ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

M

ECONOMÍA| 11.01.2020

MAPFRE Economics prevé un repunte de la economía mundial del 4,5% este año y en 2022

Thumbnail user

MAPFRE Economics, el Servicio de Estudios de MAPFRE, cree que la economía mundial, para la que esperan un repunte del 4,5% de media en 2021 y 2022, volverá a la normalidad a mediados del tercer trimestre de este año y que, en su conjunto, el mundo recuperará lo perdido en la crisis a mediados de 2022. Eso sí, con grandes diferencias regionales. Así consta en el informe Panorama económico y sectorial 2021: perspectivas hacia el primer trimestre, elaborado por MAPFRE Economics y publicado por Fundación MAPFRE. “La recuperación del nivel del PIB de 2019 llegará antes en los países que mayor soporte de rentas han tenido a lo largo de 2020 y 2021. EEUU sale el primero, seguido de Brasil. El resto de regiones o países -la UE, Latam y España- van mucho más a la zaga condicionados por su estructura productiva y la naturaleza de los estímulos recibidos”, señalan los expertos.

• El PIB global no recuperará lo perdido en la crisis del Covid hasta mediados de 2022

• El Servicio de Estudios de MAPFRE cree que Estados Unidos y Brasil serán los primeros países en recuperar los niveles de PIB previos a la pandemia

• Los economistas alertan sobre el fuerte endeudamiento mundial, con un nivel récord de la ratio de deuda sobre PIB en el 356%

Latinoamérica ha sido la región más afectada por el Covid, debido tanto a la tibieza de la respuesta económica (escaso espacio fiscal) como por la escasa preparación sanitaria y por los desequilibrios y vulnerabilidades existentes (escaso ahorro, vulnerabilidad externa, dependencia del ciclo de materias primas y del sector turístico). “Ha sufrido un deterioro permanente de las expectativas de crecimiento, desde el 3% que proponíamos hace un año hasta el -8,1% previsto para 2020”, señalan en el informe. “La pobreza se ha disparado desde el 23% al 30% de la población, han quebrado casi 3 millones de Pymes y se han perdido casi 9 millones de empleos. El crecimiento per cápita de América Latina se había estancado desde 2015 y, tras la crisis actual, se espera que la renta per cápita recupere el nivel de 2015 en 2025, es decir, la crisis del Covid-19 habrá terminado de configurar una nueva década perdida para la región”, añaden.

Brasil es el segundo país que antes se recupera en el escenario central que maneja el Servicio de Estudios, dada la relativa laxitud de sus medidas en el calor de los contagios y porque las medidas, como en Estados Unidos, han tenido un fuerte componente de transferencia de rentas en el inicio de la crisis (la renta disponible de hecho creció en EEUU pese a la caída del PIB). De cara al 2021, una de las cuestiones importantes es la continuidad de las ayudas de emergencia llamadas ‘Coronavoucher’ y que son insostenibles desde el punto de vista fiscal, con lo que el equipo de Bolsonaro tendrá que encontrar la fórmula para evitar una interrupción abrupta que cause gran impacto en la economía. Con ello, MAPFRE Economics espera que el PIB repunte un 3,2% este año, tras una caída estimada del 4,7% en 2020, y que lo haga un 2,7% en 2022.

En el caso de México, los economistas parten de la hipótesis de que se van a recuperar las exportaciones y parte de la inversión, lo que darán un impulso al PIB del 3,4% este año y del 2% en 2022. “Los riesgos a la baja para la economía de México se concentran principalmente en una demora en solucionar la pandemia, y el consecuente impacto en el consumo, así como la pequeña dimensión del paquete de ayudas públicas puesto en marcha, que mermará la recuperación”, explican. “Asimismo, la recuperación de su contexto exterior, especialmente de EEUU, y el repunte de los precios del petróleo serán clave. El riesgo de que la inversión tarde en recuperarse también hay que tenerlo en cuenta, dado que desde 2019 ya se estaba reduciendo”, añaden.

