ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

M

SALUD | 20.03.2020

Mariano Esteban: “Hay que poner todos los medios clínicos para proteger a la población, que la infección se ralentice y el organismo consiga superarla”

Thumbnail user

Mariano Esteban, investigador del CSIC, jefe del Grupo Poxvirus y Vacunas del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) y miembro del comité científico de la OMS, ha realizado su labor durante muchos años desarrollando vacunas frente a virus emergentes como chikungunya, ébola o zika. En estos momentos, según él mismo explica durante la entrevista, está poniendo toda su experiencia junto a su equipo en encontrar una para luchar contra el coronavirus.

Una de las cuestiones que llaman la atención en el análisis de este virus es la posible diferencia del que se expande en España con respecto del detectado en China. ¿Puede mutar el virus en el tiempo y explicaría esto el distinto porcentaje de mortalidad en los países?

Mariano Estevan

Al ser un virus de ácido ribonucleico (ARN) de unos 30.000 nucleótidos es lógico que, a lo largo de su propagación en la población, se produzcan algunas mutaciones en su genoma. Comparativamente con otros virus ARN como el VIH y la gripe, el SARS-CoV-2 es bastante estable.

Aún no hay evidencia científica de que el virus que circula en España sea más letal que el originario de Wuhan; los estudios comparativos de secuencias genómicas en la población y patogenicidad de virus aislados de los pacientes con diferentes grados de virulencia nos darán respuesta a estas preguntas.

¿A qué otros factores puede deberse la diferente horquilla de mortalidad en los países con mayor incidencia?

La mortalidad está relacionada con distintas causas; entre ellas el que las personas sufran de otras patologías, estén polimedicadas o tengan inmunodeficiencias, lo que debilita la respuesta del sistema inmune a la infección por SARS-CoV-2. También interviene la mayor edad de vida media de la población española en  comparación con otros países; en general esta población tiene el sistema inmune menos potente frente a patógenos que la población más joven. Estas consideraciones habrá que establecerlas a nivel científico.

Hemos leído que en Corea y Singapur apenas hay fallecidos, mientras en algunos países europeos el porcentaje sigue disparado. ¿Qué pronóstico hace y qué duración cabe esperar de mantenimiento de las medidas más drásticas adoptadas hasta lograr estabilizar el pico de contagios?

Las acciones tomadas por Corea del Sur, Singapur y Hong Kong se llevaron a cabo inmediatamente después de conocer la epidemia en Wuhan, lo que les ha permitido establecer cortocircuitos, evitando la propagación del virus. Además, las edades poblacionales son distintas con respecto a España. Cuanto mayor es el número de personas mayores expuestas, más susceptible es el país a la infección por el coronavirus.

Como virólogo considero que las medidas drásticas adoptadas en España son necesarias, pues el virus está ampliamente distribuido entre la población, con lo que se espera alcanzar el pico de infectados y reducir la incidencia en el número de casos entre abril mayo. En ausencia de casos de infección, el virus irá desapareciendo o cronificando por la resistencia natural que la población habrá adquirido. No sabemos aún cuánto tiempo dura la resistencia a la reinfección de un organismo.

¿Por qué afecta en distintos grados a las personas este virus? ¿Tiene algo que ver con anticuerpos adquiridos o inmunoresistencia al mismo?

Como contra todos los patógenos, el organismo se defiende a través de los dos brazos esenciales del sistema inmune que repelen las infecciones: por un lado, la activación de las células B que producen los anticuerpos contra el patógeno y, por otro, los linfocitos T (derivados del timo), cuya misión es atacar y destruir a las células infectadas por el virus. En general, a mayor edad, menor resistencia.

La combinación de resistencia natural y la de aquellos que han padecido la infección incrementará la resistencia de la población al virus, lo que limitará su propagación. No obstante, habrá segundas y terceras oleadas de infección, pero serán mucho menos agresivas.

Ante una pandemia de este tipo, ¿debemos tomar conciencia de que existen riesgos reales que nos afectan como especie humana? ¿Cree que el Covid-19 ha venido para quedarse? ¿Es posible que se repita la situación que estamos viviendo en etapas posteriores?

La humanidad ha sufrido epidemias/pandemias producidas por microorganismos a lo largo de los siglos (peste, cólera, viruela, gripe, sarampión, polio, ébola, zika, chikungunya, dengue y otras), con millones de muertes y diezmando poblaciones. La pandemia producida por SARS-CoV-2 puede quedarse o desaparecer, con repuntes esporádicos. Lo veremos con el tiempo.

Con respecto a la labor que está desarrollando en el CNB en busca de una vacuna, ¿estamos lejos de contar con ésta o alguna otra solución ante este virus? En caso de mutación, ¿seguirían sirviendo?

Varios países, entre ellos España, estamos trabajando en la consecución de una vacuna contra el SARS-CoV-2 causante del COVID19. Mi grupo está generando una vacuna dirigida frente a antígenos del coronavirus, que son responsables de inducir respuestas inmunes que consideramos protectivas.

Otro grupo del CNB, dirigido por Luis Enjuanes, está trabajando en la consecución de una vacuna basada en el coronavirus atenuado.

Considero que no hará falta producir una vacuna específica de cada país o región, y que las distintas vacunas que se producirán servirán de forma individual o conjunta contra el coronavirus allá donde prevalezca la infección.

Como experto en la materia, ¿qué nivel de preocupación le genera esta pandemia?

Lógicamente, el objetivo es conseguir que la gente no se muera por la infección. Hay que intentar por todos los medios clínicos y uso de antivirales que tengamos a mano y puedan ejercer algún efecto beneficioso el proteger a esta población, para que la infección se ralentice y el organismo consiga superarla.

Necesitamos identificar antivirales específicos lo que llevará tiempo y desarrollar anticuerpos como medidas rápidas de contención terapéutica, pero la vacuna es el remedio más eficaz de control de la pandemia. Es de agradecer la apuesta del presidente del Gobierno español por conseguir una vacuna y que el Ministerio de Ciencia e Innovación haya concedido fondos para este objetivo en la lucha contra el coronavirus.