Saltar navegación
FUNDACIÓN MAPFRE - Ir a la home

DICCIONARIO MAPFRE DE SEGUROS


Volver

Convenio de Indemnización Directa Español (CIDE) (Spanish direct settlement agreement)

  • Definición:
    [CIDE]) El convenio entre entidades aseguradoras de automóviles para la indemnización directa de daños materiales a vehículos (CIDE) se implantó en España en enero de 1988.

    El objeto de este convenio, establecido para las entidades aseguradoras adheridas al mismo, es acelerar la liquidación y pago a sus respectivos asegurados de los daños causados exclusivamente a los vehículos, en aquellos accidentes de circulación que se produzcan por colisión directa entre dos de ellos, cualquiera que sea la clase y uso de los mismos, de acuerdo a los principios de responsabilidad que se determinen en el convenio.

    Por tanto, quedan excluidos de la aplicación del CIDE:

    • Los daños a los vehículos cuando no exista colisión directa.

    • Los daños cuando en el accidente intervengan más de dos vehículos.

    • Cualesquiera otros daños materiales ajenos a los propios de los vehículos o perjuicios originados en el accidente.

    • Los daños corporales.

    Cuando se den estos supuestos, la tramitación del siniestro deberá efectuarse por el sistema tradicional o por el Convenio SDM. (véase Convenio de Siniestros Daños Materiales), caso de que las compañías estén adheridas a dicho convenio. Sin embargo, el hecho de que existan lesionados no impide que pueda resolverse de acuerdo con el convenio la parte de daños a los vehículos.

    Es indispensable que los dos vehículos estén amparados por el seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria. La aplicación del convenio sólo será posible cuando exista la declaración amistosa debidamente cumplimentada y firmada por los dos conductores.

    El convenio CIDE es aplicable en los accidentes ocurridos en todo el territorio del Estado Español y Andorra. También se aplicará cuando los accidentes se produzcan en los países integrados en el Sistema Internacional de Seguro y los vehículos intervinientes tengan contratado el seguro mediante pólizas españolas emitidas por entidades adheridas al convenio.

    En cuanto a la tramitación del siniestro vía CIDE, la culpabilidad será imputada al vehículo que resulte culpable según las Tablas de Culpabilidad que contiene el convenio. Dichas tablas describen distintas maniobras y situaciones posibles.

    En el supuesto de que el accidente se hubiera producido en una situación no comprendida en las Tablas de Culpabilidad, la determinación del responsable se efectuará en función de las disposiciones del Código de Circulación.

    A los efectos del convenio, debe entenderse por entidad acreedora a la aseguradora del perjudicado, y por entidad deudora a la aseguradora del responsable.

    La acreedora formulará reclamación a la deudora a través de CICOS y esta deberá contestar en el plazo de 72 horas sobre la aceptación o no del caso.

    La respuesta negativa sólo podrá apoyarse en la inexistencia en su cartera de póliza de seguro de responsabilidad civil obligatoria del vehículo que se indique.

    También es motivo de negativa el rehúse total del siniestro a su asegurado, conforme a las disposiciones que configuran el seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria en su aspecto de daños materiales.

    El hecho de que una aseguradora no haya recibido la declaración amistosa no la exime de cumplir las obligaciones del convenio, si tal declaración le ha sido facilitada por la acreedora.

    Cuando la entidad acreedora reciba la aceptación de culpa por parte de la deudora, o bien, haya transcurrido el plazo señalado anteriormente sin recibir respuesta, podrá peritar y pagar los daños de reparación de su vehículo asegurado. A cambio, la entidad deudora quedará obligada a pagarle un módulo de compensación o coste medio sectorial (véase).

    Actualmente los siniestros de automóviles que entran en el ámbito del CIDE se gestionan por CICOS (véase).



FUNDACIÓN MAPFRE |  Privacidad y seguridad |  Copyright