MAPFRE
Madrid 2,198 EUR 0,03 (+1,2 %)
Madrid 2,198 EUR 0,03 (+1,2 %)

FINANZAS | 26.05.2021

“El value investing es una filosofía de vida y de trabajo”

Thumbnail user
El terremoto de noticias de los últimos meses, el ritmo de recuperación o la campaña de vacunación han sacudido al sector de las finanzas, provocando un impacto enorme en la gran mayoría de los mercados.

Mientras tanto, algunos fondos tratan de huir del ruido y optar por un mayor control de las emociones. Es el caso del fondo de MAPFRE AM Behavioral Fund que, en los últimos doce meses, se ha apuntado una revalorización de su cartera por encima del 60%, doblando las rentabilidades de otros fondos de su categoría de bolsa europea y superando a su índice de referencia.

Con unos datos que invitan al optimismo del fondo, Luis García, gestor de MAPFRE AM, es consciente que el estudio de la psicología y el riguroso análisis de las inversiones son algunos de los aspectos fundamentales para el logro de dichos rendimientos en tan poco tiempo. De hecho, “es el primer fondo en Europa que pone la psicología del inversor en el centro de su proceso de inversión”.

Con los resultados de estos meses, Luis reconoce estar muy contento. No obstante, y con tres años de vida a sus espaldas, la visión del fondo está más orientada al largo plazo. “Estamos felices por nuestros partícipes, pero no dejamos de ser conscientes que en un periodo tan corto como 12 meses, la suerte influye mucho para estar en las primeras posiciones de los rankings”.

Teniendo como una de sus principales referencias a Warren Buffett, la filosofía de inversión del fondo otorga gran importancia a la paciencia. “Muchas veces la gente piensa que nuestra tarea como gestores es estar reaccionando constantemente al mercado y no es así. Es más bien lo contrario: centrarse en el estudio y aprovechar los movimientos del mercado sólo cuando nos favorecen con claridad”, aclara Luis García.

Esta línea de trabajo se encuentra íntimamente relacionada con el value investing, baluarte del fondo de MAPFRE AM: “Es casi como una filosofía de vida y de trabajo. Intentar comprar algo por menos de lo que vale tiene sentido en este momento y lo tendrá siempre”. Para alcanzar dicho objetivo, admite que es necesario desviarse del pensamiento dominante y, además, “hacerlo con más aciertos que errores”. “La mala noticia es que nuestro cerebro no está preparado para eso y tomar posiciones contrarias al mercado nos genera incomodidad”.

 

El deporte, ese “gran olvidado”

En palabras de Luis García, “los inversores en valor tienen en común la dedicación al análisis, el enfoque empresarial de la inversión y un horizonte temporal de largo plazo que ayuda a huir del ruido”. A partir de aquí, cada inversor en valor elije el tipo de compañías con las que está más cómodo. “Valorar una empresa dentro de un rango de precios razonable es algo relativamente sencillo con años de entrenamiento. Lo realmente complicado es que el ruido del exterior no condicione nuestro análisis”, añade.

En el caso del MAPFRE AM Behavioral Fund, la contabilidad y el análisis fundamental de las empresas son muy importantes, si bien el gestor señala que la Economía del Comportamiento, basado en “la psicología y el control de nuestras emociones”, es un factor aún más relevante en las decisiones de inversión del fondo.

Por ello, el experto apunta al deporte como “el gran olvidado” del mundo de la inversión: “Este fondo es lo más cercano que uno encuentra a un fondo temático de deporte”. Entrando de lleno en el asunto, este fondo dedica alrededor de un 10% de su cartera a equipos de fútbol como el Borussia Dortmund, el Ajax de Ámsterdam o el Olympique de Lyon, clubes que gozan de “buenos negocios, balances saneados, con poca o ninguna deuda, y que cuentan con gestores que asignan eficientemente el capital”.

Pese a contar con un peso relevante dentro del fondo, no todo es fútbol. Y es que las empresas relacionadas con el mundo del deporte completan el 25% de exposición de la cartera sobre este sector. A este respecto, el gestor entiende que no existe “otro sector con tendencias tan positivas en este momento y con tan poca representación en el mundo financiero”.

Asimismo, aclara que el fondo está invirtiendo en otras oportunidades, “con especial peso de las compañías de consumo, industriales y tecnológicas”. Sin embargo, los últimos movimientos del fondo han tendido a reducir su exposición sobre algunas compañías tecnológicas “que habían funcionado muy bien” y a aumentar en otros valores como CIE Automotive o incluso el equipo alemán de Erling Braut Haaland. Con todo esto, insiste en que han sido movimientos muy pequeños y subraya que el horizonte temporal seguirá siendo largoplacista.