Madrid 1,8265 EUR 0,02 (0,97 %)
ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

CORPORATIVO| 20.10.2021

“La autoconfianza es un factor muy importante en el deporte y en la vida en general”

Thumbnail user
Maitane Melero (España) -considerada la mejor fondista navarra de la historia y campeona absoluta de España en 3.000, 5.000 y 10.000 metros- admite que tuvo dificultades para conciliar la vida familiar, laboral y conseguir resultados de alto nivel. Una de las personas que contribuyó a que creyera en sí misma y pudiera llegar a la meta fue su entrenador, fallecido hace un año. Le lleva en el recuerdo como un contrafuerte. Con su testimonio iniciamos las entrevistas a los protagonistas de nuestra campaña “Confiamos en ti, ¿y tú?”, donde como ella otros cinco personajes excepcionales alcanzaron sus metas gracias al apoyo incondicional de los que les rodean: sus figuras de confianza.
Ingeniera, deportista y sobre todo madre, ¿qué es para ti la confianza y cuáles han sido las principales barreras que has superado?

Para mí, la confianza es ese sentimiento de seguridad que tienes cuando parece que las situaciones a las que te enfrentas son muy difíciles o resultan muy complicadas de superar, pero sabes que van a salir bien y que vas a poder con ellas.

Yo, la confianza la he ido ganando a lo largo del tiempo por varios motivos. En primer lugar, por las personas que me han rodeado, ya que siempre me han dado esa seguridad que necesitaba, y han creído en mí, y luego, porque he visto que he sido capaz de superar momentos difíciles creyendo en mí misma, y sabiendo que podía conseguir los objetivos propuestos si me esforzaba y si creía en mis posibilidades.

Para mí ha sido complicado poder conciliar la vida familiar, la laboral y conseguir resultados deportivos de alto nivel. También ha sido muy difícil conseguir esos resultados cuando se han presentado lesiones deportivas o, lo peor de todo, cuando he sufrido la pérdida de seres muy queridos y cercanos, como a mi entrenador. 

Destacas la flexibilidad de tu entrenador, Patxi, ¿qué otras cualidades suyas, unidas a las tuyas propias, te han permitido no dejar nunca colgadas las zapatillas?

Si algo destacaría de la forma de ser de Patxi es su paciencia. Era una persona que me transmitía muchísima tranquilidad y seguridad. Ambos teníamos una conexión muy especial y, en gran parte, creo que era debido a la pasión con la que vivíamos el deporte.

Podíamos pasar horas hablando de atletismo y nos motivábamos mucho el uno al otro pensando en objetivos, proyectos o simplemente comentando cómo había ido el entrenamiento. Creo que nos retroalimentábamos el uno al otro de energía positiva. Disfrutábamos tanto con el deporte… Su pasión por el atletismo, su forma de ser tan discreta y su gestión de las emociones y de las personas hacía que quisiera seguir corriendo pese a las dificultades, ya que correr me llenaba de energía, me hacía sentir muy bien. 

 

Además de sacrificio y espíritu de superación, ¿qué te movió de la línea de salida con una vértebra fisurada hasta la meta, donde te proclamaste campeona en el último campeonato de España de 10.000 metros?

Esa vertebra me la rompí jugando en casa con mi hijo y creo que él fue el motor para querer recuperarme lo antes posible. Él vivió conmigo todo el proceso, desde la fractura hasta la victoria en el Campeonato de España tres semanas después. Creo que quería mostrarle de alguna manera que, aunque las cosas no siempre salgan como esperamos, tenemos que adaptarnos a las circunstancias y poner todo lo que esté de nuestra parte para seguir adelante e intentar alcanzar los objetivos. Quería mostrarle que hay que tener una actitud positiva ante  los imprevistos, aunque a veces nos cueste, que hay que esforzarse y confiar en uno mismo. Eso fue lo que me llevó principalmente a no rendirme y a seguir hacia adelante. Durante la carrera, pensaba mucho en él, en que me estaba viendo correr, y eso siempre me da una energía extra.

 

 

¿Qué valores quieres enseñar a tu hijo, que te acompaña desde el nacimiento en tu imparable carrera?

Pues muchos, la verdad; sobre todo, que es más importante el esfuerzo que el resultado, que si queremos conseguir algo tenemos que trabajar, esforzarnos, y ser constantes, perseverantes. Me gustaría también transmitirle confianza y que él confíe en sí mismo, ya que las personas tenemos más potencial del que creemos. Que cuando surjan complicaciones, que tenga una actitud positiva para poder ver en las dificultades una posibilidad de aprendizaje y que eso le sirva para el futuro, y por supuesto otros valores como el respeto, la perseverancia, la humildad o la capacidad de superación…

En tu opinión, ¿qué importancia tiene la autoconfianza en la práctica de un deporte y cómo contribuye éste a la mejora de la confianza?

La seguridad que tenemos en nosotros mismos es fundamental para la consecución de objetivos. Si nosotros no creemos que podemos conseguir lo que nos proponemos, si tenemos dudas, ya estamos pensando en negativo y eso afectará a que nuestras metas tengan dificultades para ser alcanzadas.

La autoconfianza es un factor muy importante en el deporte y en la vida, en general. Ponernos objetivos reales e ir alcanzándolos poco a poco hace que la seguridad en nosotros mismos vaya creciendo, incrementando nuestra confianza personal y la que transmitimos a nuestro entorno.