Madrid 1,86 EUR 0,03 (+1,75 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

SOSTENIBILIDAD | 8.03.2021

I Índice ClosinGap

Cerrar las brechas de género aportaría 231.000 millones de euros al PIB

Thumbnail user

ClosinGap, clúster de empresas en el que está presente MAPFRE, da un salto cualitativo coincidiendo con el Día de la Mujer presentando el I Indicador sobre el coste de oportunidad de la desigualdad de género en la economía española, en colaboración con PwC.

  • El índice mide las brechas existentes y su evolución en el empleo, la educación, la conciliación, la digitalización y la salud y bienestar, todos ellos ámbitos de compromiso para MAPFRE. Un instrumento fundamental para conocer el alcance de las diferencias, y vigilar el progreso.
  • Si acabáramos con las brechas existentes, el PIB sumaría 231.000 millones de euros, el 18,5%. De seguir igual, faltan 35 años para alcanzar la igualdad.

“La paridad es un problema de justicia y de equidad, pero también de crecimiento económico”. Así se expresó Manuel Martín Espada, Socio Responsable de Mercados de PwC España ante Montserrat Domínguez, periodista y conductora en la presentación del I Índice de ClosinGap. Se trata de un nuevo y solvente instrumento, elaborado en colaboración con PwC, que es fruto de la cooperación público-privada para avanzar en igualdad de género.

El nuevo índice cuantifica el impacto de la desigualdad de género entre hombres y mujeres, en 5 ámbitos: Empleo, Educación, Conciliación, Digitalización y Salud y Bienestar, y analiza su evolución anual. Herramienta de referencia, tiene en cuenta 28 variables clave obtenidas a partir de fuentes públicas y reconocidas, para el desarrollo personal y profesional de una sociedad.

El análisis refleja que el cierre de las brechas sumaría cerca de 231.000 millones de euros al PIB español cada año, un 18,5%. En este momento, son tres aspectos los que principalmente penalizan a las mujeres en el empleo y, en consecuencia, a la economía: participación más reducida en el mercado laboral, menor número de horas trabajadas (preocupante y que refleja una gran precariedad de las mujeres) y sobrerrepresentación en sectores menos productivos. El gap es patente: las mujeres, que representan el 51,4% de la población en edad de trabajar, generan un 41,5% del PIB nacional.

El Índice ClosinGap se situó en el 2000 en el 64,1% y revela un 35,9% de brecha de género aún por cerrar. El análisis muestra que ésta se ha estrechado cuatro puntos en el periodo analizado (2015 – 2020). De mantenerse la tendencia, no desaparecería por completo hasta 2055: 35 años para alcanzar la igualdad.

Descomponer el índice: Radiografía de las brechas

“Debemos trabajar para construir una sociedad más justa y equitativa, así como una economía fuerte, especialmente en el contexto de crisis y recesión actual. (…). Es prioritario aunar esfuerzos y seguir trabajando para cerrar todas las brechas, posicionando a la mujer como palanca clave para la recuperación económica”, asegura Marieta Jiménez, presidenta de ClosinGap y presidenta europea de Merck Healthcare.

1. La conciliación registra la mayor brecha de género, con el 56% aún por cerrar, pero también es la categoría que progresa más rápidamente (a un ritmo anual del 4,4% desde 2015). Las mujeres siguen asumiendo la mayor parte del trabajo no remunerado, principalmente hogar y cuidado de hijos, con tasas de inactividad y parcialidad laboral mucho más elevadas. De seguir la tendencia las diferencias habrán desaparecido en 2040.

2. En el empleo la brecha por cerrar es del 35%. Aunque las mujeres cada vez participan más en el mercado laboral y durante más años, trabajan menos horas y con menor salario, lo que se refleja a su vez en pensiones de jubilación más bajas. Ensombrece el panorama su escasa presencia en posiciones líderes y de toma de decisiones.
Si se equiparase su participación a la de los hombres, el PIB aumentaría un 10,1%.

3. En educación, la brecha es del 32,1%. Las mujeres cuentan con mayor educación universitaria que los hombres, pero tienen un acceso muy bajo a las carreras de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), presente y futuro del mundo laboral.
Es la única de las 5 categorías en retroceso en los últimos años.

4. En digitalización, aunque no se aprecian diferencias relevantes en el uso de nuevas tecnologías -a nivel usuario- entre hombres y mujeres, el porcentaje de mujeres especializadas en TIC en el mercado laboral es aún muy bajo, con una brecha del 28,7%.

5. Salud y Bienestar alcanza la mejor puntuación (15,5%) y es el ámbito que más progresa. La paridad está más cerca, pero el informe refleja que a pesar de que viven más años, lo hacen con peor salud y calidad de vida, y tienen mayor riesgo de sufrir pobreza y exclusión social.