Madrid 1,796 EUR 0,02 (+1,3 %)

ECONOMÍA| 27.04.2022

Conoce nuestra apuesta por los fondos inmobiliarios junto a los líderes del sector

Thumbnail user
Thumbnail user

“Déjame hacerte una pregunta, ¿siempre escribisteis vosotros vuestras canciones?”. Así comenzó su conversación Michael Jackson con George Harrison en el estudio de la BBC Radio 1, en el edificio Yalding House ubicado el barrio londinense de Fitzrovia. “Bueno, John y Paul escribían desde antes de que grabáramos un disco”, le contestó el ex Beatle. El ‘rey del pop’, sorprendido, le repreguntó: “¿Cómo lo habéis conseguido?“. “No lo sé”, añadió Harrison. “Eran unos tipos muy listos”.

El encuentro de estos dos hitos de la música se produjo durante una serie de entrevistas, denominadas “Roundtable”, realizadas durante 1979 por David “Kid” Jensen, según figura en los archivos de la BBC.  Además de ser testigo de históricas entrevistas como esta, el edificio albergó la Biblioteca Central de Música de la cadena, que contaba con una colección de más de un millón de discos de vinilo, entre 1952 y el 2012. Hoy en día, aunque ya no cuenta con la BBC como inquilino, este emblemático edificio forma parte de la cartera de activos de MAPFRE incluidos en uno de sus fondos inmobiliarios. En concreto, el Grupo Asegurador compró en noviembre de 2020 este inmueble de oficinas de casi 2.700 metros cuadrados, con seis pisos de altura y reformado completamente en 2016, que alberga a la startup estadounidense Slack y a otras compañías como Russells Solicitors y O&P Management. La transacción se realizó a través del fondo SIEREF-GLL, que lanzó MAPFRE con su socio-gestor Macquarie (anteriormente GLL) y sirve para ejemplificar la estrategia que ha llevado a cabo en los últimos años para diversificar sus inversiones en un entorno de bajos tipos de interés.

Esta incursión a través de los fondos inmobiliarios, iniciada en 2018, la está haciendo además con los líderes del sector. El 27 de abril, de hecho, anunció una nueva alianza con Munich RE para el lanzamiento de otro vehículo para invertir en oficinas ‘prime’ de Europa, que nace con activos de ambos socios con el fin de atraer a nuevos inversores institucionales y que alcanzará un volumen de 1.000 millones de euros en 2025.

El recorrido de MAPFRE en el mercado inmobiliario a través de fondos comenzó hace cuatro años, en 2018, por medio de un vehículo de coinversión junto con GLL (grupo Macquarie actualmente) para invertir hasta 300 millones de euros en oficinas prime situadas en destacadas ciudades europeas como Luxemburgo, Hamburgo o este emblemático edificio de Londres.

Posteriormente, el Grupo llegó en 2019 a un acuerdo con Swiss Life para la inversión de oficinas prime en París. Asimismo, reforzó su alianza con la firma suiza mediante la creación de una Joint Venture (con un volumen inicial de activos valorados en 400 millones) con el objetivo de invertir en el mercado inmobiliario español e italiano.

En total, MAPFRE tiene actualmente comprometidos a través de estos y otros fondos de menor tamaño un total de 625 millones de euros, de los  que se habría desembolsado ya casi 600 milllones.

Otros activos alternativos

A pesar de que el sector inmobiliario pueda suponer una buena parte de la inversión total de MAPFRE en activos alternativos (alrededor de un 60%), existen otras inversiones que han diversificado la apuesta del Grupo por la rentabilidad en el largo plazo.

MAPFRE y Abante continuaron su alianza estratégica en 2020 creando, a través de Macquarie, un fondo de infraestructuras de hasta 300 millones de euros. Considerado un ‘fondo de fondos’, este producto nació con el propósito de que los inversores pudiesen acceder a un tipo de activo que les permitiera diversificar sus carteras.

En esta línea, y de la mano de Abante y Altamar, MAPFRE lanzó el mismo año un fondo de capital privado (el MAPFRE Private Equity FCR) -denominado ‘evergreen’- con la idea de cubrir las necesidades de las aseguradoras y otros inversores institucionales que tienen que invertir en activos a muy largo plazo.

Más allá de las anteriormente mencionadas, las inversiones sostenibles han supuesto una apuesta adicional del Grupo asegurador por la búsqueda de activos alternativos más rentables. Concretamente, en abril de 2021, MAPFRE llegó a un acuerdo con Iberdrola para invertir conjuntamente en energías renovables y, de esta forma, impulsando el compromiso de la aseguradora por la inclusión de los criterios ESG en los análisis de inversión.