Madrid 1,832 EUR 0,02 (0,94 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

SEGUROS | 14.09.2021

El reaseguro no debe sucumbir al oportunismo 

Marta Villalba

Javier San Basilio

Chief Underwriting Officer at MAPFRE RE

El aumento de la actividad de siniestros y la continua subvaloración de precios en varios nichos y mercados conducirán a que algunas reaseguradoras busquen aprovechar indebidamente esta situación en su beneficio. (Este artículo de Javier San Basilio ha sido originalmente publicado en la revista británica Insurance Day)

El aumento de las catástrofes naturales, en particular las no modeladas, y los riesgos secundarios,  así como los crecientes riesgos cibernéticos están alimentando la demanda de reaseguros en un mercado global que se endurece. Esto brinda oportunidades para que las reaseguradoras hagan crecer sus libros y mejoren sus ratios combinados. Sin embargo, existe una diferencia entre aprovechar al máximo las oportunidades y ser oportunista.

En Mapfre Re, continuamos con nuestro enfoque tradicional en la creación de acuerdos sostenibles con nuestros clientes, ya que creemos que esto no solo es mejor para nosotros a largo plazo, sino también para nuestros clientes. Después de años de condiciones de mercado en gran medida débiles, 2020 y 2021 han visto algunos aumentos de precios significativos en muchos mercados y en muchas líneas de negocio debido a un marcado aumento en las actividades de siniestros. Por supuesto, este no ha sido un aumento homogéneo, pero ciertamente hemos visto algunas tendencias positivas. Los seguros industriales corporativos grandes y complejos, por ejemplo, han experimentado un endurecimiento significativo, al igual que otras líneas especializadas. El mercado japonés también ha experimentado incrementos de precios muy importantes.

En general, estos aumentos se han producido en mercados o líneas de negocio donde los precios habían sido demasiado bajos durante años, lo que dificultaba la correcta fijación de precios para los riesgos que estábamos suscribiendo. Por esa razón, los aumentos son muy bienvenidos. Sin embargo, los precios siguen siendo demasiado bajos en varios nichos, especialmente considerando una mayor complejidad y frecuencias de pérdidas. Los aumentos de tarifas en el lado del seguro en algunas áreas aún no se han filtrado al reaseguro. Si bien podríamos haber sido eficaces, como industria, en modelar, fijar precios y controlar nuestros “principales peligros” o eventos y, por lo tanto, hemos diseñado estructuras de reaseguro orientadas a proteger contra estos peligros máximos, probablemente no se ha prestado suficiente atención a prevenir, medir y fijar precios para riesgos secundarios o catástrofes medianas, de las cuales definitivamente hemos visto un aumento en su frecuencia.

Como resultado del aumento de las actividades de siniestros y la continua infravaloración en varios nichos y mercados, es probable que veamos algunas reaseguradoras buscando aprovechar esta situación en su beneficio. Entrarán en mercados duros, o aquellos en los que los precios aumentarán significativamente, solo mientras esos precios sigan siendo altos, solo para retirarse una vez que esos mercados comiencen a debilitarse. Ya hemos visto a algunos actores del mercado recaudar capital específicamente para apuntar a tales nichos, y esperamos ver más de esto en los próximos 12 a 18 meses. No me corresponde a mí criticar a estos jugadores por este enfoque. Aportarán capacidad adicional donde se necesite con urgencia en algunos mercados y líneas de negocio y sin duda generarán beneficios saludables si son capaces de medir el tiempo del mercado con precisión.

Sin embargo, esta no es una estrategia que pretendamos emular. Saltar a un mercado que se está endureciendo y luego salir cuando comienza a ablandarse tiene sentido cuando se analizan las cifras a corto plazo, pero es contraproducente cuando se trata de crear asociaciones de confianza con los clientes. No puedo imaginar nada peor que ir a ver a un cliente un día para decirle que ya no trabajaremos con él porque las condiciones cambiantes del mercado significan que ya no podemos permitirnos suscribir su negocio. Va en contra de toda nuestra filosofía.

Las relaciones importan

Por definición, no somos oportunistas. Preferimos apoyar a nuestra base de clientes tradicional con una perspectiva a más largo plazo. Dicho de otra manera, para nosotros la relación con el cedente es más importante que una transacción individual. Cuando desplegamos nuestro capital con un cliente en particular, intentamos mantener nuestra relación con ese cliente y tener fe en que, a su vez, nos brindará un buen negocio y una relación rentable en el largo plazo.

Dicho esto, creemos que nuestro enfoque tiene beneficios competitivos. En Mapfre Re, por ejemplo, debido a nuestro tamaño, no estamos sobreexpuestos en ninguna parte, por lo que no tenemos que preocuparnos tanto como otras reaseguradoras por frenar la volatilidad potencial. Podemos ver los riesgos desde una perspectiva a largo plazo sin la necesidad urgente de generar altos rendimientos rápidamente.

Al mismo tiempo, nuestra red de oficinas globales significa que estamos cerca de nuestros clientes incluso ahora cuando los viajes internacionales son más restringidos que antes. Esta cercanía física y el conocimiento del mercado local nos permiten entender a nuestros clientes y acercarnos aún más para seguir creciendo juntos.

 

Compromiso

Nuestros clientes valoran este nivel de compromiso. Ayuda a crear oportunidades que no tendríamos de otra manera. A muchos de nuestros socios les ha ido bien en el actual mercado endurecido, y es probable que eso genere más negocios, porque confían en nosotros y valoran nuestro compromiso previo con ellos.

Una de las mejores cosas de nuestra industria es que es un mercado libre con muchas partes implicadas, todas con un apetito y un enfoque diferentes al riesgo y la fijación de precios. En algunos aspectos, Mapfre RE podría describirse como una empresa aburrida. Hay algunos en el mercado de reaseguros que podrían sentirse ofendidos por ser descritos de esta manera, pero para nosotros es algo bueno. Es un enfoque que a largo plazo nos ha permitido diferenciarnos bien frente a nuestros pares.

Por lo tanto, si bien aprovechar las oportunidades a corto plazo puede ser bueno para la rentabilidad a corto plazo, no beneficiará a los cedentes a largo plazo; y sin cedentes, ¿qué tipo de negocio tendríamos?