Madrid 1,667 EUR 0 (0,12 %)
SOSTENIBILIDAD| 08.03.2022

Buenas prácticas en diversidad de género en MAPFRE

ANASTASIA DE LAS PEÑAS

Anastasia de las Peñas Quintana

 

 

La igualdad de género se refiere a la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres y los hombres. No pretende homogeneizar sino reconocer la diversidad.

Vivimos en una sociedad diversa y por ello la diversidad tiene que estar muy presente en los valores de la compañía si queremos estar conectados con la sociedad y dar el mejor servicio a nuestros clientes.  Por tanto, trabajar por la igualdad de género no es solo una cuestión de justicia social sino también de competitividad de las empresas.

 

En MAPFRE valoramos la diversidad y trabajamos por la inclusión

En MAPFRE contamos con una Política de Diversidad e Igualdad de Oportunidades y una Estrategia de Diversidad que hemos denominado Inclusión para el crecimiento sostenible pues parte de la idea de que la diversidad es una oportunidad para el crecimiento sostenible, más allá de un simple ámbito que la empresa deba gestionar.

Nuestras acciones para avanzar en igualdad

MAPFRE impulsa la creación de Redes de Liderazgo Femenino en los principales países en los que está presente con el objetivo de desarrollar iniciativas que contribuyan a avanzar en materia de igualdad en la empresa y, en concreto, para incrementar la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad.

Entre otras actividades, la Red de Liderazgo Femenino ha impulsado las Conversaciones para el Liderazgo, charlas abiertas con mujeres referentes en sus respectivos ámbitos en los que se debate sobre el papel de la mujer en temas relevantes como la empresa, los medios de comunicación, el tercer sector, la ciencia o la función pública.

En MAPFRE velamos por que el principio de igualdad de oportunidades esté presente en todos los procesos de gestión de personas.  Por ejemplo, en los procesos de selección y movilidad interna no utilizamos datos de carácter personal que no sean relevantes para valorar la valía de las personas candidatas al puesto, y procuramos que en las ternas finales siempre haya personas del sexo menos representado en el puesto; hacemos análisis de retribuciones para corregir las diferencias salariales que se detecten; realizamos campañas de comunicación y sensibilización, contamos con un Programa de Desarrollo de Liderazgo Femenino, ofrecemos formación en igualdad y recursos formativos a disposición de toda la plantilla a través de nuestra Universidad Corporativa.

Damos visibilidad a nuestro compromiso con la igualdad de género a través de la firma en el año 2020 de los Principios de Empoderamiento de las Mujeres de Naciones Unidas.  Además, se nos ha reconocido como empresa comprometida con la igualdad de género al ser incluidos en el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg en los años 2021 y 2022 (GEI: Global Gender-Equality Index) por nuestras políticas de igualdad y prácticas en materia de género.  Este índice aporta a los inversores información transparente y muy valiosa en materia de gestión de la diversidad de género de las empresas cotizadas.  También somos una de las 30 empresas españolas del Índice de igualdad de género establecido por Bolsas y Mercados Españoles (BME) que reconoce la labor de las compañías cotizadas que estén en el camino de alcanzar la paridad en sus órganos de gobierno.

MAPFRE S.A. cuenta con el distintivo de Igualdad en la Empresa, que concede el Ministerio de Igualdad de España y que reconoce a las empresas que desarrollan políticas de igualdad en el ámbito laboral y, desde 2012, también con el sello EFR (Empresa Familiarmente Responsable), que otorga la Fundación Másfamilia con el aval del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Trabajamos para influir externamente.  Como socios de la Red Española de Pacto Mundial de Naciones Unidas, participamos en el programa Target Gender Equality, un movimiento mundial para acelerar la acción en el ODS 5 Igualdad de Género.  Además, desde 2018 formamos parte de ClosinGap, un clúster de doce organizaciones que se creó con el objetivo de analizar el coste de oportunidad que tiene para la economía y la sociedad la persistencia de las distintas brechas de género e impulsar la transformación social para alcanzar la igualdad.  Las compañías que formamos parte de ClosinGap hemos puesto en común alrededor de 300 buenas prácticas que han sido recogidas en un tool kit que se ha puesto a disposición de empresas, poderes públicos y del conjunto de los ciudadanos como una nueva herramienta de trabajo que pretende ayudar a extender acciones dirigidas al cierre de las brechas de género en el conjunto de la economía y la sociedad.

A través de estas acciones y otras buscamos fortalecer nuestra contribución a las metas del quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible (Igualdad de Género).

Los grandes retos en la sociedad

Se habla del techo de cristal, esa barrera invisible que impide a mujeres acceder a puestos de alta responsabilidad en las organizaciones.  Y también se habla del suelo pegajoso que hace referencia a la presión social que sienten las mujeres por asumir como propias las responsabilidades del cuidado de los miembros de la familia y tareas del hogar que les empuja a realizar dobles jornadas laborales (fuera y dentro de casa) y les impide desarrollar todo su potencial laboral y personal o incluso, en algunos casos, a no integrarse en el mercado laboral.  Ambos deben ser eliminados.

Desde las administraciones públicas, desde las instituciones educativas, desde el seno de las familias, y desde las empresas, se debe promover una educación en valores de respeto e igualdad, continuar trabajando en sensibilización y eliminación de sesgos inconscientes, en que la maternidad y la conciliación no impacte en el desarrollo profesional de las mujeres, en promover la corresponsabilidad, en crear entornos laborales inclusivos en los que se promueva el desarrollo del talento basado en el mérito sin etiquetas de género, y en la promoción de carreras STEM, para que desde la igualdad de oportunidades, nada impida a las personas, mujeres y hombres, desarrollarse personal y profesionalmente.

Las empresas somos conscientes de nuestra capacidad de impacto y de transformación en la sociedad y de la responsabilidad que ello conlleva.  Debemos seguir impulsando, estableciendo alianzas y ojalá en no mucho tiempo dejemos de hablar de estos temas, pues significará que está superado.