ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

M

INNOVACIÓN | 06.07.2020

Robots frente a la pandemia: el 5G como aliado a la salud

Marta Villalba

Marta Villalba

Wuhan fue una de las primeras ciudades de China en las que se llevaron a cabo ensayos con 5G en 2019. Este país hoy lidera la adopción temprana de la quinta generación de telefonía móvil, con más de 160.000 estaciones base 5G que dan cobertura a más de 50 ciudades, según el último informe de la GSMA. En contra de lo que alguna teoría conspirativa sostiene falsamente, esta tecnología no perjudica la salud. Al revés: su despliegue en el lugar donde comenzó el brote de coronavirus ha permitido tratar a pacientes enfermos de COVID-19 y liberar al personal médico humano en una iniciativa conocida como Smart Field Hospital.

Esta iniciativa ha sido desarrollada por el Hospital Wuhan Wuchang, la operadora China Mobile y la empresa de robótica CloudMinds, la magia de este proyecto ha consistido en montar en este hospital de campaña con capacidad para 20.000 personas una sala atendida exclusivamente por robots y dispositivos conectados. Principalmente destinada a enfermos leves; nada más entrar un paciente, un sistema 5G basado en termometría infrarroja tomaba de forma automática su temperatura corporal y alertaba a los médicos si registraba fiebre. Además, se les dotaba de anillos y pulseras inteligentes que permitían que los médicos desde fuera monitorizaban distintos parámetros de salud como la temperatura, el nivel de oxígeno en la sangre o la frecuencia cardiaca. Es más, estos dispositivos IoT (Internet de las Cosas) también sirvieron para controlar las constantes vitales del personal sanitario. Toda esta información y los robots estaban sincronizados con una plataforma de gestión de la información basada en inteligencia artificial (IA).

De seis tipos distintos, los autómatas no solo proporcionaban asistencia médica. Los humanoides realizaban una importante labor de entretenimiento guiando a los hospitalizados en bailes, consultas de información y aprendizaje. Otros se encargaban de realizar entregas de comida y medicamentos, desinfectar el recinto y velar por la seguridad. Cuando un paciente comenzaba a sentirse peor, se le trasladaba a otra sala atendida por humanos. Aunque ahora la instalación está cerrada, como el resto de hospitales de campaña, todo continúa preparado por si hubiera un resurgimiento del coronavirus.

Imágenes ultrasónicas en unos segundos

Otra de las funciones en la que los robots también se han mostrado eficaces, ha sido la realización de diagnósticos. A 700 kilómetros de distancia, médicos de un hospital de la provincia oriental de Zhejiang efectuaron una ecografía cardiopulmonar a distancia con un brazo robótico y conectividad 5G a un paciente ingresado en un hospital de campaña en Wuhan. Esta combinación de tecnología posibilita la transferencia de grandes cantidades de datos en unos segundos, y las imágenes ultrasónicas en alta definición (de hasta 2 GB) fueron transmitidas en tiempo real.

Robots para la descontaminación y el reparto a domicilio

En Wuhan y también en otras ciudades chinas, los robots han contribuido a cuidar de la salud de los habitantes evitando la propagación del virus desinfectando calles y otros espacios públicos, como el metro. Controlados por personas de forma remota, estas máquinas descontaminaban, incluso, en pequeños huecos de difícil alcance para los humanos.

Dentro de hospitales, UVD Robots ha donado varios autómatas para la desinfección mediante luz ultravioleta. Como los aspiradores que hoy utilizamos en los hogares, estas máquinas crean un mapa del sitio y se desplazan solas para eliminar microorganismos tanto en superficies como en el aire.

Con unas ventas online disparadas por la pandemia, en algunas ciudades, los robots con cabina y ruedas están ayudando a los repartidores de paquetes a domicilio. La conocida compañía de compras online Suning, por ejemplo, ha utilizado robots para transportar el pedido en el último tramo hasta llegar a la puerta de casa. Fabricados por ZhenRobotics, el modelo llamado RoboPony se controla con una aplicación en el móvil y es capaz de desplazarse hasta 10 kilómetros por hora. Una vez terminado efectuado el reparto, se vuelve a desinfectar para una nueva entrega.

Vigilancia inteligente para detectar fiebre y personas sin mascarillas

RoboPony (y otros sistemas basados en cámaras) también se está empleando para labores de vigilancia en centros comerciales. En este caso, el robot patrulla para detectar personas sin mascarillas, además de proporcionar desinfectante para las manos y consejos para evitar el contagio. Los robots, que proporcionan imágenes térmicas de China Mobile, miden la temperatura corporal rápidamente y sin contacto, en un radio de hasta 10 metros en las principales ciudades de China. Y si detectan una temperatura anormal, avisan a las autoridades con una alerta vía 5G.

En algunas ciudades de China y en otras, como Madrid, drones equipados con cámaras y altavoces están ayudando a las autoridades a comunicar órdenes e informar a la población, además de controlar quién se salta el confinamiento.

Esta tecnología, sin embargo, sí resulta imprescindible para los robots especializados en telemedicina y complementar el trabajo de los profesionales de la salud para minimizar el contacto humano y el riesgo de transmisión del COVID-19 en esta crisis provocada por la pandemia.