ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

M

TECNOLOGÍA | 18.05.2020

La F1 pone su tecnología al servicio de la lucha contra el coronavirus

Thumbnail user

A raíz de la pandemia por coronavirus que tiene al mundo en paro técnico, son muchas las iniciativas orientadas a fabricar dispositivos de protección (como las mascarillas, o las pantallas protectoras) e, incluso, material sanitario como respiradores, o esterilizadores de mascarillas. Algunas involucran a individuos que colaboran desde sus casas, mientras que en otros desarrollos intervienen los equipos de Fórmula 1 aportando su tecnología punta.

Para los elementos de protección, es la comunidad «maker» la que se ha puesto manos a la obra, y son centenares de personas las que colaboran imprimiendo material desde sus casas con impresoras 3D.

En general, los «makers» pueden dedicarse a la fabricación de dispositivos, o bien pueden aportar sus conocimientos técnicos o científicos para encontrar soluciones. Una de las comunidades más conocidas por su actividad es CoronavirusMakers.org

Los equipos de Fórmula 1 aportan su tecnología para reducir los tiempos de desarrollo

El potencial de los equipos de Fórmula 1 es enorme. No solo disponen de la máxima tecnología en diferentes áreas, como aerodinámica, motores, comunicaciones o I+D. Los equipos que tienen sede en el Reino Unido —Mercedes, Renault, Red Bull, Haas, McLaren, Williams y Racing Point— han emprendido un proyecto conjunto, denominado «Proyecto Pitlane» para ayudar al desarrollo de dispositivos CPAP.

Estos dispositivos se sitúan a medio camino entre una máscara de oxígeno y un sistema de ventilación completa. El equipo Mercedes lideró el desarrollo de esta ayuda respiratoria capaz de mantener a los pacientes con coronavirus fuera de los cuidados intensivos, aliviando así el sistema de salud británico.

La labor de los equipos fue la de trabajar con ingenieros del University College London, así como personal clínico del University College London Hospital para adaptar y mejorar los dispositivos CPAP.

Los CPAP son dispositivos de presión continua positiva en las vías respiratorias, capaces de dar aire a una presión predeterminada a través de una mascarilla. Es el tratamiento principal para tratar el Síndrome de Apnea-Hipopnea Obstructiva del Sueño (SAHOS). Estos aparatos se utilizan para mantener constante la presión en la vía aérea durante todo el ciclo respiratorio.

Los ingenieros de trenes de potencia de alto rendimiento de Mercedes-AMG y del University College London Hospital (UCLH) tardaron menos de 100 horas en tener listo el diseño de un CPAP para su producción en masa. En ese tiempo, analizaron y desmontaron un dispositivo sin patente y lo sometieron a diferentes simulaciones por ordenador para mejorar su diseño. El nuevo diseño consume un 70% menos de oxígeno que el modelo del que partieron los ingenieros.

Todos los diseños desarrollados se han puesto a disposición pública sin coste, incluyendo especificaciones de materiales, herramientas y kits utilizados en el proceso de prototipado rápido.

Según la Fórmula Uno, el Proyecto Pitlane «reunirá los recursos y capacidades de sus equipos miembros para obtener el mayor efecto, centrándose en las habilidades básicas de la industria de la F1: diseño rápido, fabricación de prototipos, pruebas y montaje especializado».

Renault DP World F1 Team  y Red Bull Team, juntos de nuevo para luchar contra el coronavirus

A pesar de que en el terreno deportivo se cerró la etapa de Renault como motorista del equipo Red Bull Team, los dos equipos han vuelto a trabajar juntos dentro del Proyecto Pitlane. El proyecto conjunto se llamó «BlueSky», y se trataba de un modelo de ventilador preparado por ellos bajo la dirección de un médico junior del NHS, Alastair Darwood.

A pesar de que el proyecto se realizó, de nuevo, en tiempo récord, el gobierno británico lo descartó por motivos técnicos, servía para pacientes normales que sufren de enfermedades respiratorias, pero el COVID-19 requiere un diseño diferente para ser útil.

Con todo, el proyecto no se quedará estancado, y todos los equipos de F1 involucrados seguirán trabajando en esta línea. Tal y como expresaba el portavoz consultado por The Guardian, «Los equipos líderes de los proyectos para BlueSky (Red Bull Racing y Renault DP World F1 Team) han mostrado una brillante dedicación y habilidad a lo largo del proyecto y deben sentirse orgullosos del trabajo que han realizado».

«Hackear» dispositivos para contribuir al desarrollo de soluciones en tiempos de coronavirus

Lo que están haciendo los equipos de F1 es, en pocas palabras, ingeniería inversa. Están «hackeando» soluciones ya existentes (en este caso, dispositivos sin patente, como ya hemos señalado) para mejorar los diseños y optimizarlos de manera que sean más eficientes.

¿Por qué hacer esto, en lugar de nuevos desarrollos? En la situación en la que nos encontramos, la celeridad en la búsqueda de una solución práctica, eficiente y eficaz es clave. Una espera de semanas para disponer de un prototipo, y que después sea probado, no es aceptable.

En cuestión de una semana, más otra semana adicional para realizar todas las pruebas necesarias para obtener una certificación para su uso sanitario, los equipos de F1 fueron capaces de estar en condiciones de comenzar la producción en masa.

Otros proyectos: OxyGEN

Existen otros muchos proyectos enfocados en la fabricación de ventiladores mecánicos o manuales, como es el caso de OxyGEN. Este es un dispositivo que automatiza el proceso de ventilación manual a los pacientes en situaciones de emergencia en los que no hay suficientes ventiladores disponibles.

El dispositivo fue desarrollado por un grupo de profesionales liderados por la empresa Protofy.xyz, con el apoyo científico del Hospital Clínic, el Hospital Germans Trias i Pujol y la UB de Barcelona.

Ha recibido la aprobación de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) para su uso en pacientes de todos los hospitales que se adhieran al estudio clínico.

Además, OxyGEN es un proyecto abierto, por lo que cualquier persona puede descargar los planos y esquemas, y construirlo sin problema. Por otro lado, OxyGEN ha sido diseñado con el fin de ser producido en masa a escala industrial, utilizando piezas ampliamente disponibles y con un diseño minimalista.