan en un elemento fijo para la mayoría de las empresas.

La información apunta a que en el período previo a las fiestas y en este primer trimestre de 2021 los desafíos relacionados con mantener a los empleados motivados y cuidar su salud mental han variado drásticamente.

Accede aquí al artículo completo.