Seguridad y Medio Ambiente FUNDACIÓN MAPFRE

Especial Medio Ambiente 2009

5.3 Opinión Celestino García de Noceda Márquez, ingeniero de Minas del Instituto Geológico y Minero de EspañaLA OPCION DE LA ENERGÍA GEOTERMICA

En los años 80 y comienzos de los 90, los proyectos puestos en marcha fracasan no por los recursos geotérmicos, sino por los deficientes montajes económico-empresariales.

La apuesta geotérmica y sus grandes perspectivas de futuro

Cuando en el año 1974 el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) inicia el primer trabajo sistemático de inventario y evaluación del potencial geotérmico de España, lo hacía porque creía firmemente en las posibilidades reales de esta fuente energética, tanto para la producción de energía eléctrica como para el aprovechamiento directo del calor. Aprovechar el calor que la Tierra disipa desde sus capas interiores hacia el exterior era algo bien conocido.

El contexto geológico de España, así como la abundancia de fuentes termales ampliamente distribuidas por toda su geografía, permitían predecir un favorable futuro para la localización y aprovechamiento de los recursos geotérmicos.

Algunas de las hipótesis iniciales fueron posteriormente modificadas en el curso de los trabajos de investigación que se llevaron a cabo. Así, por ejemplo, algunas de las zonas en las que se planteaba la existencia de importantes recursos de alta entalpía (a gran profundidad) vieron rebajadas sus perspectivas a causa de la complejidad geológica que había causado la ausencia de formaciones que actuasen como cierre o sello de los yacimientos que se pretendían localizar.

grafico

Sin embargo, aún rebajados los niveles energéticos en algunas de las zonas favorables, se disponía de un elevado potencial en recursos de baja y media entalpía (temperaturas entre 60 y 140º C) que, en principio, ofrecían grandes posibilidades de aprovechamiento.

Durante un par de décadas, el IGME, principalmente, abordó el estudio de las diferentes áreas con posibilidades geotérmicas en España. No obstante, a pesar del elevado potencial puesto de manifiesto, los principales proyectos de aprovechamiento que se intentan poner en marcha en los años 80 y comienzos de los 90 fracasan en sus momentos iniciales. Las causas no se debieron básicamente al recurso geotérmico, sino a deficientes montajes económico-empresariales.

Durante casi dos décadas, la geotermia en España, al igual que ocurre en otras zonas del globo, como en Estados Unidos y en varios países europeos, parece estar sentenciada casi al olvido. La falta de perspectivas claras, los riesgos y dificultades financieras, algunos problemas técnicos y tecnológicos, etc., hicieron de esta época un periodo oscuro para la geotermia, aunque fructífero en cuanto al avance de nuevos desarrollos.

Varios países del norte y centro de Europa, así como EE.UU., fomentan en esta época el aprovechamiento de la geotermia más somera para la calefacción de edificaciones. En efecto, la extracción de calor del subsuelo a menos de 200 metros mediante perforaciones en las que se introduce un tubo en forma de U –que actúa como intercambiador al circular un fluido a través del tubo– es posible mediante la utilización de la bomba de calor.

De esta forma, a las bajas temperaturas del subsuelo del orden de 15º C se les puede extraer calor en pequeñas cantidades, y este calor, mediante la bomba, puede suministrar las temperaturas necesarias para un circuito convencional de calefacción. Lo mismo sucede cuando se aprovecha el calor de las aguas subterráneas, igualmente estable a lo largo de todo el año, o las distintas formas del calor geotérmico somero. La posibilidad de un uso reversible del sistema, suministrando refrigeración en verano y calefacción en invierno, amplía el rendimiento de este tipo de instalaciones.

En España, este tipo de instalaciones que aprovechan el calor geotérmico somero mediante la bomba de calor está creciendo de forma importante en los últimos años y tiene un gran potencial de crecimiento a medio-largo plazo.

Síntesis de áreas geotérmicas

grafico

De forma paralela, la investigación en nuevas tecnologías para la producción de electricidad ha logrado disminuir notablemente las temperaturas mínimas necesarias para producir electricidad con recursos de media temperatura (inferiores a 150º C) en condiciones de eficiencia energética y económica aceptables. De esta forma, el amplio potencial de recursos geotérmicos de media entalpía existente en España tiene un futuro prometedor para que esta fuente energética renovable contribuya a la producción de electricidad.

Igualmente, el desarrollo de técnicas de estimulación de yacimientos a través de los proyectos de la UE permite incrementar el potencial de recursos geotérmicos para la producción de electricidad. Por una parte, los yacimientos de media y alta entalpía, poco productivos por su baja permeabilidad, pueden ser estimulados por la acción del hombre, incrementando su productividad y logrando la rentabilidad de los mismos. Por otra parte, todos aquellos yacimientos profundos calientes en los que no existe o es muy escaso el fluido, pueden ser aprovechados para la producción de electricidad, utilizando lo que se conoce como EGS (Sistemas Geotérmicos Estimulados), con un elevadísimo potencial de crecimiento.

grafico

Ésta no sólo es la apuesta que desde los distintos sectores (administraciones, asociaciones, empresas, etcétera) se hace en España por la geotermia. La UE apuesta decididamente por este tipo de tecnologías, como ha demostrado en los últimos años. Asimismo, el informe del Massachusetts Institute of Technology, de Estados Unidos, es contundente en cuanto al futuro de la geotermia.


subir

CELESTINO GARCÍA DE NOCEDA MÁRQUEZ
CELESTINO GARCÍA DE NOCEDA MÁRQUEZ