Madrid 1,8255 EUR 0,02 (0,91 %)
ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M
ECONOMÍA| 27.10.2021

MAPFRE Economics descarta la estanflación pero rebaja las previsiones de crecimiento

Thumbnail user
Recorta tres décimas las previsiones de la economía española para este año, hasta el 5,7%, con una inflación promedio del 2,7%. Ve el repunte de los precios como un fenómeno persistente, pero no permanente, y que no alterará la política de los bancos centrales. Reconoce un entorno de mayor tensión sobre los precios de consumo a nivel global, pero especialmente entre los países emergentes.

MAPFRE Economics, el Servicio de Estudios de MAPFRE, ha revisado a la baja las expectativas de crecimiento de la economía mundial, hasta el 5,9% este año, en un entorno de mayores tensiones sobre los precios de consumo en todo el mundo, pero especialmente en los países emergentes. Según señalan los expertos, en el informe “Panorama Económico y Sectorial 2021: perspectivas hacia el cuarto trimestre”, la coyuntura global se enfrenta a varios shocks que están teniendo un efecto mayor del estimado en la economía: las disrupciones de oferta derivadas del daño causado por el Covid-19 sobre las cadenas de valor global, en especial en industrias de componentes; la aceleración de la inflación como resultado de lo anterior unido al repunte de la demanda global y a restricciones energéticas; y la desaceleración de China.

En el caso de España, ha rebajado en tres décimas las previsiones para este año, del 6% al 5,7%, mientras que ha mejorado las del año que viene, del 6% previo al 6,2%. Ese mayor optimismo para 2022 se debe “al despliegue de los proyectos asociados al programa europeo NGEU apoyará la recuperación de la actividad”, explican los economistas. Consideran que los riesgos han aumentado de cara a los próximos trimestres, “especialmente la inflación (estiman que el IPC finalice el año en un promedio del 2,7% este año) por el aumento de la factura energética debido a la subida del gas, la electricidad y los carburantes”.

Para la eurozona, MAPFRE Economics ha aumentado la previsión de crecimiento para este año en cinco décimas, hasta el 5%, gracias al mejor comportamiento registrado tanto en el segundo como el tercer trimestre. Sin embargo, rebaja las del ejercicio que viene en dos décimas, al 4,3%. “Con las altas tasas de vacunación en Europa, creemos que los niveles de restricciones seguirán reduciéndose, y esperamos que el despliegue de los fondos NGEU tengan un efecto multiplicador y duradero en la economía mediante reformas estructurales e inversión en infraestructura”, explican.

Al otro lado del Atlántico, la economía de EEUU experimentará un ligero freno por las tensiones detectadas en la cadena de suministro. “Los atascos en el transporte son el mayor punto de tensión, pero la limitada capacidad sobrante de producción nacional, los bajos inventarios, el fuerte aumento de los costes de los insumos (más agudo en el caso de las materias primas) y los desafíos laborales están dificultando cada vez más que la oferta se mantenga al ritmo de la demanda”, señalan. Esto lleva a los expertos a rebajar su estimación en ocho décimas para este año, del 6,6% al 5,8% y otras dos para 2022, del 4,5% al 4,3%.

Aunque la mayor incertidumbre procede de China. Por el momento, el servicio de Estudios ha rebajado en cuatro décimas las previsiones para 2021, hasta el 8%, y en otras tres para 2022, hasta el 5,4%, aunque todo depende de cómo de brusca sea “la desaceleración de la inversión en el sector inmobiliario y de la construcción, ya que este representa el 20% del PIB (con todas las ramificaciones en el empleo, materiales de construcción, transporte, energía y banca)”. En opinión de los expertos, una desaceleración del 10% en este sector le quitaría 2 puntos porcentuales al crecimiento. “Es de esperar que en las condiciones actuales haya un endurecimiento de las condiciones de financiación al promotor en general. Evergrande será rescatada si o si, por su dimensión sistémica”, añaden. 

 

Inflación persistente, no permanente

“La inflación es persistente, pero no permanente”, aseguran en MAPFRE Economics. “Aunque transitoria (la inflación), tardará más en diluirse de lo anticipado por todos hace un año. Pero no alterará el ‘forward guidance’ de los bancos centrales globales y, por lo tanto, no veremos un traspié monetario financiero como el del ‘taper tantrum’ de 2013 o el desliz de política monetaria del BCE de 2011”, señalan.

El efecto de la inflación sobre la renta disponible y, por lo tanto, sobre el consumo, se verá en parte compensado por el ahorro liberado “gracias a la mejora generalizada de las expectativas post covid y la reducción de las restricciones”.

El servicio de Estudios de MAPFRE descarta que la economía vaya hacia un escenario de estancamiento económico a la vez que persiste el alza de los precios, es decir, lo que se conoce como estanflación, incluso en su escenario más pesimista.

 

Impacto en el sector asegurador

EEl informe, como es habitual, incluye cómo afectan estas previsiones sobre la economía en el desempeño del sector asegurador. Las perspectivas para los mercados aseguradores a nivel mundial siguen una clara tendencia hacia la mejoría, en línea con unas expectativas de recuperación económica que llevará al PIB global por encima del nivel anterior a la pandemia, sustentado en el fuerte crecimiento de los Estados Unidos y de las economías emergentes y en desarrollo asiáticas. Mejoran también ostensiblemente las previsiones para América Latina por el buen comportamiento de sus principales economías lo que está repercutiendo favorablemente en los principales mercados de su sector asegurador. Sin embargo, muchas economías tendrán que esperar a 2022 para recuperar su nivel previo a la crisis, por lo que la recuperación de sus mercados aseguradores puede mostrarse desigual con una salida más lenta.

En España el sector asegurador sigue mostrando importantes crecimientos tanto en los seguros de No Vida como en los de Vida, aunque en estos últimos es todavía destacable el efecto base encontrándose todavía lejos de alcanzar el nivel precrisis. La renta variable comienza a percibiese como una alternativa para protegerse contra el entorno de bajos tipos de interés y el repunte de la inflación, lo que está favoreciendo el desarrollo de los productos de seguros de Vida en los que el tomador asume el riesgo de la inversión que van cobrando importancia ampliándose el abanico de productos que se lanzan al mercado. El negocio de No Vida nunca llegó a perder el nivel anterior a la crisis y está mostrando crecimientos significativos en términos interanuales, al hilo de la recuperación del crecimiento económico (salvo algunas líneas puntuales de negocio).

Para consultar el informe completo pinche aquí

Para acceder a la versión interactiva de las gráficas contenidas en el informe pinche aquí

En los siguientes videos, Ricardo González, Director de Análisis, Estudios Sectoriales y Regulación y Gonzalo de Cadenas-Santiago, Director de Macroeconomía y Análisis Financiero de MAPFRE Economics, hacen un resumen de la parte sectorial y macroeconómica del Informe.