Logo FUNDACIÓN MAPFRE Logo Gerencia de Riesgos

Nº100 ENERO/ABRIL 2008 Imprimir Histórico de publicaciones

Especial aniversario

El seguro es un instrumento fundamental en la administración del riesgo para las empresas

JOHN HURRELL
CEO de la Association of Insurance and Risk Managers (AIRMIC)

JOHN HURRELL, CEO de la Association of Insurance and Risk Managers (AIRMIC) Las empresas necesitan conocer con mayor precisión el significado de la actividad denominada administración de riesgos, según John Hurrell, de AIRMIC, asociación de administración de riesgos con sede en el Reino Unido.

Uno de los aspectos empresariales positivos de la década pasada ha sido la mayor importancia que los consejos de administración han dado a la administración de riesgos. Para que este área adquiera la relevancia que debe tener, es importante que los consejeros y demás altos cargos de una compañía tengan una misma noción de lo que significa y de la utilidad que puede tener para sus empresas. El concepto de administración de riesgos se ha puesto tan de moda que se utiliza para hacer referencia a demasiadas cosas y, sinceramente, con frecuencia se emplea mal. Si preguntásemos a diez consejeros diferentes lo que significa, seguro que recibiríamos diez respuestas diferentes.

Un reto importante, en consecuencia, para las empresas de todo el mundo es establecer una definición común y única para el concepto de administración de riesgos, determinar quién es el responsable de su aplicación, cuáles deben ser sus objetivos y decidir qué puede considerarse la mejor práctica en este terreno.

La administración de riesgos se define normalmente como un proceso estratégico que se ocupa de la identificación sistemática de los riesgos asociados a una organización a fin de reducir su efecto, trabajar en ellos y aprovechar las oportunidades que ofrecen. La contratación de una cobertura de seguros y la utilización de otros mecanismos de transferencia de riesgos siguen siendo una parte muy importante del proceso, aunque deben verse en un contexto más amplio. Para que sea realmente eficaz, la administración de riesgos ha de estar totalmente integrada en la cultura de la organización, empezando por su consejo de administración, y en todo momento debe estar presente en todos los niveles organizativos, desde la estrategia empresarial hasta el proceso ordinario de decisión.

Ésa es, al menos, la teoría. En la práctica, muy pocas organizaciones fuera del sector de servicios financieros (e incluso en él se encuentran muchas excepciones) pueden afirmar que aplican un auténtico sistema de Administración de Riesgos Empresariales (ERM). Por lo general, utilizan este término en un sentido poco estricto, aplicado a las actividades del área de salud y seguridad, del cumplimiento normativo o auditoría interna o a los planes para la continuidad de las actividades en caso de desastre, e incluso a otras importantes funciones que forman parte, pero sólo una parte, de la ERM.

En algunos casos, «administración de riesgos » significa poco más que una protección en caso de que las cosas vayan mal.Y en demasiadas situaciones se ve como una forma de evitar riesgos, cuando estamos convencidos de que no es posible, ni aconsejable, eliminar el riesgo. El objetivo debe ser conocer el riesgo, y controlarlo. Del mismo modo que los frenos de un automóvil dan al conductor la posibilidad de ir más rápido con seguridad, un profundo conocimiento de los riesgos de una empresa dará al equipo gestor la confianza para ser más emprendedor.

En este contexto, la asociación AIRMIC, cuyo lema este año es «difundir la administración de riesgos», ha encargado la realización de diversos estudios con el fin de proporcionar mayor claridad y precisión a estas grandes cuestiones. Estamos trabajando con algunas importantes organizaciones británicas e internacionales, tanto del sector público como del privado, para conocer los aspectos prácticos de la aplicación de la ERM. Creemos que se trata de una labor fuera de lo común porque se concentra en lo que sucede sobre el terreno y no en las opiniones de los miembros del consejo.

Los resultados, que se publicarán algo más adelante, proporcionarán una definición clara y aplicable de la Administración de Riesgos Empresariales y revelarán los elementos clave para una buena ERM, analizando lo que parece que funciona y lo que no, y sirviendo de guía para la mejor práctica.Y si bien estos estudios no medirán la relación coste-eficacia de la administración de riesgos, sí determinarán cuáles son los riesgos que aborda la ERM y la capacidad de ésta para reducir sus efectos. Esta información nos permitirá dar un paso importante hacia el objetivo último, que debe ser dar valor a la ERM.

Los estudios pondrán también en contexto el papel del seguro, que sigue siendo un instrumento fundamental en la administración del riesgo para las empresas privadas de todo tipo y tamaño. La mejor prueba de ello es que los miembros de AIRMIC invierten más de 5.000 millones de libras anuales en seguros, incluyendo a las cautivas.

No hay duda de que el servicio prestado por el sector asegurador puede mejorarse todavía mucho, aunque en los últimos años ha dado pasos muy satisfactorios en la dirección correcta. Existe una especial preocupación por el comportamiento de las aseguradoras cuando toca pagar las indemnizaciones, y es una opinión generalizada que los departamentos de siniestros cuentan con recursos limitados y con poco personal especializado. De igual modo, el texto de los contratos es a menudo ambiguo, y cuando se produce un siniestro de proporciones considerables, esta falta de claridad puede dar lugar a controversias y litigios.

Uno de los grandes proyectos actuales de AIRMIC es trabajar con entidades aseguradoras y asegurados para crear un índice de actuaciones en caso de siniestros que permita comparar los historiales de compañías diferentes. Es, por supuesto, una iniciativa muy compleja y lo vemos como un proyecto a largo plazo. Sin embargo, hemos identificado las áreas en las que creemos que podemos aportar resultados fiables y hemos llegado a un acuerdo sobre el camino a seguir. En los próximos meses esperamos hacer público un proyecto piloto sobre esta materia. Nuestra iniciativa ya ha desplazado los siniestros y la forma en que se tramitan al lugar más destacado de la agenda.

Otra sempiterna reclamación de los consumidores es la reticencia de algunas aseguradoras a tener en cuenta la buena práctica de administración de riesgos a la hora de establecer las condiciones del contrato, lo que nos devuelve directamente a la cuestión de la ERM. Estamos entrando con rapidez en una era de actividad aseguradora basada en riesgos en la que las propias entidades aseguradoras estarán obligadas por ley a demostrar una buena administración de riesgos.

En estas condiciones, las empresas que puedan demostrar una mejor ERM serán inevitablemente mejorvistas por los clientes.De hecho,ya está sucediendo, y las agencias de calificación crediticia están tomando medidas en la misma dirección.Este hecho es un argumento más para que las empresas incorporen la ERM en su organización.Aunque,antes de nada, necesitamos tener una noción de su significado que sea clara y común para todos.

La Association of Insurance and Risk Managers (AIRMIC) es una asociación de gerentes de riesgos que promueve el desarrollo de la Gerencia de Riesgos. Con cerca de un millar de asociados, representa al 75% de las empresas que conforman el índice FTSE 100 de la Bolsa de Londres.
6 Lloyds Avenue,
Londres EC3N 3AX, Inglaterra
www.airmic.com 

subir


Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI