ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

M
SOSTENIBILIDAD | 06.10.2020

Repensar la economía: hacia un modelo circular

Thumbnail user
Avanzar hacia una economía circular es uno de los principales compromisos del Pacto Verde Europeo. Este modelo contrasta con el de economía lineal y se basa en la reutilización de materiales y recursos para que se mantengan en el ciclo económico durante el mayor tiempo posible.
Solo en la Unión Europea se producen más de 2.500 millones de toneladas de residuos al año. Esta cifra da una idea de la urgencia de transitar hacia una gestión de residuos circular en sustitución del actual modelo lineal. Pero, ¿en qué consiste la economía circular? ¿Qué cambios son necesarios en el modelo productivo y de consumo para reducir drásticamente la generación de residuos?

 

Economía circular: definición, importancia y objetivos

La economía circular es un modelo de producción y de consumo que se basa en reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y recursos tantas veces como sea posible.

El objetivo de este modelo es reducir al mínimo la generación de residuos. Para ello, se trata de mantener los materiales dentro del ciclo productivo y de consumo durante el máximo tiempo posible.

Contrasta con el modelo económico lineal en el que operamos, basado principalmente en el concepto “usar y tirar” y que implica el acceso a ingentes cantidades de materiales y energía.

Avanzar hacia una economía más circular traerá asociados grandes beneficios, entre los que el Parlamento Europeo destaca:

 

  • reducir la presión sobre el medio ambiente
  • mayor seguridad en el suministro de materias primas
  • mayor competitividad
  • impulso de la innovación
  • creación de puestos de trabajo

¿Por qué tenemos que cambiar a una economía circular?

El principal motivo para avanzar hacia una economía circular es el impacto en el medio ambiente de nuestro actual modelo de producción y consumo. El uso de materias primas necesario para sostener la economía lineal tiene graves consecuencias ambientales, como el elevado consumo energético o la gran cantidad de emisiones contaminantes. Un uso más moderado de estos recursos puede suponer un importante ahorro de emisiones de dióxido de carbono.

Otra razón de peso es la imposibilidad de sostener un aumento en la demanda de materias primas. Mientras que la población mundial y el consumo siguen creciendo, sabemos que la disponibilidad de recursos es limitada.

¿Cuáles son los beneficios de la economía circular?

Según un informe del Parlamento Europeo, medidas como la reducción de residuos, el diseño ecológico y la reutilización “podrían generar ahorros netos de 600.000 millones de euros, o un 8% del volumen de negocios anual, para las empresas de la UE, al tiempo que reducirían las emisiones totales anuales de gases de efecto invernadero entre un 2 y un 4%”.

Dicho informe señala que transitar hacia una economía circular no solo reduciría el impacto ambiental, sino que además permitiría un acceso más seguro a materias primas, un impulso a la innovación y se traduciría en crecimiento económicocreación de empleo para la UE (hasta 580.000 nuevos puestos de trabajo).

Desde el punto de vista del consumidor, implicaría el acceso a productos más resistentes y duraderos, que pueden suponer un ahorro importante en el largo plazo. ¿Quién no se ha comprado un jersey que está para tirar antes de acabar la temporada? La economía circular supondría tener acceso a productos a un precio mayor, pero a cambio de una calidad y durabilidad muy superiores.

¿En qué consiste la economía circular?

La economía circular se apoya en el concepto de eco-concepción, que consiste en considerar los impactos ambientales de un producto desde su concepción y a lo largo de las distintas fases de vida y uso del mismo.

Otro pilar en el que se asienta este modelo es el de privilegiar el uso frente a la posesión. Un claro ejemplo de esto sería el auge de soluciones de uso compartido de coche eléctrico en las principales ciudades europeas.

Dado que el objetivo es mantener en el circuito económico los recursos tanto tiempo como sea posible, la economía circular apuesta por las famosas “tres erres”:

  • reparar aquellos productos que se estropeen
  • reutilizar residuos para la elaboración de nuevos productos
  • reciclar los materiales que no se puedan reutilizar

Por último, la economía circular apuesta por un modo de organización industrial que prioriza la optimización de los flujos de materiales, energía y servicios.

Urbanismo circular o cómo diseñar ciudades más amables y sostenibles

En la actualidad más de la mitad de los ciudadanos del mundo viven en grandes ciudades. Este porcentaje podría subir hasta el 70% en 2050, según pronostica Naciones Unidas. Por esto, es razonable esperar que gran parte de los esfuerzos de reutilización de recursos se vaya a centrar en las grandes urbes.

El urbanismo circular consiste en aplicar los fundamentos de la economía circular a la planificación urbana. El objetivo sería transitar hacia ciudades que formen parte de ecosistemas circulares. Para ello, es necesario rediseñar los procesos de tratado de residuos, suministro energético o de agua con el objetivo de poner foco en la reutilización de los mismos.

Revisar los procesos productivos y de consumo para lograr que los recursos se mantengan durante el máximo tiempo posible en la economía, es un objetivo compartido de la economía circular y el urbanismo sostenible. Uno de los puntos marcados por el Pacto Verde Europeo es impulsar la recogida de residuos para su reciclaje, de modo que aumente significativamente el porcentaje de materiales que se recuperan y se reduzca la cantidad de vertederos.

Diseñar ciudades más sostenibles no solo tendrá un impacto señalado en la calidad de vida de sus habitantes, sino que un informe de Naciones Unidas destaca que “comprender cómo se desarrollará el proceso de urbanización en los años venideros resulta fundamental para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Mentalidad circular, también en las empresas

El automóvil también es susceptible de reutilizarse o reciclarse. Por eso en MAPFRE contamos con Cesvi Recambios, nuestro Centro de Tratamiento de Vehículos Fuera de Uso. Desde el inicio de su actividad, ha reciclado más de 44.000 vehículos.

También descontamina componentes muy dañinos como las baterías y los fluidos del vehículo. Además de recuperar todos los materiales del coche, devolviendo al principio del ciclo de vida como mínimo un 85% de los componentes.

Cesvi Recambios ha desmontado más de 1.500.000 de piezas, proponiendo a particulares y talleres un aprovisionamiento de recambio de calidad, a buen precio y con garantía.