Madrid 1,76 EUR -0,07 (-3,83 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

SOSTENIBILIDAD | 28.06.2021

¿Por qué hay que hablar de diversidad LGBTI en las empresas?

Thumbnail user

Estas son fechas para recordar que hemos alcanzado grandes logros, pero también que aún queda camino en materia de derechos para el colectivo LGBTI. La sociedad es diversa y las plantillas de las grandes empresas como MAPFRE son un reflejo de esa diversidad. Compañías como la nuestra tienen un papel importante a la hora de generar un clima de respeto para todos los empleados, ¡y asumimos ese compromiso!

En MAPFRE pensamos que la diversidad es un aliado y un factor de competitividad para nosotros por las importantes oportunidades y beneficios que nos ofrece como empresa y por nuestro constante compromiso con la sociedad.

La gestión de la diversidad y el desarrollo de entornos laborales inclusivos y diversos donde se promueve la igualdad de oportunidades, la cultura del respeto y el desarrollo del talento basado en el mérito, no son solo reflejo de los valores de MAPFRE —integridad, compromiso y vocación de servicio—, sino que nos dotan también de una ventaja competitiva como empresa por su impacto positivo en nuestra capacidad de innovación, de ofrecer un mejor servicio y de adaptación a los distintos entornos donde operamos, enriqueciendo a nivel global la propuesta de valor a clientes, empleados y a la sociedad en general.

Reflejo de ese compromiso son, entre otros, nuestra adhesión a las Normas de Conducta de las Naciones Unidas para las Empresas en materia LGBTI, realizada en 2020 y, más recientemente, nuestra entrada en la Red Empresarial por la Diversidad y la Inclusión LGBTI (REDI), en España.

REDI es una iniciativa empresarial cuyo objetivo es apoyar la diversidad y promover la inclusión de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, intersexuales, etc. (LGBTI), a través de acciones de sensibilización, formación y asesoramiento a las empresas. A través de diferentes iniciativas, REDI pretende contribuir a la normalización social y a la eliminación de sesgos y prejuicios socioculturales respecto a este colectivo y facilitar su integración en el ámbito laboral.

Con estos compromisos, nuestro Grupo sigue avanzando en la contribución al décimo Objetivo de Desarrollo Sostenible (enlace objetivo), apostando activamente por reducir las desigualdades. Creemos que, solo en un ambiente en el que se respeta la diversidad de las personas y en el que todas cuentan, éstas pueden dar lo mejor de ellas mismas, contribuyendo al éxito de la empresa.

En primera persona: separación forzosa de la vida personal y la profesional

Óscar Muñoz, cofundador de REDI, compartió su historia como miembro del colectivo LGBTI en un evento con empleados de MAPFRE: “Yo soy un hombre gay y, durante muchos años, pensé que lo que hacía en mi vida fuera de la empresa no le interesaba a nadie”. Sin embargo, su preocupación por los derechos del colectivo comenzó cuando se dio cuenta de que estaba renunciando a muchas oportunidades para relacionarse con sus compañeros y de que esto tenía un coste en un desarrollo profesional: “Yo no iba a las cenas de empresa, me perdía muchas cosas por evitar hablar de mi vida personal”.

La realidad es que las personas del colectivo LGBTI, como explica el propio Óscar, pueden encontrar barreras para comportarse con naturalidad en el entorno de trabajo. Pueden verse excluidas de algo tan común como comenzar una reunión preguntando a los compañeros cómo han pasado el fin de semana o cómo está su familia. Lo cierto es que nuestra cultura sigue llena de estereotipos y prejuicios que impiden que las personas del colectivo LGBTI normalicen sus vidas. España es un país relativamente avanzado en este sentido ya que, como se ve en el gráfico a continuación, existen muchos países europeos en los que un porcentaje importante de la población ni si quiera piensa que las personas LGBTI merezcan los mismos derechos que el resto.

Como también sucede en otro tipo de discriminaciones (de género, de diversidad funcional o generacional) podemos caer en la ilusión de pensar que ya está todo ganado en materia de derechos para las personas del colectivo LGBTI, pero no es así. Vale la pena recordar que 69 países siguen criminalizando la homosexualidad en el mundo, 9 de ellos con pena de muerte.  

El techo de arcoíris

Si eres abiertamente gay, tienes en tu currículum alguna colaboración con organizaciones LGBTI, o si eres una persona trans, puedes tener más dificultades para encontrar trabajo. Es por eso por lo que se empieza a extender el uso del concepto “Techo de arcoíris” para referirse a las barreras que las personas de este colectivo encuentran en su desarrollo profesional. En otra encuesta a personas del colectivo, el 86% de los encuestados comentaron que habían escuchado chistes, rumores o lenguaje poco inclusivo en su lugar de trabajo.

Ante estos datos, cabe preguntarse, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros? En primer lugar, informarnos. Entender por qué son necesarias las políticas activas de inclusión y apoyar a las iniciativas y organizaciones que luchan por los derechos de este colectivo.

Óscar Muñoz hace hincapié en el papel de mandos y líderes, ya que tienen la responsabilidad de asegurar que hay un clima de respeto dentro de sus equipos. También deben asumir el compromiso de resolver conductas no inclusivas, en lugar de mirar para otro lado. Y, por su puesto, evaluar el talento solo en base a los resultados, dejando de lado estereotipos y prejuicios.

De la tolerancia a la celebración de la diversidad

La gestión de la diversidad en todos sus ámbitos -género, discapacidad, generacional, cultural y LGBTI- contribuye a consolidar un entorno en el que las personas se sienten integradas, promueve la igualdad de oportunidades, la cultura del respeto y el desarrollo del talento basado en el mérito.

Solo en un ambiente en el que se respeta la heterogeneidad de las personas y en el que todas cuentan, las personas pueden dar lo mejor de ellas mismas.

Creemos que la diversidad es el gran motor de crecimiento, innovación, flexibilidad y adaptabilidad en las empresas. Es clave para la competitividad de las compañías y para el desarrollo social de los países. Solo teniendo plantillas diversas e inclusivas conseguiremos estar conectados con la sociedad.

En MAPFRE estamos comprometidos con la Agenda 2030 y sus 17 ODS, con los que se trabaja para lograr importantes retos ligados a la igualdad, a la diversidad, la justicia, la salud, la educación, el crecimiento y el planeta. Nuestra compañía está colaborando en la difusión y el conocimiento de los ODS y en dar visibilidad a los que son prioritarios para MAPFRE, siendo conscientes de que, por la interrelación de los ODS, la contribución indirecta del Grupo al logro de esos retos es mucho mayor.