Seguridad y Medio Ambiente FUNDACIÓN MAPFRE

Especial Medio Ambiente 2009

4.2.1 Opinión Óscar A. Nubero, ingeniero especialista en energía eólicaENERGIAS RENOVABLES

El sector eólico español, con un gran crecimiento en los últimos años, tiene importantes problemas que, en opinión del autor, deben afrontarse con un programa nacional de I+D+i.

«Es deseable que el sector pueda consensuar con la Administración un Plan Nacional de Acción que verdaderamente juegue la baza de la I+D+i frente a Europa»

Nuestro sector eólico vive innegablemente un momento dulce en el marco de la profunda crisis económica nacional y mundial. Con un movimiento total del 1% del PIB nacional, por delante de sectores tan tradicionales como el vino, la industria española del viento ha alcanzado en nuestro país y fuera de él una posición excelente para liderar los retos y cambios futuros en el sector, con la revisión de las políticas de retribución o el cambio de equilibrio del mix de eólica on y offshore en primer término.

Creo que es mucha la experiencia acumulada por las empresas españolas a lo largo de los miles de Mw instalados, y estimo que hay un acuerdo general entre los profesionales de que los problemas encontrados podrían clasificarse de la siguiente forma: subsidios y coste de producción; diseño y construcción de aerogeneradores; introducción en las redes; diseño de parques e incertidumbre; impacto ambiental y perdida de apoyo público.

En vista de la magnitud de los problemas enunciados, considero que la mejor forma de afrontar el trabajo que se presenta pasa ineludiblemente por la organización de un programa global de I+D+i. Un programa nacional que suponga el mayor esfuerzo conjunto de inversión para el desarrollo industrial que se haya hecho jamás en España y que permita a nuestras empresas resolver los problemas y retos presentados con garantía de éxito, y las mantenga en los primeros puestos a nivel mundial.

Entiendo, además, que la articulación de un proyecto de estas características debe realizarse en el marco de la Directiva de Energías Renovables recientemente aprobada, y, por tanto, creo que es deseable que el sector pudiera consensuar con la Administración un Plan Nacional de Acción que verdaderamente juegue la baza de la I+D+i frente a Europa. Confío absolutamente en que el sector eólico español es el mejor de los candidatos posibles para realizar un esfuerzo de estas características, principalmente por la calidad de su recurso humano y su fuerte posicionamiento global, pero no he visto que la dirección política vaya en este sentido. Por tanto, me sería legítimo dudar de que nuestra clase dirigente sea capaz de liderar un esfuerzo como el propuesto en estas líneas.


subir