ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

M

SALUD | 30.06.2020

Más actividad y tiempo al aire libre, la nueva sociedad post COVID

Ángel David Rodríguez

Ángel David Rodríguez

Me presento, soy un atleta de esos que no suelen verse en los parques o calles de la ciudad. Mi hábitat es una pista de atletismo, con sus accesorios, tacos de salida, vallas y un largo etcétera. Gracias al confinamiento y a la lenta desescalada he vuelto a los orígenes del deporte como juego cuando era niño, he vuelto entrenar en casa y a correr en la calle y en los parques. Hoy, como primera columna con vosotros, quiero contaros que pocas veces en mi vida he disfrutado tanto de los entrenamientos.

En primer lugar, esto se inició en casa y aunque ya pueda salir a correr he ganado un hobbie más: entrenar en casa. La verdad es que pese a ser deportista no estaba acostumbrado a hacerlo, tenía un sitio donde iba a entrenar y vivo en un pisito pequeño con mi pareja y el bebé. Pero gracias a la tecnología tengo disponible en cualquier red social o web, e incluso en televisión, clases de actividad física para realizar entrenamientos sencillos y divertidos con poco material, algunos también muy exigentes. Pero no solo entreno yo, sino que tengo la ventaja de hacerlo con mi familia y amigos en la distancia. Esta tecnología nos va acercando también a esta especie de juego / ocio en casa con la cual empezamos entrenando y acabamos hablando y contándonos el día. Al final el ejercicio se convierte en el vehículo para mantener las relaciones personales gracias a la tecnología.

Por otro lado, todos estamos habituados a un estilo de vida y, en mi caso, a practicar actividad física en un determinado entorno. Y puedo decir, por lo que estoy viviendo estos días, que tengo la sensación de que es ahora, después de tantos años, cuando de verdad siento cómo la actividad física ha llegado a entrar de lleno en la sociedad. He vivido múltiples campañas para fomentar la actividad física, con inversiones diversas de diferentes instituciones, pero no he tenido nunca la sensación de una inmersión deportiva efectiva. Y resulta que cuando nos ha faltado la libertad para salir a la calle, lo primero que hemos querido hacer en cuanto ha sido posible es ponernos las zapatillas y realizar actividad física al aire libre. Estoy sintiendo que entre todos nos estamos trasmitiendo ilusión, salud y respeto. Ese saludo o esa voz de ánimo que estoy experimentando es el momento que humaniza mi entrenamiento, pase lo que pase mantendré la calle como lugar de entrenamiento aunque pueda volver a la pista y al gimnasio. Creo que es uno de los legados positivos que va a dejar esta triste época que nos ha tocado vivir.

Si habéis sentido una sensación parecida estaréis viendo cómo salir a correr, andar, montar en bici o hacer ejercicio en la calle es una actividad a la cual no estábamos tan acostumbrados como sociedad, pero nos está mejorando como colectivo. Reconozco que durante mi entrenamiento en la calle me gusta hacer un alto en el camino, me retiro la mascarilla y tengo la sensación de respirar aire puro como hacía tiempo que no sentía. Durante esas paradas me dedico a observar al resto de personas para ver sus caras y la verdad, no veo sensación de sufrimiento en mis compañeros de calle, veo sensación de felicidad.

Ahora viene lo realmente importante: quiero trabajar y os quiero trasmitir lo que siento y veo para que esto se convierta en un estilo de vida que perdure y sea nuestro legado para el futuro de nuestra sociedad por sus múltiples ventajas para todos. La primera de todas es nuestra salud individual. Podría continuar con nuestro estado de humor, gracias a que todo esto sirve como vía de escape a tensiones, así como con las relaciones sociales que crea con otras personas físicamente activas. Por la vuelta a la vida activa al aire libre, pronto volveremos a los bosques, montañas y mares, a disfrutar de la naturaleza. Reconozco que esto lo echo de menos como pocas cosas, la naturaleza. Y la última y quizás la más importante hoy: la actividad física ayuda a la sanidad, realizar actividad física como colectivo mejora la salud de todos y esto tiene un efecto sobre la carga del sistema sanitario.

Los números dicen que aproximadamente un 52% de los españoles están realizando actividad física después del confinamiento, bienvenidos todos a una sociedad más activa y sana. Disfrutémosla