MAPFRE
Madrid 2,136 EUR -0,01 (-0,56 %)
Madrid 2,136 EUR -0,01 (-0,56 %)

ECONOMÍA| 11.01.2024

Claves para crear un presupuesto familiar sin morir en el intento

Thumbnail user

Los comienzos de año siempre son épocas difíciles en lo financiero: regalos de Navidad, la cuesta de enero, los nuevos propósitos… No obstante, la mejora del ahorro y la reducción de los gastos suelen estar entre los propósitos de gran parte de los españoles. Pero, ¿cómo podemos empezar?

La planificación financiera es clave para poder afrontar y tener un control efectivo de los gastos que vamos a tener en un tiempo determinado, especialmente cuando la unidad familiar está formada por varios miembros. Este ejercicio de proyección de gastos a un año vista no es fácil, especialmente si no se cuenta con los mismos ingresos de forma recurrente, pero hay ciertas técnicas que nos pueden ayudar a planificar el año.

Lo primero que debemos hacer es observar el pasado e identificar cuál ha sido el nivel de ingresos y cuáles han sido los principales gastos recurrentes de los últimos años: desde la hipoteca o el alquiler, hasta los impuestos o los distintos seguros. De esta forma, tendremos una idea de cuáles son nuestros gastos fijos.

Los gastos variables pueden resultar más difíciles de cuantificar, ya que presentan una mayor variación, como ha sido el caso de la cesta de la compra o de la energía en los últimos dos años. Es importante tener en cuenta la temporalidad: no gastamos lo mismo en luz y gas en los meses de invierno que en los de verano, con lo que lo ideal sería hacer un análisis mensual.

También será necesario hacer balance de los gastos que tienen un carácter más “discrecional”, es decir, aquellos que, de cambiar la situación financiera, podrían recortarse. En esta categoría podrían incluirse los relacionados con el ocio, salir a comer fuera o darse un capricho, entre otros.

Por último, se han de tener en cuenta las inversiones. Por ejemplo, lo que se destina al mes al plan de pensiones o a otros vehículos financieros, con el fin de obtener una rentabilidad o de ahorrar para la jubilación.

Este análisis te dará una idea clara sobre cuáles son tus gastos y el porcentaje de tus ingresos que suponen. Teniendo clara su clasificación en estas tres categorías, el siguiente paso es calcular un presupuesto anual. Lo ideal es que en este también esté contemplado el ahorro, con guías que idealmente mantendrán la regla 50-30-20: la mitad del ingreso familiar iría destinado a los gastos fijos y variables; el 30%, a los “discrecionales”, y el 20% restante, al ahorro.

Otra de las técnicas más repetidas a la hora de elaborar un presupuesto familiar es el balance. Se crean dos columnas, una para el activo (nuestras propiedades, efectivo, inversiones líquidas…) y otra para el pasivo (hace referencia a deudas, como el pago de la hipoteca y otros préstamos). El resultado de sumar cada columna nos dará una idea de nuestra posición financiera y nos ayudará a planificar de una forma más consciente.

Otros consejos para mejorar tu planificación financiera

  1. Lleva un control minucioso de todos los gastos

Si tienes identificados cuáles son tus principales gastos, es muchísimo más fácil hacer una mejor planificación financiera. Hay muchas formas de contabilizar los gastos: desde aplicaciones para ‘smartphones’, hasta métodos más clásicos, como el kakebo. Una vez hayas hecho este análisis, puedes ver cuáles prefieres eliminar y cuáles mantener.

  1. Ten claros tus objetivos

Para mejorar el ahorro y optimizar el gasto es esencial que tengamos claros cuáles son nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo. Así, será mucho más sencillo cumplir el presupuesto que nos hemos fijado a principios de año.

  1. Consume de forma consciente

La mejor forma de ahorrar es gastar de forma consciente: consumiendo menos, minimizando el gasto y centrándote en lo que más te aporta.

  1. Involucra a toda la unidad familiar en la planificación

Si la unidad familiar está compuesta por más de un miembro, lo ideal es que se tengan en cuenta las prioridades y objetivos de todos para optimizar los gastos, especialmente en lo que se refiere a los discrecionales.

  1. Sé flexible

A veces surgen imprevistos que pueden hacer que nos veamos obligados a incumplir el presupuesto fijado. En ese caso, es posible que cambien nuestros límites de gasto y debería ser posible adaptar el presupuesto a esta nueva situación.

La importancia del ahorro consistente

La creación de un presupuesto y la buena planificación financiera nos ayudará a mejorar nuestra capacidad de ahorro. “Es necesario ahorrar ahora y siempre, porque en nuestra vida nos fijamos diferentes tipos de objetivos”, señala Javier de Berenguer, gestor de inversiones y selector de fondos de MAPFRE Gestión Patrimonial.

De Berenguer explica que hay varios tipos de ahorro diferentes:

  • Ahorro de emergencia. Son aquellos activos líquidos en vehículos a muy corto plazo o en la cuenta corriente con los que hacemos frente a gastos no esperados.
  • Ahorro destinado a cubrir gastos planificados a futuro. Son los fondos necesarios para evitar incurrir en costes de financiación privada, como en el caso de la universidad.
  • Ahorro para la jubilación. “Este ahorro es el más necesario de cubrir a día de hoy en España”, explica el experto, y recuerda que las pensiones públicas se han de complementar con ahorro privado para mantener el nivel de vida.

La forma de ahorrar para cada uno de estos objetivos varía, y también hay que tenerlo en cuenta en el presupuesto familiar. Eduardo López, experto en gestión patrimonial de MAPFRE Gestión Patrimonial, explica que no es necesario tener todo nuestro ahorro disponible en todo momento, sino que podemos contar con vehículos que nos ayuden a rentabilizarlo: desde planes de pensiones, hasta seguros de ahorro o fondos de inversión, siempre en función de cuáles sean nuestros objetivos.

MAPFRE cuenta con un gran número de vehículos financieros que pueden ayudar en este sentido: desde planes de pensiones hasta fondos de inversión, sin olvidar también los seguros de ahorro.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: