Madrid 1,916 EUR 0,01 (0,68 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Publicación de resultados 1T 2021
29 de abril de 2021

Consulta la documentación financiera publicada

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M
TRANSFORMACIÓN | 30.04.2021

Generación Covid y el empleo que viene: + digital, híbrido y versátil

Thumbnail user
La situación del empleo está cambiando para siempre. Con ocasión del Día Internacional de los Trabajadores analizamos desde MAPFRE algunos aspectos relacionados con la demanda de nuevos puestos y conjuntos de habilidades necesarios en el escenario actual, dominado por la aceleración de tendencias por la pandemia, extrayendo aquéllas que puedan servir para encarar mejor el futuro.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que en el mundo se han perdido un 8,8% de las horas de trabajo por la pandemia, el equivalente a 255 millones de empleos, el cuadruple que por la crisis financiera de 2009. Las mujeres se han visto afectadas en mayor medida que los hombres por las consecuencias adversas de la pandemia de Covid-19 en el mercado laboral, tras caer la tasa de ocupación en 5% desde que irrumpieron los contagios en el mundo, y la de los jóvenes se redujo un 8,7%.

Uno de los colectivos más golpeados por la crisis es el que ha venido a llamarse precisamente  “generación Covid” (menores de 25 años), marcado por un entorno de precariedad y limitaciones que afectan a su vida social, con un aislamiento que su capacidad tecnológica solo puede mitigar parcialmente. España padece una tasa de desempleo juvenil próxima al 40%, triplicando la de la Organización de Cooperación y Desarrollo en Europa (OCDE) y más que duplicando la de la Unión Europea. Según la Organización Internacional del Trabajo la crisis les ataca en tres frentes:  destruyendo sus empleos, dificultando su educación -tras los confinamientos algunos no volverán al sistema – y también su incorporación al mundo laboral.

El compromiso de MAPFRE con el empleo y la diversidad es inequívoco: los contratos indefinidos rondan el 98% y el 46,3% de las vacantes de responsabilidad han sido ocupadas por mujeres. Respecto a inclusión, las personas con discapacidad suponen un 3,3% de la plantilla, por encima del umbral del 3% fijado para 2021.

Según el informe The future of Jobs 2020 (el futuro de los empleos) del Foro Económico Mundial, en 2025, la mitad de los trabajadores tendrá que volver a formarse.  La consultora Gartner, en su artículo “Tendencias del futuro del trabajo posteriores al Covid-19”, pormenoriza las características que tendrá el trabajo del futuro:

  1. Más trabajadores en remoto.
  2. Mayor uso de los datos de los empleados.
  3. Mayor papel del empleador en la red de protección social del trabajador.
  4. Mayor número de profesionales eventuales en la nueva economía de conciertos.
  5. Las habilidades críticas ya no serán sinónimo de roles.
  6. Algunos verán el trabajo más humanizado, otros lo percibirán deshumanizante.
  7. Se enfocará hacia la respuesta a la crisis, distinguiendo a los empleadores de primer nivel.
  8. Se priorizará la resiliencia, tanto como la eficiencia.
  9. Mayor propensión a fomentar el compromiso de los empleados, la cultura y propuesta de valor.

Compromiso y reskilling

Ante la posibilidad de una recuperación económica y laboral enfocada en las personas, según apunta Deloitte en otro informe, las organizaciones futuras identificarán, atraerán e involucrarán a las personas con habilidades y experiencia adecuadas para lograr su misión y propósito. Formadas por muchos tipos de trabajadores, implicarán igualmente a partners y otros grupos de interés claves en cualquier parte del mundo.

El aprendizaje continuo apoyará el perfeccionamiento de las plantillas para abordar, además, una potencial pérdida de talento.

Perfiles digitalizados y altamente versátiles en inteligencia artificial o la nube (Cloud) seguirán siendo los más solicitados, según el informe Empleos Emergentes 2020 de la red social profesional LinkedIn.

Según el estudio de McKinsey sobre Lo que vislumbran 800 ejecutivos para la fuerza laboral pospandémica, la Covid ha devuelto los temas de saneamiento y seguridad en el trabajo al tablero: el 83% asegura que contratará en funciones de salud y seguridad.  Alrededor del 35% estima que necesitará más trabajadores capacitados en automatización, inteligencia artificial y robótica, reflejo de las nuevas necesidades.

Asimismo, según la OIT en su último informe La naturaleza genera empleo, elaborado junto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el trabajo que viene es más verde, relacionado con energías renovables, medio ambiente, sostenibilidad y consumo responsable. Los ámbitos que se prevé que generen más empleo tras la pandemia son los que contribuyan a combatir la emergencia climática y riesgos de desastres naturales, a aumentar la seguridad alimentaria y del agua, así como la salud humana.

 

Cinco habilidades demandadas

La realidad es que muchos de los empleos del futuro son difícilmente imaginables en este momento.  Por ese motivo, el pensamiento crítico y la resolución de problemas -capacidades recurrentes desde los primeros informes del WEF en 2016-, pero también autogestión, capacidad de recuperación, tolerancia al estrés y flexibilidad se convierten en llaves maestras que convendrá reunir desde ya mismo para ejercer el trabajo del mañana.

La buena noticia, según el Foro Económico Mundial, es que el aprendizaje de algunas de ellas requiere tan solo un par de meses de formación.

 

Puesto digital, voz propia y confianza

Muchos han dicho adiós al trabajo presencial, pero es difícil que triunfe la ausencia de presencia. Según la consultora Capgemini tres de cada 10 organizaciones en el mundo mantendrá al 70% de sus plantillas con opción de teletrabajo. Para las que opten por un sistema híbrido de empleo presencial/en remoto, Digital Workplace (puesto digital) albergará -junto a las intranets corporativas- lo que necesita el empleado (aplicaciones, conectividad) para encontrar una base estable ya sea en la oficina o en su domicilio.

El talento y los jóvenes valoran la confianza y la reputación de la marca a la hora de decantarse por una determinada compañía en la que trabajar y, a su vez, impactan en la revalorización de la misma. La confianza mutua adquiere protagonismo.
Según los expertos, las compañías empoderarán al empleado que trabaje con voz propia y éste preferirá a aquéllas en la que pueda crecer y recibir un salario emocional, con flexibilidad y conciliación reales.

 

Momento crítico en salud mental

Muchos de los jóvenes que han dado sus primeros pasos en el mercado laboral, incluso aquellos que inician los años universitarios, lo han hecho sin la presencia física de compañeros y bajo los efectos del estrés financiero. Según un reciente estudio de Kantar, el 27% de los millennials y centennials admite que la pandemia ha tenido un impacto significativo en su salud mental.

Otro análisis de IA en el trabajo, de Oracle y Workplace Intelligence, refleja que el impacto en la salud mental de los trabajadores por la pandemia varía según la antigüedad, la generación y la ubicación. A nivel mundial, el informe estima que, en comparación con las generaciones anteriores, las más jóvenes son las que más han luchado, con la Generación Z y los millennials trabajando más duro, más estresados ​​y más dispuestos a recurrir a la IA en busca de apoyo (23%); también son el grupo que se siente más cansado.

El trabajo del futuro, para serlo, tendrá que mimar el bienestar y el equilibrio de los empleados.