Madrid 1,8435 EUR 0,03 (+1,71 %)
ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Publicación de resultados 3T 2021, 29 de octubre de 2021
Accede al webcast de analistas e inversores, 13:00 (CET)
Avance de primas 9M 2021

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M
SALUD| 08.10.2021

“Con 55 millones de afectados en el mundo, la demencia es uno de los mayores desafíos de salud pública”

Thumbnail user
Desde nuestro firme compromiso con la Salud y el Bienestar de las Personas en MAPFRE, formulamos preguntas relacionadas con Salud Mental -con ocasión del Día Internacional- al doctor Renato Oliveira e Souza, Jefe de la Unidad en la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas. Fundada en 1902, la OPS es el organismo internacional dedicado a la salud pública más antiguo del mundo, y actúa como Oficina Regional de la OMS para las Américas y el organismo de salud especializado del sistema interamericano. Con el Dr. Oliveira conversamos sobre el aumento de los problemas, las causas y las soluciones para combatir el estigma en la sociedad.

Muchos trastornos mentales están inevitablemente asociados, entre otras causas, al envejecimiento de la población. ¿Qué están haciendo y con éxito la OMS o la Federación Mundial de Psiquiatría y otras organizaciones pertinentes?

Entre las diferentes condiciones de salud mental que afectan al envejecimiento de la población, la demencia es uno de los mayores desafíos de salud pública del mundo. En la actualidad, con una estimación mundial de 55 millones de personas que viven con demencia, ésta no solo se ha convertido en una de las 10 principales causas de muerte en todo el mundo, sino que también se encuentra clasificada como tercera causa principal en América. En 2019, 10,3 millones de personas estaban afectadas en la región.   En 2017, la OMS lanzó el plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia 2017-2025, para que los Estados miembros y los socios estratégicos trabajemos por un mundo en el que se prevenga la demencia y se apoye a las personas que viven con la enfermedad y a sus cuidadores. A medida que la carga de ésta sigue aumentando en la región, la OPS tiene como objetivo colaborar con los Estados Miembros para alinear sus objetivos e implementaciones con el plan de acción mundial contra la demencia.

¿Cuáles son, en su opinión, las principales lagunas y obstáculos? 

En muchos de estos países, sigue siendo un estigma [un encasillamiento de estas personas del que les es muy difícil desprenderse]. Las personas que viven con demencia, sus familias y sus cuidadores continúan sufriendo discriminación. Los países están llamados a aumentar la conciencia pública y la comprensión de la demencia y a desarrollar entornos que la tengan en cuenta. 

Actualmente existen voces activas contra la estigmatización de los enfermos mentales. En un momento en el que los trastornos parecen haber aumentado, ¿qué evolución ven?

El estigma es una barrera importante para que las personas accedan a la atención de salud mental que necesitan. El estigma también es responsable de la atención física de mala calidad para las personas con enfermedades mentales. Afecta profundamente a los comportamientos de búsqueda de ayuda. Para cumplir con nuestros objetivos de ampliar la atención de la salud mental y hacerla disponible lo más cerca posible de donde vive la gente, todos debemos luchar contra el estigma. Hablar de problemas mentales es unidireccional: la salud mental es parte de nuestra salud en su conjunto. Por eso decimos que no hay salud sin salud mental.

¿Creen que lo que hemos vivido hará que gobiernos, organizaciones, sociedad civil e, individualmente, hagan más para cuidar la salud mental y promover la inclusión, por ejemplo?

A pesar de todas las cosas malas que han sucedido desde que comenzó la pandemia, creo que ha contribuido a que la salud mental y la importancia de proteger la salud mental sean un tema prioritario en la agenda. Esto no había sucedido antes. Pero, lamentablemente, eso por sí solo no es suficiente para disminuir el estigma por sí solo. Probablemente esté disminuyendo gradualmente, pero para combatirlo de una manera mucho más enérgica un paso importante que los países deben dar es desarrollar estrategias contra el estigma que incorporen a las personas con experiencias vividas de problemas de salud mental en su diseño, desarrollo, implementación y evaluación. Promover el contacto social en este ámbito ayuda a desmentir estereotipos, a reducir la ansiedad, a incrementar la empatía, a establecer conexiones personales y a mejorar la comprensión de la recuperación. Podemos hacer mucho más.

Hemos visto que la Covid-19 ha exacerbado, por ejemplo, los factores de riesgo asociados a las conductas suicidas, por lo que las personas afectadas se sienten más libres de hablar de sus problemas y buscar ayuda sin barreras, sin discriminación.

Las personas también pueden contribuir a combatir el estigma contra los problemas de salud mental. Pueden hablar sobre su propia salud mental si se siente cómodo, unirse a campañas de salud mental y también abogar por un mayor acceso a la atención de salud mental. Y los trabajadores de la salud también son clave. Necesitamos un entorno sanitario libre de estigmas, abierto a la diversidad para que las personas con problemas mentales, que podemos ser cualquiera de nosotros en algún momento de nuestras vidas, sintamos que podemos hablar de ello y pedir / buscar ayuda.

¿Qué otras formas y soluciones innovadoras pueden ayudar a fomentar la integración de estas personas?

Existen muchas soluciones innovadoras en todo el mundo para integrar a las personas con problemas de salud mental y ayudarlas a ejercer plenamente sus derechos, que están claramente establecidos en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad:

  • Respeto por la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la libertad de tomar sus propias decisiones, y la independencia de las personas.
  • No discriminación.
  • Participación e inclusión plena y efectiva en la sociedad.
  • Respeto por la diferencia y aceptación de las personas con discapacidad como parte de la diversidad humana y la humanidad.
  • Igualdad de oportunidades.

El documento de nuevas orientaciones sobre servicios comunitarios de salud mental (Orientación sobre servicios comunitarios de salud mental: promoción de enfoques centrados en la persona y basados ​​en los derechos) proporciona una descripción detallada de los derechos humanos y centrados en la persona. Enfoques basados ​​en la salud mental y ejemplos resumidos de servicios de buenas prácticas en todo el mundo. Describe los vínculos necesarios con los sectores de vivienda, educación, empleo y protección social, y presenta ejemplos de redes integradas regionales y nacionales de servicios de salud mental comunitarios. Se presentan recomendaciones específicas y pasos de acción para desarrollar servicios comunitarios de salud mental que respeten los derechos humanos y se enfoquen en la recuperación. Recomendaría, sin duda, a todos que lo leyeran.