Madrid 1,871 EUR 0,02 (0,86 %)
ZoomTalento Prensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

Apostamos por la comunicación clara y transparente

M

COMPROMISO| 03.06.2021

Fundación MAPFRE pone en marcha proyectos para combatir la pobreza y la exclusión social en Chile

Thumbnail user

La entidad ha ampliado este año a 10 millones de euros su presupuesto extraordinario en Latinoamérica. En Chile, contribuirá a la recuperación económica de familias vulnerables, con especial atención a las mujeres, además de promover la integración laboral de personas con cualquier tipo de discapacidad.

Fundación MAPFRE ha destinado un presupuesto extraordinario para 2021 para Chile para hacer frente a la situación de emergencia y crisis socioeconómica que está provocando la Covid-19, en el marco de una ayuda complementaria este año de 10 millones de euros en Latinoamérica. Con esta cantidad, la entidad quiere poner en marcha más de 60 proyectos en el conjunto de la región, con los que espera ayudar a más de 200.000 personas.

En Chile las actividades que llevará a cabo la entidad están dirigidas a reducir la desnutrición y la exclusión social, así como a promover la empleabilidad, la educación y el emprendimiento. Todas ellas se desarrollarán en colaboración con una treintena de voluntarios y entidades sociales, la Fundación Agrega y Asociaciones de la Región Metropolitana de Santiago, entre otras.

 

Garantizar la alimentación básica y nutrición

La pandemia de Covid-19 supondrá una crisis alimentaria sin precedentes que afectará a más de 85 millones de niños en Latinoamérica, según la FAO. Fundación MAPFRE quiere contribuir a paliar esta crisis mediante la distribución de suplementos nutricionales que no requieren refrigeración y están avalados por el Programa Mundial de Alimentos para garantizar los niveles básicos de nutrientes en bebes y niños hasta 10 años.

En Chile, se realiza un programa alimentario con la Fundación Nuestros Hijos dirigido a 190 niños, niñas y adolescentes con cáncer y destinado a comprar más de 2.500 unidades de suplemento alimenticio, que beneficiará a con requerimientos nutricionales. En ese sentido, Fundación MAPFRE ha destinado además de 22.800 euros al programa de ayuda alimentaria para las Asociaciones de la Región Metropolitana de Santiago. Con ello quiere subsanar la falta de alimentos e ingresos en estos grupos familiares, quienes recibirán insumos para preparar 200 raciones de alimento dirigidas a 50 asociaciones.

Enseñar a las mujeres a emprender 

Fundación MAPFRE también contribuirá a la recuperación económica de las familias en situación de vulnerabilidad, con especial atención a las mujeres de varios países de Latinoamérica con peores cifras de desempleo, entre ellos, Chile. Para ello, ha iniciado cursos de emprendimiento por valor de 19.000 euros, para unas 3.000 mujeres afectadas por la Covid, y que está impartiendo en colaboración con la Fundación Agrega y el Gobierno de Chile.

La urgencia de la digitalización

La Fundación también ha destinado más de 9.500 euros a formar a cerca de 100 mujeres en emprendimiento, finanzas y manipulación de alimentos. Estas personas, que han puesto en marcha con sus propios medios comedores sociales para sus vecinos, recibirán la formación de la mano de Núcleo Humanitario.  

Antonio Huertas: “No hay quien detenga a la solidaridad”

“Tenemos la esperanza de que las cosas cambien y lo hagan para mejor. Ninguna pandemia nos va a hacer renunciar a nuestro compromiso con el progreso social”, ha destacado recientemente Antonio Huertas, presidente de Fundación MAPFRE, quien se ha referido a esta dotación extraordinaria, 45 millones de euros en dos años, como un “plan encaminado a salvar todas las vidas posibles y proteger a los más expuestos socialmente, a los que luchan contra el coronavirus en primera línea”.  Ha recordado, además, que Fundación, que en 2020 ha vivido “el mayor desafío” de sus 45 años de vida, también está apoyando la investigación y contribuyendo a evitar que las consecuencias sociales de la enfermedad multipliquen la pobreza y la desigualdad, y todo ello con la ayuda de sus voluntarios, que volverán a ayudarles en este empeño. “Cuando la solidaridad se pone en marcha no hay quien la detenga”, ha señalado.