MAPFRE
Madrid 2,17 EUR -0,07 (-3,13 %)
Madrid 2,17 EUR -0,07 (-3,13 %)

FINANZAS | 30.04.2021

MAPFRE Economics espera un repunte del 6% de la economía mundial gracias al despliegue de estímulos fiscales y monetarios

Thumbnail user
Eleva sus previsiones sobre EEUU del 3,9% al 6,6% este año gracias a unas ayudas récord con impacto directo en el consumo y el ahorro
El impulso fiscal en todo el mundo se sitúa cerca del 3,5% en 2020, en especial por las acciones de EEUU, la UE y China

MAPFRE Economics, el Servicio de Estudios de MAPFRE, ha actualizado sus previsiones sobre la economía mundial. Tras un 2020 en el que se registró la mayor contracción desde la Segunda Guerra Mundial (-3,3%), espera un repunte del 6% para este ejercicio, ocho décimas más que su anterior estimación del trimestre anterior gracias, fundamentalmente, al despliegue de los estímulos fiscales y monetarios. En este sentido, el impulso fiscal global se estima cercano al 3,5% en 2020, con EEUU, la UE y China como protagonistas. “Aunque se espera que siga habiendo importes generosos en este ámbito durante 2021, este será sensiblemente inferior porque el espacio fiscal parece estar agotándose”, indica MAPFRE Economics en el informe Panorama económico y sectorial: perspectivas hacia el segundo trimestre, publicado hoy.

China y Estados Unidos lideran una salida cíclica hacia la recuperación, la cual está siendo fuertemente asincrónica y asimétrica a escala global, mientras que otros mercados como Latinoamérica presentan una atonía que podría volverse estructural. Los economistas de MAPFRE han elevado, de hecho, sus previsiones para Estados Unidos, del 3,9% que esperaban a comienzos de año para 2021 al 6,6%, “gracias a unos planes de estímulo récord no vistos desde la posguerra, que se han trasladado en forma de cheques a las familias y, por tanto, ha tenido un impacto inmediato sobre el consumo y el ahorro”. Eso sí, apunta como uno de los riesgos principales el efecto monetario sobre la inflación y sobre los niveles de tipos de interés de mercado, así como su impacto sobre las emisiones en dólares en los países emergentes.

Mientras, China ha sido la que más fortaleza ha mostrado entre las grandes. Fue la única potencia que creció en 2020 (2,0%) y se espera que sea una de las que más lo haga también este año (MAPFRE Economics prevé un 8,9% para este año, con lo que recuperará antes que nadie los niveles previos a la pandemia, y un 5,2% en 2022). “China se ha beneficiado de considerarse como la fábrica del mundo, donde su componente de exportaciones ha sido muy fuerte, estimándose un crecimiento superior al 20% en el primer trimestre de 2021”, añaden.

Un caso distinto es la eurozona, lo que demuestra una recuperación a dos velocidades a ambos lados del Atlántico. Los expertos prevén un crecimiento del 4% en 2021, frente al 4,5% que espera a finales del año pasado, y del 4,1% para 2022, “teniendo en cuenta el alargamiento de las restricciones, los problemas de vacunación y las sucesivas olas pandémicas que se están prolongando en algunos países, pero también el inicio de la aplicación de los fondos de la Unión Europea a partir del segundo semestre de 2021”. Pese a ese recorte de las previsiones, MAPFRE Economics ve controlados los riesgos de la eurozona tanto a nivel económico como financiero soberano, por la amplia liquidez, por los tipos bajos, por el apoyo del BCE y los programas de estímulo gubernamentales.

En Latinoamérica, México registra una recuperación lenta, ayudada por el contexto externo, con inflación y tipos estables. “De cara a 2021 (MAPFRE Economics ha elevado su previsión 1,5 puntos, hasta el 4,9%), creemos que las exportaciones, y en menor medida la inversión, serán los motores más importantes de la actividad, sin olvidar la recuperación del consumo que, aunque no alcanza los niveles de 2019, se espera que se incremente debido a la relajación de las restricciones”, explican en el informe. Además, creen que la fortaleza de la recuperación de EEUU y de los precios del petróleo jugarán a favor de la economía.

Por el contrario, la pandemia sigue agravándose en Brasil. A esto se suma la volatilidad de su divisa, acentuada por las presiones del mercado y con las intervenciones del banco central; un contexto político complicado; y una inflación al alza que puede presionar al banco central para subir los tipos. Pese a este contexto, los economistas de MAPFRE han revisado al alza sus previsiones de crecimiento, hasta el 3,6% y el 2,8% para 2021 y 2022, respectivamente, “gracias a que se han restablecido las ayudas de emergencia (40 millardos de reales brasileños a la economía entre abril y julio) y a la recuperación de la economía mundial”.

En el siguiente cuadro, se incluyen las previsiones de todas las economías:

mapfre-economis.economia-mundial
Para consultar el informe completo pinche aquí