MAPFRE
Madrid 2,216 EUR -0,02 (-1,07 %)
Madrid 2,216 EUR -0,02 (-1,07 %)

FINANZAS | 24.11.2020

Una visión financiera y académica sobre el dividendo social

Thumbnail user

El I Foro anual del Observatorio MAPFRE de Finanzas Sostenibles acogió a los principales expertos tanto del mundo financiero como académico.

En su segunda mesa, José Luis Jiménez, director general de inversiones de MAPFRE, Santiago Satrústegui, presidente de Abante, y Ana Fernández Laviada, profesora de Economía Financiera, Directora ejecutiva de GEM España y Directora del Centro Yunus de la Universidad de Cantabria, debatieron sobre “Rentabilidad Financiera y Dividendo Social”.

En opinión del ejecutivo de MAPFRE, “puede haber muchas definiciones de lo que son las finanzas sostenibles, pero para mí son aquellas que ponen a la persona en el centro y que persiguen dejar un mundo mejor que el que nos hemos encontrado”. En MAPFRE, según recordó, estamos trabajando principalmente en la “S” de “ESG”, es decir, la referente a lo social. Por ello, se lanzó un fondo exclusivo en la industria como es el MAFRE AM Inclusión Responsable, que premia a las empresas que ponen el foco en la inclusión laboral de las empresas con discapacidad. Precisamente, en esta primera edición, se ha premiado a Iberdrola por este motivo. “Hemos sido capaces de medir cuál es el impacto que está teniendo el balance de MAPFRE en la consecución de los ODS. Es una muestra de compromiso de que caminamos en la dirección correcta”, explicó.

Por su parte, Satrústegui incidió en las ganas que tienen los inversores por ayudar, pero hay que decirles cómo. En este sentido, hizo referencia a la regulación, pero también a la autorregulación: “Que no sea un fenómeno impuesto, sino aceptado”.  “Las finanzas sostenibles tienen que ayudar a dirigir el rumbo para que los inversores tomen sus decisiones que persigan que el mundo sea un poco mejor. En este sentido hay un primer nivel de sostenibilidad, que es no estropees lo que hay, que el inversor invierta en asuntos que no hagan daño, y hay un segundo nivel que es el impacto, es decir, que se mida el impacto positivo de lo que haces”, añadió.

Todos los ponentes aseguraron que las finanzas sostenibles han llegado para quedarse. “Víctor Hugo indicaba que no hay nada más poderoso que una idea que ha llegado su tiempo. Y para la inversión sostenible ha llegado su momento”, apuntó el presidente de Abante. Además, la pandemia ha acelerado este fenómeno. La profesora de la Univesidad de Cantabria ponía como ejemplo los múltiples eventos que se han celebrado en el mundo académico y a nivel internacional sólo en el mes de noviembre. “La actividad está siendo frenética. Esto ha venido para quedarse y llegará un momento que se verá como normal, que esté integrado en el ADN de las empresas. Hay mucha gente trabajando en las finanzas sostenibles y en lo que tiene que ver con el impacto social y medioambiental. Es un movimiento que está cada vez más presente», explicó Fernández Laviada.

Además, también se mostraron de acuerdo en el papel fundamental que juega el mundo académico en la concienciación de la importancia de las finanzas sostenibles. Jiménez explicó cómo “todos los años publicamos una o dos piezas de investigación que hacen terceros de manera objetiva para intentar contribuir y trasladar ese conocimiento a la sociedad de una manera más amplia. Vamos caminando para que ese conocimiento pueda traducirse en mejorar la rentabilidad para nuestros clientes”.