Estados Unidos y la eurozona

Para Estados Unidos, economía que, según MAPFRE Economics, recuperará los niveles de PIB previos a la pandemia ya a finales de este año, esperan un crecimiento del 3,9% en 2021, por encima del 3,3% que estimaban el trimestre anterior, y del 2,8% en 2022. Pese a las tensiones crecientes tras los últimos acontecimientos vividos en el Capitolio, los mercados financieros han seguido estables. En este sentido, las compras de activos por parte de la Reserva Federal ayudan a fomentar el buen funcionamiento del mercado y las condiciones financieras acomodaticias, apoyando así el flujo de crédito a los hogares y las empresas. Al evaluar la postura apropiada de la política monetaria, el Comité Federal de Mercado Abierto seguirá evaluando los datos económicos y su implicación para las perspectivas.

Con el nuevo presidente se espera alguna reversión de las políticas proteccionistas de EEUU, con un menor enfrentamiento con China, que por otra parte no estaba cumpliendo con el tratado comercial firmado, y una menor animosidad hacia la Unión Europea, tanto a nivel comercial como en el ámbito de la OTAN. “Es de esperar también una vuelta de los EEUU a los acuerdos de París sobre el clima”, señalan. “A nivel geopolítico, estaremos expectantes sobre la postura de la nueva administración sobre la presencia militar en conflictos en el medio-oriente y estamos preparados para sorprendernos con la reposición de la financiación a la OMS”, añaden.

Para la eurozona en su conjunto, MAPFRE Economics espera un crecimiento del 5% en 2021 y del 4,7%, en 2022. Según indican, en el segundo semestre de 2021 es cuando los fondos europeos empezarán a activarse y también comenzará a haber una mayor proporción de la población inmunizada”.

Los riesgos para la economía de la Eurozona son los brotes pandémicos recurrentes que obliguen a nuevas restricciones, o la lentitud en normalizar la actividad por un programa de vacunación que tarde más de lo previsto. La recuperación de las exportaciones también es vital y eso depende también de los niveles de actividad de sus socios comerciales. Adicionalmente, la Eurozona se verá afectada por el Brexit, que causará en mayor o menor medida problemas en el comercio y en las cadenas de producción. La capacidad de despliegue de los fondos de ayuda es otra incertidumbre, mientras que la profundidad del daño generada por la crisis al sector empresarial, al empleo y al sector financiero aún está por determinarse.

Riesgos para la economía mundial

Pero esta visión central enfrenta enormes retos derivados de las cicatrices de una crisis sin precedentes que tiene lugar sobre un contexto de desequilibrios y vulnerabilidades globales. Aunque en algunos casos el Covid puede ser un acelerador de la corrección, en la mayoría supondrá una presión adicional sobre el escenario de riesgos que maneja MAPFRE Economics. “Aunque la aparición de las vacunas en contra del coronavirus reduce la probabilidad de la materialización temprana de algunos de estos riesgos, eludir los costes de la factura fiscal, de los desequilibrios financieros acumulados, de los problemas del estancamiento secular, del envejecimiento, del cambio climático y del deterioro social derivado del desempleo estructural y la ampliación de la brecha de la pobreza, será, cuando menos, audaz.”, señalan.

Entre estos riesgos, el equipo de economistas pone el acento en el fuerte endeudamiento que ha provocado la recesión, lo que ha llevado a la ratio Deuda/PIB mundial hasta un nuevo máximo histórico del 356% en el tercer trimestre de 2020, frente al 322% del cuarto trimestre de 2019. En el caso de los mercados emergentes el mayor apalancamiento se registró en el sector privado no financiero (corporativo y en menor medida hogares), mientras que en los mercados desarrollados la mayor contribución se dio en el sector financiero y gobiernos. En general, la inercia a un mayor apalancamiento por la perturbación del Covid-19, acompañada de una flexibilidad monetaria y generalizada, prevalece en un entorno de incertidumbre cuya estabilización para dar servicio a la carga no se espera hasta 2021.

Puede consultar la versión completa del informe del Panorama aquí

Puede consultar el gráfico interactivo sobre la respuesta institucional a la crisis COVID-19 y efectos en el crecimiento esperado aquí