Madrid 1,774 EUR 0,01 (0,8 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

CORPORATIVO | 05.05.2021

Elena Sanz: “Tenemos que apostar por la flexibilidad en el tiempo de trabajo e ir hacia un modelo híbrido global”

Thumbnail user

En una entrevista para Actualidad Aseguradora, la directora general de Personas y Organización destaca la capacidad de anticipación de MAPFRE en la gestión de personas durante la pandemia, así como la apuesta del Grupo por la diversidad y la igualdad.

Actualidad Aseguradora, publicación líder entre los profesionales del mundo del seguro en España, comienza el artículo destacando que anticiparse a lo que está por venir forma parte del ADN de MAPFRE. Este es el balance de la entrevista a Elena Sanz, directora general del Área Corporativa de Personas y Organización, quien destaca que frente a la pandemia el Grupo tenía ya preparado un plan de contingencia para garantizar la salud de empleados y clientes, velar por la continuidad del negocio y ayudar a la sociedad. Un plan que “que comenzamos a desplegar de una manera muy coordinada global y localmente”.

En el ámbito concreto de la gestión de personas, Elena Sanz señala algunos de los aspectos que han sido clave para la adaptación de MAPFRE al nuevo contexto derivado de la pandemia. Por ejemplo, la flexibilidad. “Hubo que cambiar y hacer frente unas relaciones laborales totalmente flexibles. Es lo que necesitaba nuestra gente, los clientes, y nuestro negocio”. En este contexto, afirma que “tenemos que apostar por la flexibilidad en el tiempo de trabajo y la posibilidad de trabajar en remoto desde fuera de la oficina. Esto nos impulsa a un modelo global híbrido, en el que los empleados podrán optar por trabajar uno o dos días a la semana fuera de la oficina”.

Elena Sanz subraya que esta flexibilidad impacta de forma directa en la experiencia del empleado: “Cuanta más flexibilidad das a las personas, están más agradecidas porque pueden diseñar su vida de la forma que quieran”.

Junto a la flexibilidad, durante la pandemia está siendo también especialmente relevante la comunicación, tanto interna como externa, apoyada en el rigor, la transparencia y la cercanía de los líderes. Elena Sanz destaca acciones como el Kit Covid-19, que “lanzábamos cada 15 días con toda la información sobre salud, prevención, relaciones laborales y flexibilidad. Para nosotros era muy importante la cohesión y coordinación con todos los países”. También fueron decisivas iniciativas como #AskMAPFRE, a través de la cual el presidente Antonio Huertas y ella respondían en la Intranet a cuestiones planteadas por empleados de todo el mundo.

Otros aspectos claves han sido la formación y el papel del líder, “que se tuvo que enfrentar a un cambio inmenso en cuestión de horas: de liderar equipos presenciales a trabajar en virtual”. En este contexto, Elena Sanz hace referencia a las cualidades que deben caracterizar al líder de MAPFRE –“digital, que aprende, un líder de conocimiento, estratégico, de valores y que acompaña con el ejemplo”–, así como a los cinco comportamientos “que son clave en toda esta transformación impulsada por la digitalización: colabora, innova, agiliza, respeta y comunica”.

El compromiso de MAPFRE por la diversidad y la igualdad de oportunidades

En el marco de la entrevista, Elena Sanz también se refiere al impulso que desde el Grupo se está haciendo de la diversidad y la igualdad, a través de los compromisos públicos asumidos por la compañía. Destaca que se están alcanzando avances importantes, logrados “con mucha sensibilización y mucho trabajo interno. En nuestra compañía esto es algo básico, que se entiende”.

No obstante, y a pesar de que “creo que los techos de cristal se van rompiendo”, Elena Sanz advierte que “queda mucho camino por recorrer”, y que hay tres aspectos en los que hay que trabajar de manera especial: Que las mujeres accedan a puestos de trabajo que hasta ahora han estado ocupados por hombres; la flexibilidad en el tiempo de trabajo, que facilitará una mejor conciliación de vida personal y profesional; y la sensibilización y educación, en torno a la igualdad, el respeto y la corresponsabilidad.