ZoomTalentoPrensa

5
continentes

 

34.000
empleados

Invertimos por principios, convencemos por rentabilidad

Asumimos la parte que nos toca en el desarrollo sostenible

Trabajamos con el conocimiento y la reflexión para crear debate público

M

TRANSFORMACIÓN | 20.05.2020

El futuro inmediato de hoteles y restaurantes: adaptarse o morir

Thumbnail user
Mientras llega la vacuna contra el coronavirus, el sector de la hostelería y la restauración, uno de los más castigados por la pandemia, necesita adaptarse para prevenir los contagios de clientes y empleados. ¿Las claves para ello? La introducción de medidas de seguridad sanitaria e higiene y la reducción del aforo para garantizar el distanciamiento social. En ese plan de choque para restaurantes y hoteles, la tecnología puede ayudar mucho, tanto para evitar contactos como para la gestión y el análisis de la situación. La digitalización se impone como vía para poner en marcha los nuevos protocolos.

Evitar la propagación con cartas digitales y auto check-in

En ese futuro inmediato que se aproxima, ganarse la confianza de los consumidores resulta una obligación. Transmitir una sensación de salubridad supone el primer paso para ello en cualquier establecimiento. Así, algunos optarán por soluciones higiénicas como la posibilidad de consultar la carta del menú sin tocarla: simplemente se escanea con el móvil un código QR y, al instante, aparecen todos los platos con fotos y toda la información. Las aplicaciones más avanzadas incluso permiten realizar el pedido directamente, sin necesidad de que se acerque el camarero.

Ante este nuevo escenario post-confinamiento, los huéspedes de los hoteles podrían realizar ellos mismo el proceso de check-in y check-out sin necesidad de detenerse en la recepción. Todo el trámite de registro se efectuaría mediante una app en el teléfono, o también a través de una máquina o kiosco que facilitaría no solo la comprobación de los datos sino también el pago con tarjeta de crédito y hasta la entrega de la llave (o tarjeta).

Otra de las posibles medidas para impedir la propagación del virus en locales de restauración consiste en tomar la temperatura a la entrada, aunque la fiebre no siempre se presenta como síntoma en los contagiados. Esta acción, por supuesto, debe ajustarse a la normativa de protección de datos personales. Para aplicarla existen sencillos termómetros de mano digitales por infrarrojos y sofisticadas máquinas, basadas en cámaras térmicas, capaces de medir a unos metros de distancia.

Protocolos de limpieza y desinfección exhaustivos y continuos

Además de garantizar la distancia social (al menos 1,5 metros) incluso con la ayuda de mamparas, se exige a los establecimientos extremar los procesos de higienización con una limpieza y desinfección exhaustivas antes de abrir y, luego, frecuentemente (más de una vez cada día). Los clientes, a la entrada y a la salida de los aseos dispondrán de geles desinfectantes. El personal, protegido con mascarillas, se lavará continuamente las manos, tanto si lleva guantes como si no, y no podrá salir a la calle con la ropa de trabajo.

“Para la desinfección de las superficies de contacto humano, (interruptores, botones, teléfonos, pomos…) de todas las pruebas practicadas, lo más eficaz ha sido la limpieza a través de agua ionizada que como se ha indicado esteriliza químicamente sin dejar biofilms”, explica el Instituto Técnico Español de Limpieza (Itel) en su web.

Nuevas fórmulas para obtener más ingresos

En esta reinvención, los negocios de hostelería deben plantearse nuevas estrategias para mitigar la pérdida de clientes y de ingresos. Entre ellas, los pedidos con entrega a domicilio y la comida para llevar se están consolidando como una alternativa, según las conclusiones del taller online “Innovación en restaurantes en plena crisis del Covid-19”, llevado a cabo por Culinary Action, el programa de emprendedores gastronómicos del centro de formación Basque Culinary Center.

“La eficiencia en la gestión se hace todavía más prioritaria. Se trata de conseguir mantener negocios que han dejado de generar ingresos o sufrirán una fuerte caída de la facturación, buscando nuevas vías de generación de ingresos, sin incurrir en inversiones añadidas o nuevos gastos. Aparte del uso de tecnología para el diseño de las plataformas de delivery y take away, existe una oportunidad de mejorar la gestión interna a través de la gestión de datos o big data”, concluyen los expertos del taller online.

En definitiva, la digitalización, los procesos de higienización y la revisión del modelo de negocio abren el camino para la supervivencia de estas industrias hasta que todo vuelva a la normalidad. Porque esta llegará, eso seguro, aunque el COVID-19, de una u otra manera, dejará su huella para siempre.